Críticas

Kubo y las dos cuerdas mágicas

Kubo y las dos cuerdas mágicas es la película más abstracta, sofisticada y humana de Laika Animation Studios. Es una historia sobre las historias, una meditación sobre la manera en la que configuramos nuestro pasado a través de los relatos que construimos a partir de nuestras memorias. En la práctica, es la demostración de que hasta el cuento de ficción más asombroso que se nos pueda ocurrir siempre se cimenta sobre un aspecto de nuestra experiencia, dando forma a una narración que, paradójicamente, acaba diciendo más de nosotros mismos que la propia realidad. Es un argumento resonante de por sí, pero lo es especialmente para los espectadores particularmente enamorados de las formas de un texto y el abrumador poder intrínseco que éste contiene. En Kubo eres lo que cuentas y, con la ayuda de una pizca de fantasía en el antiguo Japón, a veces eres incluso lo que cuentan de ti.

© Laika Animation Studios

© Laika Animation Studios

La cuarta película del todavía jovencísimo estudio Laika intenta definir este complejo mensaje comenzando por su protagonista titular. Kubo (voz de Art Parkinson) es un juglar, un pequeño narrador que se gana su vida y la de su madre enamorando y frustrando a partes iguales a una audiencia cautivada por el único relato que sabe contar: una maravillosa historia de magia y samuráis que arrebata a los espectadores gracias a los poderes del joven para la música y el arte del origami pero que, para desdicha de los mismos, nunca llega a terminar. Es una historia que remite a un trágico pasado del que Kubo no termina de acordarse, pasado que vuelve a buscarle en forma de su terrorífico abuelo y sus dos tías, y que le lleva a iniciar una huída en busca del único arma que puede acabar con sus perseguidores — una armadura sagrada — acompañado de tres guardaespaldas muy particulares: una mona (Charlize Theron), un samurái de papel y un guerrero – escarabajo (Matthew McConaughey). Parece una trama convencional, pero está constantemente alimentada y enriquecida por los diversos niveles sobre los que trabaja a partir del eterno retorno a la naturaleza de los recuerdos y de las historias. El fin del camino de Kubo supondrá el fin del relato que ha contado toda su vida, y la última pieza que completará el puzzle de sus recuerdos.

Teniendo en cuenta la premisa, se puede decir que Laika se mueve por vez primera, con sus propio material, en un terreno reservado para grandes maestros y maestras de la narrativa, y articulado en una aventura lastrada por dos problemas. El primero es perfectamente fácil de ignorar: muchos chistes, la mayoría en boca de Escarabajo, no me llegan. No pasa nada pero a veces atonta la película. El otro tiene más miga y es su segundo acto (la búsqueda de la armadura), demasiado orientado a la acción pura hasta el punto de operar fuera de su gran tema, que reserva para sus momentos intermedios entre secuencia y secuencia de aventuras. Son individualmente espléndidas, dinámicas, de bella coreografía y estéticamente sorprendentes (caso de las criaturas submarinas que aparecen en un momento dado) pero les cuesta enlazar con la premisa, lo que en cierto modo y unido al hecho de que esencialmente lidian con un mismo objetivo (coge una pieza de la armadura y ahora coge otra pieza y ahora coge otra pieza) les hace perder cierto peso.

El caso es que si Kubo fuera una película “cualquiera”, daría bastante igual, pero a unos niveles de ambición y dificultad tan elevados en una obra empeñada en profundizar en la mecánica del relato me resulta un poco decepcionante encontrarme con momentos tan “convencionales”. Dicho de otra forma, es una película que me obliga a quejarme de vicio y desde el temor a que su insistencia en las escenas de combate acaben sepultando el hecho de que su verdadero corazón reside en sus momentos intermedios entre este tipo de secuencias y que en cierto modo acaban un poco degradados por la intensidad precedente. Momentos estoicos, pausados y evocadores donde la película vuelve a ganar fuerza, revelando nuevas capas de sus protagonistas que se insertan directamente en el interés que tiene el film por profundizar en la importancia de los recuerdos. Momentos en los que la película se intelectualiza de nuevo y vuelve a adquirir un importante contenido simbólico — la guitarra, el shamisen con el que acompaña sus historias — , y momentos que corren el peligro de aparentar como desganados, enmascarados como simples actos de transición entre yoyas o confundidos como sucede en un bellísimo epílogo que en realidad es el verdadero clímax del film, y uno en el que consigue rotundamente llevar a buen puerto su idea central: las historias definen el mundo y definen a quienes viven en él, y su fuerza ancestral viene dada por la propia comunidad. Es la última y más importante lección que nuestro protagonista aprende.

No es de extrañar que haya sido el propio presidente de Laika en persona, Travis Knight, quien haya decidido debutar en el largometraje con este proyecto y quizás se podría achacar a su falta de experiencia tras las cámaras esa pelín incómoda sensación de estar ante una maravillosa película que no termina de identificar del todo cuáles son sus extraordinarios puntos fuertes… porque quizás sabe que tiene elementos para contrarrestarla. Al margen de la potencia de su tema y del dominio que llega a ejercer sobre él en algunos momentos, Kubo es otra demostración de excelencia técnica de Laika sobre el uso del stop-motion hasta el punto de que la transición entre frames es prácticamente inexistente y la reproducción de fluidos como el agua (papeles doblados, por amor de Espinete) casi no parece albergar secretos para ellos — hasta el punto de que, como advierte Jordan Hoffman en The Guardian, corren el peligro de que el público deje de discernir del carácter “manual” que comporta esta técnica –. Los encuadres son tan elegantes como el diseño angular de la producción y la banda sonora entra dentro del nivel habitual de Dario Marianelli con especial potencia en las secuencias de acción. Quizás uno habría deseado un mundo un poco menos “vacío”, pero a lo largo del metraje queda claro lo deliberado de esa decisión, por el carácter íntimo y personal del viaje de nuestro héroe.

Sea como fuere, lo realmente asombroso de Kubo reside en el hecho del preciso conocimiento que tiene Laika de sus propias capacidades, hasta el punto de que en su cuarta película ha decidido mirar de frente a ilustres como Ghibli o Disney en lo que a ambición artística se refiere, y a partir de un material original para convertirse en otro nuevo puntal en un terreno necesitado de abanderados. Kubo es una magnífica película marrada por ciertas aristas que necesitan de tiempo para limar. Afortunadamente para todos nosotros — y dada la inteligente relación entre coste (Kubo ha costado “solo” 60 millones) y beneficios (probablemente reventará el mercado doméstico) –, tiempo es ahora mismo lo que esta compañía tiene. Todo el del mundo.


Travis Knight | Marc Haimes y Chris Butler, basados en una historia de Shannon Tindle y Marc Haimes | (con las voces de): Art Parkinson, Charlize Theron, Matthew McConaughey, Ralph Fiennes, Rooney Mara, George Takei, Brenda Vaccaro, Cary-Hiroyuki Tagawa | Travis Knight, Arianne Sutner | Frank Passingham | Christopher Murrie | Laika Entertainment | Universal Pictures International Spain |
  • Altair Pérez

    Vista.

    ¿Es perfecta? NO

    ¿Es una obra de arte? Sin duda alguna

    Esta peli sí que merecía cientos de millones de taquilla y no “50 sombras”, “Ice Age” ni incluso las de superhéroes (que me encantan)

    Asco de espectador medio que no apoya estas maravillas. Luego querremos que los estudios arriesguen en lugar de darnos remakes, reboots y repollas en vinagre…

  • jacks_brain

    la vi esta semana y que GOSSSADA de peli.
    Como comenta Rafa tiene algunas pegas a nivel argumental:
    -la espada/armadura/casco es aparentemente los objetivos de la película pero por si solos los objetos no aportan absolutamente nada a la trama, ni siquiera la peli los intenta justificar porque ni le hacen falta a Kubo al final
    -las peleas a veces son peleas porque sí, simple y pura acción (deliciosa, eso sí), cuando en pelis de este nivel EXIJO que la acción venga de las motivaciones personales o avance la trama. Esto lo hacen en algún momento, como en la lucha final en la que Kubo “monta” su arma final (los que la habéis visto sabréis a qué me refiero) pero en la mayoría es acción porque sí.

    Pero vamos que es por ponerse pejigero. porque veo que la peli se queda a las puertas de ser una obra maestra y sin embargo por cosas así la tocaría un 8 en mi clasificación XD. Eso sí, le da mil vueltas a toda la animación de este año. Hablamos de nivel Pixar/Ghibli y eso no lo había visto desde Inside Out.

  • carloslopezgallegos

    por dios!! ¿control mental? No inventes.

  • Dagarar

    La última película que ví completamente solo en un cine fue una colombiana llamada “Sofia y el terco”. Era la pantalla y yo. Madre mía, ojalá que en otros lares le vaya mejor en taquilla porque aunque no es una película perfecta, de ninguna manera merece ser un fracaso monetario.

    La técnica, impecable, todo muy hermoso y sublime. Estos de Laika son unos cachondos, tremenda joya acaban de cocinar. Es de locos. Sólo por eso merecería ir a verla. El doblaje latino estuvo correcto pero no me llamó mucho la atención. Tal vez en inglés los diálogos clichés y chistes tontorrones no me hubieran incomodado tanto.

    La historia, pese a que tiene el potencial para ser algo muy acertado, pierde poder con la ejecución tan genérica y los lugares comunes tan cansinos hoy en día. A nivel narrativo, a la película le falta definir su identidad, por momentos es algo innovador, maduro, reflexivo, pero al otro es lo más simple e infantil, que duele. El viaje se me hizo demasiado fácil, era como si las piezas de la armadura estuvieran en el pueblo vecino. Esta aventura pedía un viaje brutal, quijotesco, épico y legendario.

    Duele ser tan duro con esta película, pero la industria de animación tiene que darse una bofetada y entender que el truco de las imágenes bonitas que se mueven como por magia ya sólo sorprende a los colegas del oficio. Se le debe dar la misma importancia a la técnica que al guion y al montaje, y el guion de esta peli merecía por lo menos otras tres o cuatro reescrituras.

    Coraline, sigue siendo a mi parecer lo más perfecto de Laika hasta el momento. Coraline es la reina.

  • High Roller

    Dejando al margen los últimos diez minutos, que me parecen una mezcla fallida de dureza y moñez, el resto me ha dejado maravillado.
    Me han fascinado “Las Hermanas” y Escarabajo y su humor sí que me han convencido.
    Me uno a los que dicen que hay que verla sí o sí.
    Y nada, la sala prácticamente vacía. Unas nueve personas. Una pena.
    Dejo “Zootropólis” al margen porque sí me parece una película interesante, pero que petardos como “Ice Age” y otras que como “Mascotas” tiran por caminos ya transitados antes mil veces lo peten y esta joya pase tan desapercibida es una auténtica lástima .

  • Luis Onieva Marenco

    La vi ayer y… agh. La factura técnica es impecable, pero no deja de ser una película “ligera”. Matizo: me ha faltado garra a pesar de que no diría que es irregular. Mantiene el pulso estupendamente, y a diferencia de Rafa, no me han pesado tanto las bromas (al contrario, hasta las agradecí) ni las escenas de acción (impresionantes) sino su intento de contar una historia aludiendo a lo espiritual y lo abstracto en lugar de a la aventura más descarnada, debido en su mayor parte a…

    SPOILERS

    …el poder del amor y la amistad.

    Es un concepto que vengo acuñando desde muy peque, y es cuando se tira de sensiblería para dar continuidad o término a una historia elevando los niveles de azúcar hasta llegar a la Masa Crítica. Le pasa a Xenoblade Chronicles (horror), a los shonen, a todo Hosoda cuando se pone épico y casi se carga Up… El enfrentamiento final contra el abuelo cae en los lugares comunes, el truco baratillo: ¡los recuerdos!, ¡tú no tienes recuerdos, estás muertos por dentro! Meh

    FIN SPOILERS

    Bah, pero sí que estoy de acuerdo en una cosa: se nota que falta experiencia a la hora de contar, pero en lo que respecta a hacer, MADRE MÍA. La peli es una gozada absoluta, una preciosidad, y merece la pena solo por eso, así que id a verla, qué demonios.

  • http://www.youtube.com/NayyyaN Nay.yaN
  • https://www.facebook.com/callefalsa123 Alf-San

    Vale, acabo de enterarme por la reseña que Kubo es un chico…
    Y yo pensando todo este tiempo que era una chiquilla, creo que hubiera pegado más >_<

  • George Kaplan

    Hola gente, últimamente ando a mil de curro y apenas puedo opinar por aquí, pero no puedo quedarme sin animar a todo el mundo a ver esta peli. Rafa se queda corto en las alabanzas esta vez, en mi opinión.

  • Zarzaparrilla

    Pues llámame loco, pero creo que prefiero que se le vean un poco más las costuras.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast