Críticas

El niño y la bestia

El niño y la bestia es una obra de artesanía. Es una expresión que utilizamos habitualmente para distinguir películas de realizadores “competentes”, “al servicio de la historia”, “profesionales”… y “carentes de una voz íntima y arriesgada, con tendencia a permanecer en lo génerico”. A pesar de que la usamos desde el cariño y solemos echar de menos más presencia de “artesanos”, uno de sus efectos colaterales ha consistido en la creación de una especie de barrera activa que no solo les ha separado del panteón que distingue a los grandes genios de la disciplina, sino que parece empujarles a una palmadita en la espalda de agradecimiento primero, y al olvido después. Pero hay que dedicar unas palabras especiales a Mamoru Hosoda, un director de una filmografía dolorosamente manufacturada, repleta de obras que prefieren canjear momentos puntuales de genialidad a cambio de proporcionar al espectador una sensación igualmente difícil de encontrar: la de estar viendo películas machacadas y trabajadas hasta pulir la más mínima irregularidad, como si su director y guionista no dedicara su vida a nada más durante los tres años que separan cada una. Como La chica que saltaba a través del tiempo, como Summer Wars y como Wolf Children, El niño y la bestia no se conforma con un estimable mínimo competente. Es modélica.

© The Boy and The Beast Partners

© The Boy and The Beast Partners

Ello no quiere decir que no exista una consistencia temática porque como en sus tres películas anteriores, en El Niño y la bestia Hosoda vuelve a comunicarnos que la fantasía puede ser algo más que una válvula de escape: es nuestro arma más poderosa para devolver a la realidad una patada en las pelotas. El niño y la bestia es la historia de Ren, un niño fugado de su hogar tras el divorcio de sus padres que acaba reclutado por Kunematsu, una temperamental bestia divina necesitada de un aprendiz para ocupar el lugar que cree que le corresponde a la cabeza del panteón de dioses. Ambos inician así una relación que se prolonga durante años y a través de la cual Hosoda explora temas como la ansiedad, la depresión y la soledad consustanciales al mundo de nuestros días — y en particular en los jóvenes –, manifestadas en una especie de reflejo sombrío de nuestro joven protagonista que acaba convirtiéndose en el antagonista de la película.

Pero lo que en estas líneas parece una rústica metáfora se convierte en un elemento que Hosoda saca a relucir con experta mano en momentos puntuales y que no solo esconde hábilmente entre aventuras, combates y drama paternal protagonizado por un personaje irresistible como Kunematsu, sino que la transforma en algo más que una imagen para convertirla en un problema real, con soluciones reales: cuando Ren regresa a nuestro mundo y conoce a Kaede (no tanto interés romántico como maestra de Ren en los quehaceres diarios, en otro indicio de que la unidimensionalidad no va con Hosoda), Kunematsu le ha transformado en un adulto dispuesto a abordar el desafío de conocer a su verdadero padre. En el mundo de Hosoda sus personajes sueñan, vuelan, viajan en el tiempo, son avatares superpoderosos en mundos virtuales, pero buscan trabajo, estudian, entablan relaciones humanas enriquecedoras y se convierten en miembros de la sociedad sin renunciar a su individualidad. Para Hosoda, la fantasía no es una disyunción, sino un mundo al que podemos acceder cuando queramos para extraer nuestras energías.

Con tantos frentes abiertos en ambos mundos, con tantos objetivos para tantos personajes, es posible que El niño y la bestia abuse de vez en cuando de los símbolos que emplea para aclarar su narrativa, pero el caso es que Hosoda tiene la virtud de llenarlos de contenido hasta casi convencer al espectador de su eficacia: si una referencia a Moby Dick parece excesiva, Hosoda la transforma en un avatar malvado, fruto de la necesidad imperiosa que tiene de atar absolutamente todos los cabos. No es absolutmente imprescindible pero de ese defecto emerge también su gusto por el detalle, manifestado en la extraordinaria relación entre Ren y Kunematsu. Lo que al principio es un sincesar de broncas y la especia de la película durante su primera hora, evoluciona a un entendimiento mutuo, que a su vez se combina de forma natural con resto de relaciones de la película, entre padres e hijos o pupilos y maestras, que estructuran la película, todas simultáneamente familiares y distintivas, y todas entrelazadas entre sí hasta el punto de que el más leve cambio en una de ellas afecta invariablemente al resto.

© The Boy and The Beast Partners

© The Boy and The Beast Partners

Y al final, El niño y la bestia es una película que soporta el escrutinio de los más nimios detalles como el casi inconsciente contraste entre un mundo, el de Kunematsu, repleto de vida, de pequeños momentos y de pequeños y grandes lugares, y un mundo real construida a base de detalles de aburrimiento, repleto de formularios, de burocracia, de gente anónima y desenfocada que pasea por la calle ajena al extraordinario universo que les espera al dar la vuelta a un callejón. Ren me recuerda a una frase de Joe contra el Volcán, cuando Patricia (Meg Ryan) recuerda cómo su padre decía que la gente está dormida todo el tiempo salvo unos pocos afortunados que contemplan el mundo en un permanente estado de asombro. Ren está despierto. Y Hosoda también.


Mamoru Hosoda | Mamoru Hosoda | Takagi Masakatsu | Shigeru Nishiyama | (Con las voces de) K?ji Yakusho, Aoi Miyazaki, Sh?ta Sometani, Suzu Hirose | Yôichi Nishikawa, Takashi Ohmori, Yohei Takamatsu | Toho Company | Genki Kawamura, Yuichiro Sato, Atsushi Chiba | Nozomu Takahashi, Daisuke Kadoya | Sherlock Films / A Contracorriente |
  • Grijaldo

    Gran crítica como siempre Rafa,pero un par de apuntes.

    La bestia se llama Kumatetsu no Kunematsu 😉 Y el crío se escapa después de la muerte de su madre que aparentemente ya estaba divorciada de su padre.

    Y que decir,gran peli aunque creo que por debajo de sus tres anteriores joyas,en especial la de Los niños lobo que es pura gloria.
    Porque empieza bien pero a mitad de película cuando el chaval crece y vuelve al mundo humano la historia se resiente y pierde fuelle,bastante a mí parecer,y está claro que lo que cuenta en ese tramo es muy importante para el devenir del muchacho pero no sé,un poco frío todo.
    Tampoco me ha convencido el final,como digo más arriba,frío,muy poca emoción cuando creo que la historia la pedía a gritos.

    En cuanto al apartado técnico lo único objetable a mí parecer son los extras digitales que si bien en el mundo humano cumplen porque como bien apunta Rafa,ahí se muestran más desenfocados en el mundo bestial eso no pasa,y cantan la traviata.
    Lo demás,diseño de personajes,animación,fondos,color,música….todo fantástico.

    Le casco un 7,es buena pero no me ha llegado como me esperaba. A ver que nos prepara para la siguiente,porque está claro que a este tío hay que seguirle.

  • Pablo Rodríguez Sánchez

    Acabo de verla en Gijon, en el único pase que van a hacer en VOSE aquí. Solo yo y un colega, así de triste ha sido. Maravillosa. Por debajo, eso si, de la maravilla que es Los niños lobo, que puede que sea mi película anime favorita (junto a la de Bebop y La princesa Mononoke). Pero aun así, una soberana maravilla.

  • Esteban Delgado Urrego
  • miguel

    No digo que el chaval no esté mejorando, pero sigo creyendo que usar películas de ghibli para empezar a entrenar a la gente es una mala idea más que nada por el propio estándar de calidad autoimpuesto de ghibli. Énfasis en la parte de empezar ahora ya es capaz de defenderse bien en el cine, cuando le dieron cuentos de Terramar no.
    Que yo estoy totalmente a favor de darle oportunidades a la gente nueva, el problema es que Ghibli es un estudio muy elitista con tiene una calidad media muy alta y se le juzga como tal y llegar a allí para un novato de buenas a primeras no es fácil.
    Simplemente es una cuestión de no empezar la casa por el tejado, deberían buscar alguna manera de entrenar a los novatos que sea a menor escala que empezar con películas directamente (especiales de televisión, cosas como el World Master Theater)ahora ya con Goro y Maro no es necesario porque ya no están tan verdes, pero con alguien nuevo deberían empezar poco a poco.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast