Críticas

Tarde para la ira

Hace más de cinco años que tuve a un buen compañero en la escuela de guión, un actor muy amigo de Raúl Arévalo, que afirmaba con rotundidad que su colega acabaría dirigiendo más pronto que tarde, que era de esos actores que aprovechaba los tiempos muertos de su trabajo para curiosear aspectos técnicos y narrativos de toda índole junto con los compañeros de rodaje. Cinco años después, Tarde para la ira demuestra que ese augurio no era gratuito y que la pasión y compromiso de Arévalo con su primer trabajo como director de largometrajes es indudable.

Ya desde el inicio la película advierte de la madurez de quien está tomando decisiones tras la cámara. Su puesta en escena destaca desde el primer fotograma, buscando la asfixia visual y el ensimismamiento de sus personajes a través de primerísimos primeros planos, muchos seguimientos de espaldas, una ausencia casi total de música y la tosca textura de la película de 16mm elegida para filmar la historia. La imagen es tan asfixiante y sucia como los sentimientos de sus personajes y, en especial, su protagonista, José, encarnado por Antonio de la Torre.

tarde-1

© eOne Films

José es un tipo callado, discreto, que pasa noches en vela ante el ordenador mientras parece soñar con tener su oportunidad para meter ficha a la hermana de su mejor amigo, el dueño de un bar de barrio, que es lo más parecido que tiene a una familia. Su tímido intento de tener una relación huele a fracaso desde el inicio, ya que el marido de ella está a punto de salir de la cárcel y todo apunta, teniendo en cuenta el título, a un estallido de celos que acabará en tragedia.

Arévalo, sin embargo, se reserva una importante sorpresa que, aunque tramposa, está bien sustentada en una dirección que nos aproxima tanto al protagonista y su angustia, que no nos deja ver lo que hay tras ella. Ese cogote al que seguimos al poco de iniciar la película oculta algo más que un rostro.

tarde-2

© eOne Films

Revelada la sorpresa, la película muta en una especie de road movie improbable, violenta y seca con el ajuste de cuentas con el pasado como principal combustible. No hay complejidad aquí, pero si una verdad desasosegante que incomoda tanto como hipnotiza mientras la tensión sube con una calma chicha a ratos agotadora, pero compensada con un metraje perfectamente ajustado. 90 minutos de extrarradio y terruño teñidos de sangre que por momentos parecen tener tras la cámara a un Takeshi Kitano nacido en Carabanchel.

Hay que decir que los tráilers quizás induzcan a una idea equivocada, ya que lo que apunta a otro thriller español de última hornada, es thriller, sí, pero huye de la sofisticación estética y del ritmo ameno que ha caracterizado al género los últimos años para pasarte una lija por la cara. Tal es así, que su crudeza y sus silencios hacen la película a ratos tan hermética como su protagonista, pero siempre con la clara intención de hacer creíbles los estallidos de violencia de un tipo que es un témpano sólo en apariencia.

Tarde para la ira no es la película más cómoda que uno pueda echarse a la cara porque no quiere serlo. Quiere desesperar, tensar y anticipar la tragedia sin dar pistas de cuándo tendrá lugar ésta. Todo lo que tiene de incómoda es fruto de decisiones certeras, conscientes y efectivas, con la ventaja añadida de quien, siendo actor, sabe sacar lo mejor de un reparto excelente. Un debut de los que dan envidia sana a quien quiera dedicarse a esto.


Raúl Arévalo | Raúl Arévalo, David Pulido | Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Raúl Jiménez, Font García, Manolo Solo, Alicia Rubio | Arnau Valls Colomer | Ángel Hernández Zoido | Antón Laguna | Lucio Godoy, Vanessa Garde | Beatriz Bodegas | Beatriz Bodegas | Agosto la Película, La Canica Films, Film Factory | eOne Films |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Pablo Rodríguez Sánchez

    SPOILERS: No he entendido lo mismo.

    A ver, todo lo que dices, correcto. Excepto que Curro no es un chófer, esta más que claro que es quien apaleo a su novia hasta matarla. De ahí entiendo que mate al cuñado de Curro, que al tiempo, es su único amigo, para acto seguido volver al pueblo… Y matarla a ella y al crió incluso delante de Curro. O al propio Curro. Eso esperaba yo.

    Pero lo que hace no tiene mucho sentido a mi modo de ver. A quien realmente jode es a la pobre mujer, pero al hijo de puta de su marido no tanto: el cuñado y el tampoco son tan cercanos y da la sensación de que se acaba de escapar de algo peor.

  • Hairetikos

    La clave a tu duda se resuelve en la escena jugando al mus cuando le dice a Curro, tras ganarle un órdago “Yo no voy de farol”.
    Promete devolverle a su familia cuanda haya cumplido su venganza si Curro colabora. Así es y simplemente cumple su palabra. Al fin y al cabo bastante había pagado Curro ya cumpliendo condena por ser un mero chófer.
    Realmente Jose no siente nada por la chica. No siente nada. Vive porque le late el corazón. Quedó enterrado con su mujer ocho años atrás. Su único sentimiento es la venganza.

    Brutal la película!

  • http://krematory.com/ Krematory

    Otro al que le ha parecido una opera prima brutal. Ya quisieran muchos con carreras más extensas hacer un thriller tan seco, crudo y redondo como éste. Y Manolo Solo y Luis Callejo geniales.

    Envidia sanísima de lo que ha hecho este hombre. Así da gusto, de verdad. Menos intentar imitar a Hollywood y mirar hacia nosotros.

  • Vinnikun

    La vi el sábado y me pareció tremenda, un thriller seco y con una duración acertadísima, Antonio De La Torre y Ruth Diaz bordan el papel. Luis Callejo me gana al final, pero al principio no me creo mucho su personaje.

  • Expialidoso

    Pero muchas ganas de verla. Ya hubiera querido ir el fin de semana pasado pero me fue imposible. De este no pasa.

  • jacks_brain

    muchas ganas

  • CHEWUACA

    Este tio tiene pinta que va a ser un grande

  • Raqueta Malvada De Tenis

    Hoy voy a verla

  • Central Perk

    Mención especial al trabajazo de Luis Callejo y de Manolo Solo. Éste último lo hace tan de puta madre que acabó la película y tardé un buen rato en darme cuenta de qué personaje era él.

  • Pablo Rodríguez Sánchez

    La he visto hoy. Cojonuda, con un pero: SPOILERS, porque vamos, quiero comentar algo específico (aunque no entraré en detalles).

    Pues eso, que me ha parecido magnífica… Hasta llegar al final. Hay algo que me descoloca en el climax, en la última escena. Sencillamente me parece diseñado para desconcertar, porque no logro ver que funcione ni encaje. El protagonista pasa de realizar un acto sumamente brutal a alguien inocente, pero además, desapegado del grueso narrativo del relato, a simplemente irse y dejar a quien debía castigar y a quien podía matar para hacer dañar a su enemigo. Me desconcierta, la verdad, no acabo de entenderlo muy bien.

    Quitando eso, en todo lo demás, portentosa. Lo asfixiante que destacas en la crítica, es que es arrollador: te oprime, con encuadres cerrados, con primeros planos de rostros inexpresivos a punto de estallar. El trío principal está magnífico, y sus dos o tres picos de tensión son absolutamente sublimes. De lo mejor que he visto en muchísimo tiempo.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast