Noticias

Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria (V)

Por Nauzet Melián (@nowseed)

Otro día de festival con tres filmes visionados. Jornada completita donde destacan la terrible Looking For Grace y la extraordinaria Hitchcock/Truffaut.

Looking For Grace (Sue Brooks, 2015)

Tras seis años de ausencia, Sue Brooks estrena su nuevo filme en la sección oficial del festival. Es un proyecto personal, ya que la cineasta australiana realiza la labor de guionista de su filme por primera vez en su carrera. La película nos cuenta la historia de una adolescente que escapa de casa, y sus padres contratan a un detective privado para investigar su desaparición e intentar encontrarla. Aviso a navegantes: voy a soltaros un ladrillo con SPOILERS del tamaño de Texas. Porque lo necesito. Lo comprenderéis en cuanto lo leáis.

Looking-for-Grace

Looking For Grace es como un terrible accidente de tráfico. Asistes con la cara desencajada al desastre, pero no puedes apartar la mirada. Os prometo que he permanecido con la boca abierta y los ojos como platos durante gran parte de sus 100 minutos de duración. Me resulta inconcebible que un guion tan visiblemente mediocre haya recibido luz verde para ser filmado.

Hablemos de su estructura. La cinta de Sue Brooks apuesta por una narrativa fragmentada, con saltos temporales constantes y un montaje que busca desconcertar al espectador. La película está dividida por historias. La trama es desarrollada desde los distintos puntos de vista de los personajes, y vemos a través de sus ojos los acontecimientos que se producen. La directora quiere construir tensión a partir de la incertidumbre, por lo que decide saltar continuamente entre las historias para abarcar las acciones y reacciones de los protagonistas. Sin embargo, esta estructura es una decisión estilística impulsiva, ya que la fragmentación de la narrativa no supone una contribución positiva a la historia, sino que funciona como un efectismo falsamente trascendental.

Respecto al guion y su ejecución en pantalla. Existen una serie de características esenciales en el lenguaje cinematográfico que no deberían traicionarse. El comienzo de una escena entre dos personajes que, por contexto, han iniciado la conversación previamente debe tener fluidez y naturalidad. Sin embargo, en Looking For Grace muchas conversaciones se sienten forzadas a iniciarse. No existe cohesión con lo anteriormente mostrado. Me parece un error amateur sorprendente.

En muchas ocasiones, los personajes verbalizan obviedades y citan datos y nombres concretos para que el espectador sepa en todo momento quiénes se comunican y cómo se sienten. Es lo opuesto a la narrativa visual. Imaginad que tropezáis y acabáis en el suelo, y alguien a vuestro lado os pregunta: “¿Te has caído?” Exactamente eso ocurre en numerosas ocasiones en Looking For Grace.

Me centro en los personajes. La cinta tiene una media hora inicial dramática, aligerada por algún alivio cómico. El tono queda establecido, y el espectador lo asimila en consecuencia. Pero durante el transcurso de la historia, la película quiere transformarse en American Beauty, y yo quiero llorar. Cuando los padres descubren que su hija ha desaparecido, se sorprenden pero actúan como robots, no existe empatía en sus rostros. Este hecho podría tener explicación si existiera desconexión o apatía entre los padres y su hija, pero se nos ha establecido justo lo contrario anteriormente, así que su pasividad es incoherente y condenable. El personaje del detective privado es ridículo e innecesario. Está en todas partes como si se tratase del abuelo de la familia, pero no aporta nada significante a la trama. Yo creo que la directora incluyó al personaje por su amistad con el actor. Porque no tiene ni pies ni cabeza.

Pero la situación empeora. Sue Brooks se saca de la manga que el personaje de Richard Roxburgh está teniendo una aventura con una compañera de trabajo, y asistimos a una secuencia en la que Roxburgh canaliza al Nicolas Cage de Face/Off que lleva dentro y empieza a poner caras y exagerar todo lo que su físico le permite. La película es un tren descarrilado de aquí en adelante.

Flipemos todos juntos. Los padres encuentran a Grace por pura casualidad (‘deus ex machina’, gracias por existir), se van a una cafetería, y mientras el padre está lavando su coche (what), la madre (Radha Mitchell) le suelta a su hija recién encontrada una bomba nuclear: “Tienes un hermano”. BRA-VO, Sue Brooks. Hasta ese instante, jamás se había hecho alusión a la existencia de un hijo secreto, y esta información es revelada en el último acto porque “fuck it, voy a suicidarme a lo grande”.

El clímax de la película es la gloria porque a estas alturas la expresión “comedia involuntaria” cobra una nueva dimensión. La madre necesita ir al baño. Unos minutos antes ya había ido a unos aseos pero “no le daban buenas sensaciones”. El padre aparca en el lateral opuesto de la gasolinera donde está el baño, y ella decide cruzar la carretera sin mirar, y es atropellada por un camión enorme que ríete tú de Optimus Prime. Dicho camión había sido mostrado en dos escenas anteriores, al igual que sus pasajeros (un padre y su hijo), pero no tiene peso en la historia y sólo es presentado para que el atropello remueva conciencias or some shit.

Lo más hilarante es que la madre SOBREVIVE (venga hombre) y la trasladan a un hospital, pero durante el trayecto muere (¿para qué retrasar su muerte segura si no aporta nada a la historia?). Tras su fallecimiento, el padre respira con fuerza en 3-4 ocasiones (porque aparentemente, Richard Roxburgh se ha olvidado de actuar or doesn’t give a fuck anymore), y la niña derrama unas lágrimas. Duermen en un motel. Despiertan, compran unos helados y se van para casa. FIN.

HOVRA MAESHTRA.

Looking For Grace sería rechazada por Antena 3 para su exhibición un domingo por la tarde por manipuladora y mediocre. Ese es el nivel.

Behemoth (Zhao Liang, 2015)

Behemot es el nombre asociado a una bestia mencionada en el Libro de Job. Metafóricamente, dicho nombre ha sido usado para hablar de algo extremadamente grande o poderoso. En la cinta de Zhao Liang, Behemot hace alusión al capitalismo y a las enormes montañas que pueblan las localizaciones del filme, montañas en las que observamos el día a día de incansables trabajadores.

Behemoth2

La película del director chino funciona a dos niveles. En primer lugar, como retrato de los trabajadores de las minas, que ponen en juego su vida y su salud diariamente realizando labores de enorme sacrificio. En segundo lugar, como brutal crítica a la burbuja inmobiliaria y el capitalismo que asola el país chino.

Behemoth deconstruye su mensaje por niveles, profundizando e individualizando gradualmente su crítica y mensaje. En un primer tercio, Liang concentra su atención en la oposición ‘Hombre vs. Naturaleza’, mostrando prados verdes poblados por ovejas para realizar un contraste con la destrucción de montañas y suelos, en busca de carbón y hierro. Esta sección resulta algo reiterativa, ya que Liang refuerza la misma idea constantemente y se vuelve excesivo.

Afortunadamente, tras un primer bache, el cineasta imprime algo más de focalización a su tesis, y consigue atravesar los niveles de forma más concisa. Nos introducimos en las montañas y el foco de atención pertenece al grupo de trabajadores, que realizan su labor de manera esforzada y mecanizada, a pesar de su peligrosidad. Llenan carros de tierra y carbón, y funden el hierro de forma manual, soportando altísimas temperaturas.

El tercer nivel lo conforman los individuos, que vuelven a sus hogares cubiertos de polvo y piel ennegrecida. Nos adentramos en sus casas y asistimos a su rutina diaria: baños que eliminan los efectos del trabajo, y curas de lesiones y heridas sufridas durante el mismo. Hay una escena en particular que define a la perfección la temática de este bloque: un minero riega, limpia y cuida una planta como si se tratase de su bien más preciado. Irónicamente, su trabajo consiste en “destruir” la naturaleza que tanto protege en la intimidad.

Behemoth finaliza con un recorrido por las calles de ciudades fantasma chinas. Se denominan así porque se trata de ciudades construidas mucho antes de ser habitadas debido a la burbuja inmobiliaria, que derrocha cientos de millones en la construcción de edificios y calles que no tienen personas que los habiten. Es un mensaje simple, poderoso y devastador que engloba la temática del filme de forma brillante.

La cinta de Zhao Liang es un retrato brutal de la sociedad china, su destrucción de los recursos naturales y las consecuencias que sufren los trabajadores en labores de un sacrificio inhumano. El capitalismo analizado con el poder de las imágenes. Tristemente, los hechos observados en Behemoth pueden extrapolarse al resto de planeta, que cae en los mismos errores, independientemente de la raza o contexto social de cada país.

Hitchcock/Truffaut (Kent Jones, 2015)

Seré breve. Hitchcock/Truffaut es un fantástico documental sobre el cine de Alfred Hitchcock y su fascinante amistad con François Truffaut. Kent Jones mezcla footage e imágenes reales de la legendaria entrevista con los temas que ambos tratan a lo largo de la misma. Jones sabe distribuir la relación entre Hitchcock y Truffaut durante el filme, sabiendo incorporar comentarios de un gran número de directores que en mayor o menor medida fueron influenciados por el maestro del suspense.

Francois Truffaut and Alfred Hitchcock

Es un auténtico gustazo escuchar a cineastas de la talla de David Fincher, Martin Scorsese, Wes Anderson o James Gray analizar escenas de las cintas más icónicas de Hitchcock y resaltar su destreza a la hora de construir tensión y narrar a través de las imágenes.

Los comentarios son acompañados constantemente por información que las complementa, y la fluidez del montaje aporta un ritmo equilibrado y constante que consigue mantener tu atención durante todo el metraje. Este documental sacia tu interés, pero crea una sensación de mayor curiosidad sobre el cine de Hitchcock, que es analizado en ciertos fragmentos como un arte al alcance de muy pocos.

Hitchcock/Truffaut demostrará a los escépticos la maestría e inteligencia que rezuma la filmografía de Alfred Hitchcock, y provoca una saludable ansiedad por visionar películas del maestro en cuanto aparecen los créditos finales en pantalla. Objetivo cumplido.

  • Espabilao

    ¿Pero te gustó ‘Looking for Grace’ o no?

  • George Kaplan

    Serán 4 a lo sumo y dudo mucho que alguno fuera de capitales de más de 500.000 habitantes.

    A ver si en unos meses cae en TCM algo así.

  • Turin

    “fuck it, voy a suicidarme a lo grande”.

    Que estilo para destripar mierdas infectas.

  • Leto83

    El documental Hitchcock/Truffaut tiene estreno en salas multitudinario? O serán 4 cines los que la estrenen?

Críticas

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

Twitter

Podcast