Noticias

He aquí un nuevo avance de ‘Escuadrón Suicida’

Warner Bros. ha presentado en la gala — celebrada ayer, retransmitida hoy — de los MTV Movie Awards (ha ganado The Force Awakens, si os interesa), un nuevo avance de Suicide Squad, más frenético que el anterior tráiler, y acompañado en parte por el ritmo del clásico de 1973 Ballroom Blitz, de Sweet.

Y una vez presentado el avance, pasamos ahora a comentar lo sucedido esta semana en Warner Bros. y donde, a grandes rasgos y por resumir lo que viene a continuación, el estudio se plantea una redistribución de roles ejecutivos en su serie de películas Warner / DC no por un deseo de cambiar el rumbo creativo de las películas — a pesar de los apuntes que se realizan desde un artículo que os pasamos a continuación — sino de reducir el nivel actual de cansancio físico y mental de los implicados, que es enorme, con vistas a los futuros proyectos, que son numerosos.

WARNER DESPUÉS DE LOS TITANES

Este avance culmina una semana intensa para Warner porque, por fin, el estudio ha comenzado a calibrar en frío el impacto de Batman v Superman, la película que va a ser su salva de apertura para uno de sus pilares fundamentales de su futuro económico: el universo DC/Warner. Y ha sido precisamente Suicide Squad la película que, en parte, ha permitido atisbar el comportamiento de la productora en estos momentos. El pasado 6 de abril, uno de los intérpretes de la película, Jai Courtney, confirmó en parte lo adelantado el pasado 31 de marzo por Birth.Movies.Death: la película se encuentra ahora en proceso de rodaje de nuevas escenas, una práctica habitual tras los primeros pases de prueba y que, según creo, no debería tener más trascendencia. Sucede no obstante que la noticia de BMD anticipaba que las nuevas escenas — que se están rodando en los sets de la Paramount — estarían destinadas a incrementar la cantidad de contenido “humorístico” de la película, una afirmación no corroborada por Courtney, quien se ha limitado a decir que estas nuevas secuencias son escenas de acción, sin más, que en modo alguno apuntan a una modificación sustancial del espíritu de la película.

En cualquier otro momento daría igual pero hete aquí que nos encontramos un poco a la expectativa porque ha pasado lo que tenía que pasar: la inercia informativa se ha ido desplazando poco a poco de Batman v Superman hacia la película de Ayer, que se estrena en agosto, en medio de un terreno abonado para la especulación sobre la consistencia tonal y, en términos generales, sobre el futuro de un universo DC/Warner del que sucede que tenemos bastante información, pero no demasiado sustancial si lo pensamos bien. Ello ha ido acompañado del anuncio esta semana de dos nuevas películas de superhéroes DC, a estrenar el 5 de octubre de 2018 y 1 de noviembre de 2019, la primera de las cuales, se apunta desde hace meses, es The Batman — título provisional — que Ben Affleck tiene todas las papeletas para dirigir, a partir de un guión del propio Affleck y Geoff Johns, jefe creativo de DC Comics y asesor en las películas de superhéroes de la productora.

Y es de Geoff Johns de quien tenemos que hablar porque es protagonista de una de las dos piezas que THR y Variety han dedicado al futuro de Warner y que dejaban entrever un supuesto cambio de rumbo en el estudio, tanto a nivel de franquicia DC como a nivel general. Por precisar un poco más: según Variety, que cita a fuentes próximas al estudio bajo condición de anonimato, Johns ha acabado sometido a una enorme sobrecarga de trabajo al estar, textualmente, “desparramado” entre múltiples proyectos, lo que ha desembocado en un desequilibrio por el que Zack Snyder acabó asumiendo gran parte de la dirección creativa a seguir de las próximas películas del estudio más allá de las que el propio Snyder nos tiene preparados en un futuro: la doble entrega de La Liga de la Justicia. Es por ello que el estudio habría decidido adoptar una postura “más activa” en las figuras del ejecutivo de producción Jon Berg y, dado lo que se juega Time-Warner, el conglomerado al que pertenece el estudio, el consejero delegado del grupo, Jeff Bewkes. El estudio se sabe con margen de maniobra, al considerar que Batman v Superman es, a todos los efectos para Warner, una película “de transición”, que abarca múltiples aspectos narrativos para presentar una sucesión de próximas películas, como Cyborg, Wonder Woman, o la propia Suicide Squad, con un propósito unívoco.

La gracia de la pieza de Variety es que sumerge estas declaraciones en un artículo presentado en la sección de opinión donde se pide la existencia de una voz general que dicte el derrotero creativo del estudio y se pregunta si Zack Snyder es un director verdaderamente cualificado para asumir la carga creativa de la línea DC. Esto, que me parece una consideración personal del redactor, Kris Tapley, razonada a partir de sus conversaciones con estas fuentes — cosa que me parece totalmente justificable, por otro lado –, puede llamar a equívoco porque podría entenderse el conjunto como una serie de dudas sobre la capacidad de Snyder. Pero si nos remitimos específicamente a las declaraciones textuales, el motivo puede ser más pragmático. Hay que mencionar en este sentido una segunda declaración de estas voces próximas al estudio: La Liga de la Justicia será una película “extremadamente cinética y visual” o, para aclarar, “más directa que existencial en lo que al manejo de los personajes se refiere” y, sobre todo, más adaptada a las capacidades física y mental de Snyder, extenuadas ambas si comparamos imágenes del director al principio del rodaje de Batman v Superman hace tres años con las últimas ruedas de prensa que ha concedido, donde solo le ha faltado que le metan una vía intravenosa para levantarle del sillón. En resumidas cuentas, me da la sensación de que el sentir general del estudio — aunque reconoce que “no se esperaba”, cito textual, “las cuchilladas críticas” recibidas, y se desconoce si van a tomar una decisión al respecto — es que, primero, esto acaba de empezar y, segundo, la medida más inmediata es puramente logística, humana, profesional, como queráis llamarla: redistribuir carga de trabajo para no quemar a los responsables, conscientes de las numerosas películas que se les vienen encima.

El segundo artículo, en términos más amplios, apunta a una reducción en un futuro a medio plazo — hablamos de aquí a tres años — del número de películas a estrenar por el estudio. De nuevo citando fuentes próximas a la productora, THR apunta que la intención del consejero delegado de Warner, Kevin Tsujihara, es la de centrar su modelo de producción en sus tres grandes columnas: DC, Lego y Harry Potter (es decir, Fantastic Beasts), a cambio de reducir el número de películas “originales” — que de todas maneras el estudio podría estrenar en calidad de distribuidor, aunque procedentes de otras productoras –. Hay que recordar aquí que Warner Bros. lideró en 2015 la lista de productoras de Hollywood por cantidad de películas propias, con 21, estrenará 18 en 2016 y 19 en 2017. Sin embargo, a partir de ahí y según estas fuentes, es terreno “desconocido”, y quizás tanto más dañino al tratarse Warner de un estudio caracterizado históricamente por trabajar con un círculo más o menos íntimo de directores con los que mantiene una excelente relación. Es un texto en el que, dados los plazos que propone, conviene no profundizar demasiado, pero sí conviene tenerlo en cuenta para a) contextualizar lo explicado anteriormente y b) entender el nuevo modelo de producción de un estudio (al que quiero más que el perro que no tengo, probablemente mi ‘major’ favorita por películas) que se ha visto obligado a meter una marcha a la que realmente no está acostumbrado en medio — hay que tener en cuenta que Harry Potter y el Batman de Nolan, sus dos grandes sustentos hasta hace poco, ya habían aparecido antes del estallido de la crisis económica a finales de 2008 — de un escenario de competencia infernal.

Por debajo de estas dos noticias han aparecido en las últimas semanas otras de bastante menor envergadura que han vertido rumores adicionales sobre la propia Suicide Squad y que apuntan que Batman podría tener un papel más predominante del inicialmente pensado o que apuntan a George Miller como productor ejecutivo en La Liga de la Justicia — un proyecto en el que estuvo metido hasta el cuello, recordemos — y que en términos generales, realmente no significan gran cosa, creo yo, más allá de revelarnos el maníaco ritmo de información generado a partir de una sola película estrenada (Warner no entiende Man of Steel como el verdadero principio de la franquicia) y un montón de promesas. Siempre podéis volver a ver el tráiler del comienzo del post, para aguantar la espera.

  • Samvimes

    Me lo veo venir. A este Deadshoot con Will Smith nos lo van a ablandar cosa mala.

  • Lovecraft

    Me da muy buen rollito, ganazas de verla. Llego a estar de extra en la escena que Harley queen se cambia de ropa y me marco un sangrado nasal nivel maestro tortuga

  • Mario Arranz

    Me voy a echar un envite a la grande: Jai Courtney va a ser un sorpresón y su Capitán Boomerang va a ser un robaescenas

  • Rbr Mtnz

    ¿Soy yo o esta peli va a ser la puta hostia con cebolla?

  • Cerdo psicópata

    ¡qué machista eres! Yo lo diré de una forma más elegante para que no haya problemas:

    No se quién se baja a su pilón, pero es uno de los tíos más afortunados del mundo

  • Cerdo psicópata

    shhh, calla, no hables en voz tan alta si vas a criticar esa película… ¿es que quieres que te maten? Tú disimula y di lo genial que es…

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast