Noticias

Siete años de una catástrofe underwater

Este año se cumple el séptimo aniversario de la puesta en marcha de Empires of the Deep, superproducción china salida de la mente del multimillonario Jon Jiang, y descrita inicialmente como una épica fantástica al estilo de Avatar, situada en las profundidades del mar. Es una película a la que dimos ocasionalmente bola en esta web, por curiosidad más que otra cosa, en especial a partir de la publicación de su primer avance en 2012, tres años después del inicio del rodaje.

Ahora, la web Atavist ha dedicado una extensísima retrospectiva sobre la película, creedlo o no todavía en desarrollo — a estas alturas rivaliza por duración de rodaje con la ya legendaria Dau, de Ilya Khrzhanovsky, que lleva una década de producción — y que ha pasado por manos de tres directores (Jonathan Lawrence, Pitof y Michael French) antes de regresar a las manos de Jiang.

Lo que nos cuenta el reportaje de Mitch Moxley realmente no difiere mucho de los problemas asociados a películas de esta envergadura. No había tanto dinero como se prometió en un primer momento, Jiang se inmiscuyó hasta en el más mínimo detalle de la producción y su guión — escrito por el magnate — era una auténtica bosta infilmable. A ello, no obstante, se añaden pequeñas idiosincrasias de la época, la primera vez que China se arriesgó a combatir con Hollywood en su propio terreno, el de un blockbuster épico con narrativa occidental basada en el mito de los grandes héroes con equipo técnico de nacionalidad china y estadounidense.

ed2

Esta mezcla acabó degenerando en tremendos problemas de comunicación como el que, por ejemplo, llevó al equipo chino a levantar un gigantesco muro en una playa al malinterpretar una broma del director cuando vio que un hotel aparecía constantemente en plano durante una escena en la costa. A ello se suman obstáculos de todo tipo y condición, desde pequeños accidentes hasta graves negligencias — ninguno de los directores tuvo acceso al equipo de especialistas, cuyo coordinador estaba supuestamente poniendo en peligro la vida de sus trabajadores — que acabaron desembocando en el abandono de múltiples actores a semanas de finalizar la producción, actualmente estimada en 140 millones de dólares, y en la que participaron nombres tan peregrinos como Randall Frakes, guionista del clásico de serie Z Hell comes to Frogtown, con el tristemente fallecido Roddy Piper.

ed1

Aquí os dejamos el reportaje entero, que concluye con una nota “positiva”. Según fuentes cercanas a Jiang, la película está completamente terminada y solo está pendiente de la aprobación por parte de la censura china, el paso previo al incio de la búsqueda de distribuidor internacional. Si queréis más información sobre los pormenores del rodaje, os dejo esta entrada de 2010, del periodista y escritor Robert Hood, donde ya se apuntaban los tremendos problemas que estaba atravesando la película, que por aquel entonces solo parecía que iba a seguir adelante por voluntad inocente. “Incluso si acaba apestando”, confesó uno de los implicados en el rodaje, bajo condición de anonimato, “vamos a conseguir que apeste como ninguna otra ha apestado antes”.

Críticas

losultimosjedi

Ampliando horizontes en escala de grises.

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

Twitter

Podcast