Opinión

TVE ¿qué estás haciendo?

Hace varias semanas hablamos de la difícil situación de las dos ficciones estrella de TVE, Cuéntame cómo pasó y El Ministerio del Tiempo, que permanecían en un limbo de incertidumbre ante la nula pronunciación de la cadena sobre su continuidad.

En el caso de Cuéntame la situación venía provocada, en parte, por el revuelo mediático en torno a supuestas irregularidades en su producción y la imputación del productor, Miguel Ángel Bernandreu, y sus dos principales actores, Imanol Arias y Ana Duato, por supuesto fraude a Hacienda. Mientras la investigación al respecto iba avanzando, la productora, Ganga, alcanzaba un acuerdo con Antena 3 para continuar la serie en la cadena privada. La reciente auditoría hecha a la serie a concluido que no ha habido irregularidades significativas, limpiando así las sospechas que, con lógica, hubieran comprometido al ente público de continuar con la serie en un escenario de supuesto fraude. Por todo ello la cadena ha decidido ejercer el derecho de tanteo sobre la serie. Así podremos seguir viendo la serie más longeva, y buque insignia de ficción de la cadena pública, en su casa original.

La situación de El Ministerio del Tiempo sigue siendo una incógnita. Cada mes que pasa es un peldaño más en el endeudamiento de la productora, Cliffhanger, que debe conservar decorados, atrezzo y vestuario, alquilando un gran espacio para ello, sin saber qué futuro les espera. La serie, que es cierto que en términos de audiencia ha tenido un rendimiento modesto (aunque no es así en visionados online, donde es un contenido líder en RTVE.es), representa todos los valores que se esperan de una cadena pública. Por tanto, ese no pronunciamiento a costa de generar un importante agujero económico en su productora, supone un trato indigno para una serie que ha prestigiado enormemente a la cadena, no sólo por su calidad sino por el acercamiento a la historia del país que ofrece.

Como bien dice Borja Terán en La Información, resulta contradictorio que una cadena que no vive de ingresos por publicidad desde hace años mantenga casi exclusivamente un criterio de audiencia a la hora de dar continuidad a un contenido, cuando debería primer la calidad del contenido y la vocación de servicio público de la cadena.

Resulta aún más chocante todo este desarrollo de acontecimientos si tenemos en cuenta el fichaje de Javier Cárdenas para un espacio previo al prime-time nocturno y que se ha confirmado el regreso a TVE de José Luis Moreno con una nueva serie de ficción.

En el caso de Cárdenas hay que reconocer que los peros vienen sobre todo por el aura de polemista que se ha ido creando en su programa de radio y por un pasado televisivo vinculado a la burla/parodia de frikazos de toda índole. En definitiva, para el gran público Cárdenas sigue siendo el descubridor de Pozi, Carlos Jesús o Carmen de Mairena, ahora reconvertido en ciudadano indignado sin filtro alguno a la hora de verter sus opiniones, con lo que ello implica. Su fichaje suscita toda clase de dudas sobre si una cadena pública es el lugar ideal para alguien con su perfil, pero habrá que esperar a ver su programa para opinar con conocimiento de causa.

En el caso de José Luis Moreno ya hablamos de una prolongada historia de, siendo suaves, inconveniencias y casposidades en el seno de la Televisión Española. Ya no es sólo que los últimos programas del productor para TVE resultasen ruinosos a nivel de audiencia y pésimos a nivel cualitativo (imitando un modelo de programa de variedades que lleva obsoleto 20 años), sino que las empresas de José Luis Moreno (Alba Adriática y Kulteperalia) adeudan casi 3,5 millones de euros al erario público según el último registro de morosos de Hacienda. Esto debería ser una línea roja a la hora de contratar con la cadena pública (entre otras cosas porque está prohibido por ley), pero Moreno ha esquivado el problema presentando el proyecto, la serie Reinas, a través de una especie de “empresa bisagra”, tal y como informan en Bluper. Es decir, todo el mundo sabe lo que hay detrás y acepta un paripé para justificar este nuevo vínculo. Si a eso añadimos su fama de mal pagador que explota a sus trabajadores, la comparación con el trato a Cliffhanger se hace odiosa.

Si, como dijo Rajoy antes de las elecciones, el modelo a seguir es la BBC, está claro que hay compañeros de viaje necesarios y otros claramente prescindibles. La BBC es riesgo en los formatos, es apostar por contenidos de prestigio y, a largo plazo, crear una cultura televisiva que no sólo anime al público a acercarse a ficciones y programas de calidad, sino resulte en una sociedad más curiosa e inquieta a nivel cultural. Es cumplir con la idea de servicio público sin olvidar el entretenimiento del modo en que lo hacen muchas de las series que han pasado en los últimos años por la cadena pública (Isabel, Guante blanco, El caso, Los misterios de Laura…) y no tratar de convertir la cadena pública en una réplica de una privada contratando contenidos de hipotético tirón entre los espectadores pero con escaso valor social, cultural o artístico.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Batfan

    Como te han dicho los compañeros, cierran muchas cosas, quizás una demasiado pronto y de forma tajante, pero en general, todo excelente.

    Espero que la disfrutes como yo lo he hecho.

  • Tony

    La empresa satélite con la que el Sr. Moreno consigue este tipo de chanchullos se llama Crystal Forest S.A. que utiliza los espacios de Kulteperalia en Moraleja de Enmedio, Madrid. Despidos improcedentes, explotación de los trabajadores, impagos… son algunas de las herramientas habituales que utilizan sus propios familiares ,que ocupan cargos principales en la empresa, haciendo alarde de su incompetencia y todo ello con dinero público. La calidad de los resultados es de todos conocida.

  • Javerit DeFain

    Carlitos estaría en la Torres gemelas ese día, es que fijo. El pobre tiene más mala suerte

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast