Críticas

Toro

Estamos en un momento en el que el thriller español pasa por estado de salud más que bueno a nivel comercial y bastante digno en lo que a calidad se refiere. Siendo un género muy ligado a la tradición del cine norteamericano, aunque abarca a todas las cinematografías, no resulta extraño que muchos títulos hayan sido herederos, deudores, imitadores o hábilmente influenciados por películas o directores referenciales del género en Estados Unidos. El caso de Toro no es una excepción a esta realidad, pero sí es probable que su conglomerado de referencias sea más rico y quizás más caótico que el de muchos títulos menos arriesgados que se centran más en contar bien su historia que en realizar una especie de alquimia del género.

toro 2

© Universal Pictures

La historia de Toro es sencilla, una trama de venganza con pocos personajes muy esquemática donde el destino de los protagonistas está trazado desde el primer minuto como en una tragedia clásica. Casi todos son personajes condenados por sus actos, difícilmente defendibles y donde sólo las mujeres tienen un halo de pureza al que aspiran los protagonistas. Sin embargo, se juega con ese esquematismo de forma muy similar a la que se puede ver en los spaghetti westerns, haciendo de la película un ejercicio de estilo por encima de la historia que cuenta. Kike Maíllo traslada el lenguaje de esos westerns a una historia contemporánea ambientada en un escenario no menos árido que el de una pequeña ciudad del antiguo oeste, la costa del sol del ladrillazo. Un western que, como aquellos, está cargado de iconos que sirven para definir a los personajes, sus sentimientos, sus deseos y los distintos escenarios de la película. Iconos que abarcan desde un estilismo inmutable a las armas que portan los villanos, pasando por la música que sirve para remarcar, sobre todo, a Romano, el gran enemigo de la película, encarnado por un sobrio pero imponente José Sacristán.

Si uno presta atención a ese juego de detalles la película puede ser un gozo estético de emociones contenidas en objetos representativos (incluyendo incluso algún guiño al productor, López Lavigne) con un interesante juego con los distintos escenarios que recuerda mucho al cine de Nicolas Winding Refn, sobre todo a nivel del uso de los colores, no así en la composición en el plano. También puede se respira el aroma de algunos de los thrillers surcoreanos más relevantes de los últimos años en el tratamiento de la violencia en pantalla desde las coreografías a la sordidez de algunos momentos de una película que no escatima en sangre cuando se busca el impacto en el espectador.

© Universal Pictures

© Universal Pictures

Pero más allá de eso, los ritmos y necesidades propios de un thriller, junto al previsible desarrollo de la historia, hacen que buena parte del impacto, la tensión y la épica de aquellos westerns se diluya en el camino. Tampoco los personajes tienen un particular interés sobre el papel y es fruto del trabajo de los actores todo lo que éstos consiguen trascender, destacando sobre todo el Romano de Sacristán y Diana, la niña interpretada por Claudia Canal, cuya mirada es un auténtico imán.

Por todo ello, la sensación final ante una película como Toro es la de una obra imperfecta, muy básica como historia pero muy audaz en la puesta en escena donde la mezcla de referencias no siempre resulte del todo equilibrada. Pese a ello puede ser un paso adelante a la hora de fomentar en nuestro cine negro y nuestro escaso cine de acción un uso más valiente de la puesta en escena. El realismo no tiene por que ser siempre un requisito de primer orden, sino una opción junto a otras que resulten más desmelenadas.


Kike Maíllo | Rafael Cobos, Fernando Navarro | Mario Casas, Luis Tosar, José Sacristán, Claudia Canal, Ingrid García Jonsson, Luichi Macías, José Manuel Poga | Arnau Valls Colomer | Pepe Domínguez del Olmo | Elena Ruiz | Joe Crepúsculo | Enrique López Lavigne, Belén Atienza, Mikel Lejarza, Mercedes Gamero, Farruco Castromán, Sergi Casamitjana, Antonio P. Pérez, Axel Kuschevatzky, Eric Tavitian | Enrique López Lavigne, Pepe Torrescusa, Gabriel Arias-Salgado | Apaches Entertainment, Atresmedia, Escándalo Films, Maestranza Films, ZircoZine | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • PORTALPA

    Pués muy de acuerdo en todo lo que comentas, aunque yo sí que he notado mucho la presencia de Nicolas Winding Refn, me ha gustado pero no me ha entusiasmado, lo que menos me ha gustado es el poco provecho que se ha sacado al personaje de Ingrid García Jonsson.

  • Juan_Mas

    Penosa, la vi anoche por lo de la Fiesta del Cine y hacía años que no me reía tanto en una sala de cine. La peli es un despropósito de principio a fin, es un “quiero ser algo chulo y molón pero con personalidad” y se queda en una soberana vergüenza pagada a través de las tropecientas subvenciones que aparecen al inicio de la cinta. Es que no pude reirme más con cada escena presuntamente dramática o “rompedora”. José Sacristán está por ahí de paseo hablando con el mismo tono siempre y encima con un puto gadget superabsurdo, un destornillador!!! o una herramienta de estas para tallar madera, pero que parece un destornillador. Luís Tosar con un peluquín robado a Nicolas Cage y Mario Casas en su línea, sin expresar ni un ápice de emoción. Como mucho se pone en plan jorobado-agresivo y a chuparla, hasta ahí es capaz de llegar.
    Todo, absolutamente todo en esta película es un desastre. Y por último hacer mención especial a uno de los asesinatos más ridículos que uno ha visto en pantalla, a la altura de una mierdícula turca: a un personaje lo tiran muerto por un tobogán de agua.

  • Jean

    Muy irregular. Lo que mas me molestó de esta peli es la manera que tiene de copiar (que no referenciar) a otras obras. Tienes los titulos de credito iniciales a lo True Detective, la banda sonora y la fotografía de Solo Dios Perdona, planos de retrovisor idénticos a Drive, las peleas cuerpo a cuerpo de El Hombre Sin Pasado….cielos, si hasta el personaje de Tosar recuerda demasiado a Trevor del GTA V. Lo dicho, solo recomendada para incondicionales.

  • Mortimer Brewster

    Muy floja, en mi humilde opinión. Es fría y le falta alma, como una exposición de muebles nórdicos. Igual que pasó con EVA. Parece que Maillo está más pendiente de imitar a Windenreffen que de contar con pasión la historia (previsible y algo tonta).

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast