Opinión

¿Vivimos en una burbuja de producciones extranjeras?

En No Film School, Emily Buder publica un artículo en el que hace una selección de los países más atractivos para rodar en función de sus incentivos para producción. Los factores que ha tenido en cuenta son los siguientes: reembolsos económicos, subvenciones nacionales y/o autonómicas e incentivos y exenciones fiscales (que abarcan desde la rebaja a la devolución de impuestos, pasando por facilidades para recibir préstamos locales a cambio de cumplir con determinadas obligaciones fiscales).

Buder propone una lista que abarca 30 países de los 5 continentes. Adivinad cuál no aparece. Una pista: es el país del flamenkito, del gobierno en funciones y ‘Las Campos’.

Hay un total de 14 países de la Unión Europea y el nuestro no es uno de ellos. Teniendo en cuenta que Buder hace divisiones por regiones dentro de Europa, dentro de la nuestra, Europa occidental, tendríamos al menos 8 países por delante: Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Francia, Malta, Italia, Austria, Alemania.

Sin embargo España es en estos momentos el plató de moda en Europa. Más allá del atractivo de nuestro buen clima y nuestro patrimonio histórico, podemos tener en cuenta dos factores clave para el incremento de producciones internacionales que hemos acogido estos últimos años. Por un lado, las estupendas condiciones fiscales que ofrecen Canarias y Navarra. Ambas comunidades ofrecen una deducción del 35% de los impuestos con algunas diferencias (aquí las condiciones de Gran Canaria, Tenerife y Navarra). Por otro, hemos contado con un aliado de excepción. Desde que Barack Obama designase a James Costos, ex-directivo de HBO, como embajador estadounidense en España, éste ha conseguido atraer gran cantidad de rodajes a nuestro país. En apenas dos años (lleva en el cargo desde Abril de 2014) ha hecho de imán para producciones hollywoodienses que buscaban un decorado ideal, incluyendo a la gallina de los huevos de oro de HBO, Juego de Tronos.

costos diaz

James Costos (segundo por la izquierda), Susana Díaz (tercera) y Juan Ignacio Zoido (cuarto) junto a miembros del equipo de ‘Juego de Tronos’ en Sevilla. © Movistar +

Mientras tanto, aunque España ha hecho esfuerzos a nivel de incentivos con la llamada Ley del Cine, sigue siendo un competidor mediocre a la hora de atraer rodajes en el plano económico. Tal y como se especifica en el artículo 36 de la ley 27/2014 sobre el Impuesto de Sociedades, apenas ofrecemos un 15% de deducción del gasto para producciones extranjeras mientras el resto de países de nuestro entorno igualan o superan el 20%.

Hay que entender que, como mercado global, guste o no, impera la ley de la oferta y la demanda y hay que saber jugarla siempre y cuando la compensación merezca la pena. Y esa compensación es clara, rica y diversa. Primero porque anima a incrementar el propio coste de producción, genera empleo en el sector y grandes inversiones en negocios locales que van desde el mismo alquiler de equipos y construcción de decorados a todos los costes de manutención, alojamiento, etc. Segundo, porque es una inversión en publicidad turística sin rival alguno.

Allí donde se ha rodado Juego de Tronos el turismo ha sufrido incrementos brutales. Islandia ha aumentado en un 228% su afluencia de turistas en los últimos cuatro años y Croacia ha tenido incrementos de entre un 17 y un 10% anual en aquellas ciudades donde se ha rodado la serie. Incluso en España ya se ha notado el impacto del rodaje en Sevilla de la quinta temporada de la serie, con un incremento de un 25% de turistas el año pasado y un 75% en la localidad de Osuna. Queda por ver el impacto de la sexta temporada emitida este año que ha abarcado mucho más territorio (Navarra, Gerona, Almería, Castellón…). Siendo nuestro país un destino turístico de primer orden, no estamos ante un aspecto menor.

Es posible que durante un tiempo podamos disfrutar de las rentas de estos años de bonanza, y está claro que el clima siempre va a ser un aliado que no todos los países tienen de su lado, pero cada vez queda menos para un cambio de gobierno en Estados Unidos y con él podría llegar nuestro adiós a Costos, que a efectos prácticos ha sido el embajador de España en Hollywood. Sin un aliado de ese calibre y con una industria nacional que nunca termina de levantar cabeza, no podemos prescindir del impulso que supone para el sector cada rodaje hollywoodiense que recala en nuestra geografía. No hace falta llegar al extremo de las Islas Fiji (devuelven el 50% del coste de producción). El modelo a seguir, que hasta ahora parece que no funciona nada mal, lo tenemos en Canarias, donde clima, localizaciones e incentivos han creado el cebo perfecto para las grandes producciones internacionales.

Vía No Film School, Audiovisual 451, El Economista, La Vanguardia

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Sefi_Dios

    Y me parecería estupendo si eso se debiese a que los temas que ocupan sus prioridades fuesen los realmente importantes. Pero tampoco es el caso. Así que estamos jodidos.

  • Percival

    Es más, voto por suministrar mano de obra esclava patria a toda empresa multinacional que se digne a bendecirnos con su presencia en nuestras soleadas tierras.

    Ehgg que ehgg bueno para la economiahgg y nos jace mahhg competitivohg.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast