Críticas

Capitán América: Civil War

La película número 13 del universo cinematográfico de Marvel es una relativa rareza dentro de la megafranquicia, ya que hace confluir dos líneas argumentales que se complementan y nutren de forma muy hábil. Por una lado es la continuación de la trama del Soldado de Invierno que vimos en la anterior película de Capitán América, donde Steve Rogers sigue los pasos de su amigo Bucky. Por otro, aborda la rendición de cuentas a la que se ven obligados Los Vengadores por los daños colaterales de sus intervenciones y el conflicto político que deriva de ellas. Dos tramas que convergen para generar la primera división realmente crítica del grupo, que acaba derivando en un indeseado enfrentamiento entre Capitán América, incapaz de someter su compromiso como justiciero a decisiones políticas, y Tony Stark, consciente de que actuar por iniciativa propia no siempre es legítimo por buenas que sean las intenciones.

Capitán América: Civil War nunca llega a profundizar más de lo establecido en el planteamiento del conflicto, al menos en términos políticos. Las reglas y roles del juego se establecen tras la primera misión de los Vengadores que abre la película y debido a las consecuencias de la misma. Pero que no se ahonde mucho más en términos políticos (bien por no establecer excesivos paralelismos con la realidad o bien porque no quieren alejarse mucho de la esencia del género) no implica que a nivel narrativo y emocional no funcione con una eficacia tremenda. Optan por trasladar enseguida lo político a lo humano, ya sea por los conflictos personales entre los que hasta ahora eran compañeros y amigos, o por las propias contradicciones que derivan de tener que elegir entre dos opciones que no son buenas o malas en términos absolutos. En ese sentido, el gran triunfo del guión es hacer perfectamente legítimas y humanas las dos posturas y plasmarlas en un enfrentamiento complejo en lo ético y en lo afectivo. Algo que no hubiese sido posible sin la buena ejecución del gran plan de Marvel, que ha hecho de Capitán América: El Soldado de Invierno y Vengadores: La era de Ultrón los dos pilares imprescindibles para llegar a este momento de una forma increíblemente coherente.

civil war 1

© Marvel

Un triunfo que implica al espectador desde el minuto 1 y que ayuda a que quede en un segundo plano la trama que articula el desarrollo de la película: un plan urdido por un personaje que, analizado fríamente, es la típica carambola loca, cogida con alfileres, ejecutada al servicio del dilema principal de la historia, pero nunca por encima de éste. Es el punto flaco de una película que sabe plantarse ante el espectador haciendo gala de sus virtudes, que son muchísimas, y disimulando hábilmente sus defectos, como en un juego de seducción.

Esa seducción, cómo no, tiene como armas más contundentes las escenas de acción de la película. Aquí el trabajo de los hermanos Russo es incluso superior al realizado en El Soldado de Invierno. El guión de la película les da la oportunidad de lucirse en tres grandes set pieces: la misión inicial en Nigeria, la persecución de mitad de la película y, cómo no, el anunciado enfrentamiento de los héroes, que ofrece la mejor coreografía posible, sacando petróleo de las habilidades especiales de todos los personajes y con alguna que otra sorpresa muy divertida.

Estas tres escenas, el buen pulso en los momentos de suspense y la habilidad para aprovechar los momentos más emocionales de los personajes demuestran por qué Marvel quiere a los Russo al frente de la traca final de su universo. Son la mejor versión que se puede concebir de un director de encargo, dos tipos que lucen mejor cuanto más físicas son las escenas de acción (tremendo el juego que sacan al Capi, Soldado de Invierno, Viuda Negra y Black Panther), que han entendido perfectamente el tono que piden estas películas y que heredan el estilo y el brío de la que posiblemente sigue siendo la película más redonda de Marvel hasta la fecha, El Soldado de Invierno.

© Marvel

© Marvel

Pero hay que insistir en que los Russo son ejecutores de ese plan maestro que aquí han continuado los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, responsables de toda la saga de Capitán América, de la anterior entrega de Thor y de las dos entregas de Vengadores que quedan por venir (además de la gran peli de Michael Bay, Dolor y Dinero). Dos talentos que se han convertido en la columna vertebral de Marvel mano a mano con la pareja de directores y a los que debemos que los dos personajes nuevos introducidos en esta película, Spider-Man y Black Panther, no sólo no queden como un pegote obligado, algo que sí sucedía en Iron Man 2 (la primera película de Marvel obligada a ejercer de bisagra), sino que adquieran su particular relevancia pese a su limitado tiempo en pantalla.

Civil War es lo más próximo al ideal al que aspira Marvel. No es una película perfecta, pero partiendo de una idea similar a la de Batman v Superman, la de enfrentar a héroes icónicos, logra un resultado radicalmente distinto. Porque si la película de Snyder se quedaba en eso, en lo icónico, en el “¡cómo molaría si se zurraran estos dos!”, aquí se nos plantea un enfrentamiento entre amigos, entre personas que se respetan, que tienen un pasado común, algo que resulta cercano y palpable. Es algo que ayuda también a esquivar uno de los problemas habituales de las pelis de Marvel, los villanos de opereta, lo que sitúa a este título una posición mucho más ventajosa que ha sabido aprovecharse muy bien aunando épica, drama y diversión, sin que nada se eche en falta. Como ocurría en X-Men 2, quizás el gran referente de película de superhéroes coral, Civil War no es una película hecha a base de renuncias, sino de una mezcla muy hábil de características genuinas del universo Marvel, de sus personajes y de elementos pasados y futuros que nunca quiebran la propia entidad de la película como historia única.


Anthony Russo, Joe Russo | Christopher Markus, Stephen McFeely | Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Sebastian Stan, Anthony Mackie, Don Cheadle, Jeremy Renner, Chadwick Boseman, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Paul Rudd, Emily VanCamp, Tom Holland, Daniel Brühl, Frnak Grillo, William Hurt, Martin Freeman, Marisa Tomei, John Kani | Trent Opaloch | Jeffrey Ford, Matthew Schmidt | Owen Paterson | Henry Jackman | Kevin Feige | Victoria Alonso, Louis D'Esposito, Alan Fine, Stan Lee, Nate Moore, Patricia Whitcher | Marvel Studios | Walt Disney Company |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Miguel Rodríguez

    La película esta enfocada desde la perspectiva de Capitán América, a él es a quien acompañamos durante todo el viaje, la trama principal (que no es la de Civil War sino la de el soldado del invierno) es toda secuela de Cap2, y la película esta hecha para “matar al Capitán América” (la muerte no es solo física, una idea también puede morir, y en este caso un ideal, Steve se da cuenta que el ideal de Capitán América, ya no es valido, porque él mismo ya no representa ese ideal, por eso al final tira el escudo). La película es, en todo momento, un viaje de autodescubrmiento de Steve, de darse cuenta de sus propias fallas y de ver cal es su camino a seguir. En The Winter Soldier vemos como el Cap toma una decisión (acabar con HYDRA y SHIELD) basándose en sus propios principios, que al final tiene razón, si, porque SHIELD esta corrompida, pero Steve toma esa decisión basandose únicamente en su sentido de la justicia. Esta película remata el discurso, mostrando que ese juicio no es infalible, que no puede simplemente solo basarse en lo que él considera correcto para hacer las cosas, los demás personajes (en especial Iron Man que es quien dá la replica como antagonista del film), están ahí para decirnos eso mismo. Steve es humano y también tiene fallos, y se equivoca. Por eso después de derrotar a Iron Man en la batalla final, tira su escudo tras las palabras de éste. Porque se da cuenta que su juicio no es infalible y ya no representa eso que es el Capitán AMérica. Tooooda la película va de eso, de desmontar al boy scout, esta vez enfrentandolo a una autoridas, encarnada por amigos, que no necesariamente están equivocados, solo tienen una percepción de las cosas distintas a la de Steve. Vamos, la película va de mostrar que Steve ya no debe ser el Capitán América. Ergo, Civil War es Cap3

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Chin pon

  • Wiliam Desty

    Captain America: Civil War (2016)

    ver aqui >> x-chikxk.blogspot.co.id/2016/05/captain-america-civil-war-2016-full.html

  • Wiliam Desty
  • EverythingBurns

    La realidad:

  • Nahuel Benvenuto

    solo quiero decir algo, tardio, sobre el punto 1: Ultron es una mierda, no es comparable con ninguna pelicula, es una basura mutilada sin pies ni cabeza

  • Nahuel Benvenuto

    vengo de verla, me desconcentre un poco porque habia idiotas atras mio pero, esta buena, tiene pocos chistes fuera de lugar y algunos hasta son graciosos, todos los personajes estan muy bien y tienen su momento para brillar, es la primera vez que hacen al Tony Stark de los comics y no a un payaso, el villano es una persona comun y corriente como hacen siempre porque no saben que hacer pero esta bien en la pelicula, todavia no se arriesgan a dar el paso que convierta sus peliculas en algo mas que entretenimiento para pasar el rato pero van por buen camino, al fin levantaron la punteria despues de tantas cagadas que hicieron, eso si, son muy parecidas, pero no es mejor pelicula que BvS ni loco

  • Gato Garfield

    A veces es necesario tener fe para que este tipo de películas funcionen.. de lo contrario, ni siquiera El Caballero Oscuro se salvaría, al Joker también le salió el plan de carambola, todo lo que hizo fue para corromper el símbolo de Gotham, que era Dent, como sabía que se convertiría en ese Dos Caras (me refiero a su personalidad, no a su físico) y no que lo hubiese resistido o que simplemente se haya pegado un tiro?. Pues porque la historia lo requería… y así está muy bien.

  • Slash Maraud

    Claro, hombre, claro.

  • Aníbal Mauricio Concha Martine

    Es la impresión que da con esas discudiones adolescentes que nos presentaba en Age of Ultron. El Tony del cine es un personaje bastante infantil, peo ni la mitad de hdp que en el cómic original de Civil War.

    Por lo demás, todos tenemos mecanismos subconscientes donde hay resabios de infantilismo, falta de aceptación o de situaciones o de aspectos de nosotros mismos. Ese es el aspecto más profundo de lo que los orientales denominan “karma”; no ya hechos externos sino la configuración interna de la propia conciencia.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast