Críticas

Amor tóxico

Por José Manuel Sala (@jomsaz)

En el universo de las películas románticas españolas, hay dos galaxias. La primera contiene planetas verdes y relucientes, Caladanes, películas como A tres metros sobre el cielo, Ahora o nunca u 8 apellidos vascos: escenarios alegres destinados a un público mayoritario y conformista. Sin embargo, en la segunda galaxia, la más alejada de cualquier estrella, sobreviven astros extraños: AzulOscuroCasiNegro o Stockholm, películas con un culto detrás de seguidores a sus espaldas. Amor Tóxico pertenece sin duda a esta categoría, pero sin duda se trata del planeta más árido jamás concebido: un Arrakis áspero, tan amargo como sin embargo necesario para el universo de la comedia romántica.

La nueva película del director Norberto Ramos del Val es la historia de una primera cita. Él es Toni (Eduardo Ferrés), un chico algo pasmado que se nos presenta en voz en off como alguien cansado de las relaciones superficiales y los rituales para tener sexo. Esta comodidad se ve amenazada con Ella (una espectacular Ann Perelló), su posible futura conquista. Tras llegar a un bar entre los dos personajes se establecerá un juego de dominación y pullas para intentar dominar al otro y anticipar sus intenciones. Ella sabe que Él quiere tener sexo con ella y Él quiere descubrir a la auténtica Ella. O quizás todo lo contrario.

amor toxico 1

Conforme las horas van pasando y se van terminando los cubatas la discusión avanza a pasos agigantados, llegando a momentos de puro surrealismo donde ninguno querrá abandonar la cita hasta que conseguir su objetivo. Y si Buñuel no necesitaba explicarte por qué unos hombres no abandonaban una casa en El Ángel Exterminador, aquí al director no le hace falta subrayarte la máxima de Sam Fuller: “Chico, el amor es un campo de batalla”

Amor Tóxico juega con una idea que Toni menciona al principio de la película: la obsesión por saber quién hay detrás de los perfiles creados en las redes sociales y alcanzar a ese “espacio de intimidad” donde uno puede ser uno mismo. ¿Es Irene una supuesta “loca del coño”, una “niñata infantil” o en el fondo es un papel que está haciendo para protegerse de los hombres? ¿Es Toni alguien interesante o sólo está interesado en tener sexo con ella, por orgullo?

Al contrario de lo que he leído en otros medios, Amor Tóxico no condena a ningún personaje ni se decanta por nadie (esto no es Pagafantas, vaya). Al contrario: la película ofrece una versión bastante imparcial de las relaciones contemporáneas y funciona como análisis de una juventud habituada de la misma manera al Tinder que a los “me gusta” del Facebook. Al final, Toni e Irene acaban siendo retratados como dos personajes que se parecen mucho más de lo que creen: ambos son dos jóvenes egoístas (cada uno a su manera), obsesionados por saber lo que piensa del otro para reafirmarse y necesitados de afecto.

amor-toxico-02

Hablando de los aspectos técnicos de la película, hay que agradecer que en un espacio tan reducido como un bar el director opte por crear momentos oníricos que casan totalmente con la historia, creando situaciones más propias del fantástico (no por nada la película ganó el premio a Mejor Actriz y Mejor Guion en el Festival de Cine Fantástico de Murcia) o de metacine (estamos hablando del director de Summertime, joyita del cine low-cost reseñada en esta página) Por comentar algún aspecto negativo, quizás una duración más ajustada (ah, aquellos benditos noventa minutos) hubiera sido más interesante y hubiera dotado de más ritmo a la historia, aunque también es cierto que la película se entiende como una lucha prolongada hasta lo imposible, incluyendo los límites físicos del tiempo.

Amor Tóxico es la película romántica más arriesgada de la reciente producción española, no tanto por su afán por romper tópicos (la manic pixie dream girl, el feminismo de cartón, la inseguridad por conocer la opinión ajena sobre uno mismo en la era Facebook) como por reflejar las inseguridades de la juventud actual respecto a las relaciones de pareja. Puede que Amor Tóxico no sea un planeta fácil donde vivir, pero al menos no sigue el mismo camino de lo políticamente correcto (y estereotipado) de galaxias más cercanas. Ni falta que le hace para mantenerse en órbita.


José Manuel Sala escribe sobre narrativa y cine en  y .


Toni Junyent y Pablo Vázquez | Norberto Ramos del Val | José Sánchez-Sanz | César Pujol | Norberto Ramos del Val | Norberto Ramos del Val | Ann Perelló, Edu Ferrés | Norberfilms | Versus Entertainment |
  • Alex

    Buena película. Lo vi en línea aquí http://pelis01.tv/3094-amor-toxico-2015.html

  • Alex

    Buena película. Lo vi en línea aquí pelis01.tv

  • Alex

    Buena película. Lo vi en línea aquí http://pelis01.tv/3094-amor-toxico-2015.html

  • Luigi R.p.

    Stockholm una comedia romántica? bueno vale de acuerdo…

  • Joseba Merino

    no suelen interesarme este tipo de propuestas, pero macho, me la has vendido…

  • http://cednovelista.blogspot.com EdSQ

    Suena muy interesante.
    La buscaré :p

  • http://cednovelista.blogspot.com EdSQ

    Jajajajajajaja

  • Ignacio Jesus Asensio Lavilla

    “Sin embargo, en la segunda galaxia, la más alejada de cualquier estrella,” Y yo que creía que las galaxias estaban formadas por estrellas…

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast