Reportajes

El camino al Oscar de ‘La La Land’ de Damien Chazelle

Iniciamos en Las Horas Perdidas una nueva temporada de “Camino al Oscar. For Your Consideration” con el objetivo de presentar aquellos títulos que aspiran a estar presentes en la carrera de premios que se dará comienzo el próximo mes de diciembre y que finalizará el 26 de febrero en la 89ª edición de los Oscars.

Si la carrera del pasado año estuvo dominada por Spotlight de Tom McCarthy, que se alzó con el Oscar a la mejor película, y por la presencia de una producción tan ajena a los premios como fue Mad Max: Furia en la carretera de George Miller, la de este año está marcada claramente por La La Land de Damien Chazelle, que ya ha adquirido el status de acontecimiento cinematográfico tras sus exitosas presentaciones en Venecia y Toronto. Es difícil encontrar un film que esté a la altura de dicho fenómeno, por lo menos entre los que ya se han podido ver. Por ejemplo, se esperaba con especial ilusión Billy Lynn’s Long Haltime Walk pero la nueva película de Ang Lee ha funcionado de una manera decepcionante en el festival de Nueva York, y sus opciones han bajado en picado al igual que las de El nacimiento de una nación de Nate Parker que pasó de ser la primera candidata a todo de este año, su triunfal presentación en Sundance coincidió con la explosión del #Oscarsowhite, a ser una víctima del backlash debido al pasado de sus principales artífices. Precisamente con La La Land arrancamos el repaso de este año.

© Universal Pictures International Spain

© Universal Pictures International Spain

La tercera película de Damien Chazelle es un homenaje al cine musical clásico ambientado en la ciudad de Los Ángeles de nuestros días. Los protagonistas son Mia y Sebastian, que inician una relación mientras aspiran a convertir sus sueños en realidad, ella es una aspirante a actriz que trabaja como camarera, y él es un pianista de jazz que desea tener su propio club. La pareja pronto verá que sus metas pueden ser incompatibles con el amor.

El acontecimiento

Gracias a Whiplash la crítica se quedó embelesada ante el talento de Damien Chazelle. El film que fue premiado en la edición de Sundance del 2014 contó con el respaldo de Sony Pictures Classics y se alzó con tres Oscars, entre ellos el de mejor actor de reparto para J.K. Simmons. El éxito cosechado le permitió al director desarrollar un proyecto que había escrito con anterioridad en donde homenajeaba al cine musical y a la ciudad de Los Ángeles, sus referentes son Un americano en París de Vincente Minnelli, Los paraguas de Cherburgo de Jacques Demy o New York, New York de Martin Scorsese. Contó con el respaldo de Lionsgate y con Ryan Gosling y Emma Stone como principales protagonistas. En un primer momento se negoció con Miles Teller (protagonista de Whiplash) y Emma Watson, el primero quería más dinero y la segunda prefirió rodar la nueva versión de La bella y la bestia. Su presupuesto está estimado en los 20 millones de dólares y se rodó durante el verano del año pasado. El reparto lo completan J.K. Simmons, Finn Wittrock, Tom Everett Scott, Rosemarie DeWitt y Meagen Fay. Chazelle ha vuelto a confiar en Justin Hurwitz, su compañero de clase en la Universidad de Harvard, para que se encargase de la música, y las letras de las canciones son obra de Pasek &Paul, compositores procedentes de la escena de Broadway.

La película fue seleccionada para abrir el festival de Venecia y al certamen llegó con una gran expectación ya que los avances no podían ser más hermosos, tan bonitos que probablemente hayan dejado embarazado a alguien, y no defraudó en absoluto. La crítica cayó rendida ante esta propuesta de Chazelle, que ofrece un espectáculo que las nuevas generaciones no han podido disfrutar en la gran pantalla y que confirma a Emma Stone como una de las grandes estrellas del cine actual, al ser una sabia conjunción de talento, presencia y carisma, Ryan Gosling también fue alabado pero quedó varios peldaños por debajo de su compañera de reparto. El jurado presidido por Sam Mendes le concedió a la actriz la Copa Volpi.

© GettyImages

© GettyImages

Si la recepción en Europa fue excelente (recientemente se vio en el festival de Londres) la cosechada en los Estados Unidos ha sido aún superior. Fue muy aplaudida en Telluride y en Toronto terminó llevándose el premio del público, era una de las grandes candidatas al galardón ya que hubo varios aplausos durante la proyección, especialmente tras el número musical de apertura.

La La Land se estrenará en los Estados Unidos el 9 de diciembre. De momento su valoración es de 96% en Rotten Tomatoes y de 90 en Metacritic. La crítica destaca que Chazelle ha conseguido hacer un film plagado de magia y también de melancolía en donde habla de la importancia de los sueños. Y además de las interpretaciones de Emma Stone y Ryan Gosling, en su tercera colaboración tras Crazy, Stupid Love y Gangster Squad, se ha alabado a nivel visual gracias a la dirección de fotografía de Linus Sandgren, habitual de David O.Russell, y el diseño de producción de David Wasco, colaborador de Quentin Tarantino.

Opciones en los Oscars

Ahora mismo La La Land se ha convertido en el rival a batir de esta edición. Tiene el aura de película especial y además se ha convertido en un fenómeno, y el resto de aspirantes lo tienen francamente difícil para captar la atención. El mismo Tom Hanks en plena promoción de Sully no dudó en alabar las excelencias del film de Chazelle y aseguró que si la película no triunfa en un tiempo como este en el que no se ven propuestas originales el cine de Hollywood estaría condenado. Su caso es equiparable con el de The Artist de Michel Hazanavicius, que era la aspirante más original de la carrera al Oscar del 2012, un film en blanco y negro y mudo que hablaba precisamente de la transición al cine sonoro, aunque este título terminó siendo odiado por su campaña mediática y porque era una anécdota del festival de Cannes que terminó inflándose. Es difícil prever que La La Land termine siendo sepultada por esta tendencia de odiar a lo que consigue éxito.

En la categoría de mejor dirección sucede algo bastante similar con Damien Chazelle, a falta de ver lo que pueden ofrecer otros aspirantes entre ellos Martin Scorsese con Silence. El director de tan solo 31 años se quedó a las puertas de la candidatura por Whiplash y por su exhibición en La La Land es el máximo favorito a ocupar una plaza en el quinteto. Emma Stone también es una de las que dominan el difícil apartado de mejor actriz, porque la edición de este año es especialmente apretada. Más complicado lo tiene Ryan Gosling, no porque el apartado de mejor actor tenga muchos aspirantes sino porque se ha visto totalmente devorado por el torrente de la Stone, puede entrar si se ve beneficiado por el efecto arrastre si el film llega a conquistar a los académicos.

Las aspiraciones de La La Land son las de conseguir las candidaturas de mejor película, dirección, mejor actor (Ryan Gosling), mejor actriz (Emma Stone), mejor montaje, mejor fotografía, mejor sonido, mejor diseño de producción, mejor vestuario y mejor canción.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Andrius

    Más quisiera Spotlight parecerse a Zodiac.

  • jacks_brain

    es que sí que me refería a prejuicios. Pero no quería usar esa palabra porque últimamente parece más un insulto que el significado en sí de “pre-juicio” o juicio previo.

    “se vendió como peli denuncia y no denuncia una mierda”, a esto me refiero con pre-juicio, a entrar en la sala de cine con una idea de lo que queremos ver, ya sea debido a nuestro gustos personales o a una engañosa campaña publicitaria. Pero bueno, está claro que en esto no vamos a coincidir. Tampoco pasa nada, dio bastante de sí la conversación.

    Un saludo!

  • GoldenEyeEDD

    Excelente, mil gracias. Será menor la espera.

  • Greboada

    Pues precisamente en la última, Two Nices Guys, hace de perdedor simpático pero patoso. Y lo clava.

  • Joe Bueno

    Dices juicios previos como si te refirieras a prejuicios y estas completamente equivocado, no fue mi caso, ne tenía espectativa alguna. Digo oportunidad perdida por la posibilidad de explorar esos temas sobre los que se pasa de puntillas (por temor o autocensura) y se pierde la oportunidad de ser incisivo. Tu enfoque de peli sobre curas pedrastas PERO en realidad centrada en la investigación es errónea ya que se vendió como peli denuncia y no denuncia una mierda. La cámara teme enfocar EL TEMA y se enreda en una absurda búsqueda periodística sin gancho ni punch. Zodiac le da como 100 mil vueltas en todo. Lástima que quede esa mediocre cinta como el ejemplo a seguir.

  • jacks_brain

    pero es que decir que algo fue una oportunidad perdida no es más que decir que tenías otras espectativas para tal o cual película/producto.
    A lo que voy es que estás bajándole el valor que le das a la película porque necesitas o quieres una peli de denuncia. Cuando creo que en ambos casos nadie quería hacer una película denuncia principalmente sino tratar otros temas también.

    Y Zodiac la mento porque me parece que son muy similares en que ambas tratan sobre el proceso de investigación periodístico de un tema. En ningún momento he dicho que tengan la misma calidad ni estén a la misma altura (tampoco es que se me caigan a mí los anillos con Spotlight la verdad).

    En fin, a lo que voy es que puede no gustarte ninguna de las dos películas, pero siempre es mejor cuando quitamos los juicios previos de valor o las expectativas.

    Un saludo

  • Joe Bueno

    Son oportunidades perdidas. Esos pocos segundos en que la peli de Scorsese intenta mostrar a la sociedad que adora el éxito financiero a cualquier precio, no compensan el hecho que es Dicaprio, una mega estrella famosa, el que sirve durante todo el metraje como vehiculo para endiosar como figura mítica al timador hijoputa, e incluso en esa última escena él está por encima del resto de mortales, que parecen una panda de animales asustados.

    La comparación con Zodiac es gratuita, Fincher habla de la obsesión con maestría, Spotlight se queda en telefilm sin gancho, tan falto de ganas que se lo podrían haber ahorrado, lástima que además se premie porque nubla todavía mas la percepción como peli fallida.

  • jacks_brain

    No coincido para nada en tu visión de Spotlight y El lobo.

    Sí, ambas podrían ser más crudas o más pelis-denuncia. Pero eso no las tendría porqué convertir en buenas o mejores películas. Ahí tienes los infinitos documentales o especiales de cualquier cadena de TV sobre la crisis, y por mucha denuncia fina o de trazo grueso que hagan eso no los convierte en mejor documental.

    Luego está el hecho de que a Spotlight lo que le interesa contar es una historia periodística, y como tal se centra en el proceso de investigación , los entresijos del periódico… es como Zodiac en ese aspecto. No tanto el asesino o los asesinatos, como las consecuencias de la gente que se obsesiona con el tema.

    Y El lobo, concuerdo en que es una fiesta y despiporre, pero para mi la última escena es un ZASCA de cuidado a toda la socieda y a los que nos lo hemos pasado teta con la película. Básicamente en el útimo plano Scorsese nos dice (o me lo dice a mi, al menos), que SOMOS una sociedad de ignorantes que queremos ser todos ladrones y estafadores. Que adoramos a los lobos como Belfort y nos quedamos embelesados con sus métodos. Todos queremos robar a expuertas e ir hasta arriba de coca en realidad. Porque no es el sistema el que funciona mal (que también), no es (solo) culpa de los bancos, del FMI o de la Merkel, sino la necesidad humana de triunfar a costa de cualquier precio.

    https://www.youtube.com/watch?v=YmfPT47awUg

    Si eso no es zasca, no sé que es.

  • Joe Bueno

    No le veo mucha diferencia, siempre es Gosling haciendo de tio que va sobrado de todo, Half Nelson no la he visto pero hace de profe (veo) y ¿de verdad tiene que seguir actuando como un chuloputas perdonavidas? Por dios.

    http://www.asset1.net/tv/pictures/movie/half-nelson-2006/half-nelson-DI-01.jpg

  • Joe Bueno

    Spotlight esquivó tanto el tema que parece una peli sobre otra cosa, demasiado políticamente correcta en todo, pasa de puntillas sobre el tema, casi parece un mea culpa financiado por la Iglésia Católica para hacer borrón de la mala imagen público que el tema les ha dado, recordemos: violaciones de niños por parte de miembros del clero. Pero bueno, es el signo de estos tiempos políticamente correctos en que se evita ofender. 12 años de esclavitud era igualmente floja en cuanto a documentar las putadas que soportaron los afroamericanos, y El lobo de Wall Street se queda en una fiesta un poco desmadrada en vez de retratar a la panda de hijosdeputa desalmados ultracapitalistas que pulula por allí. Son temas que merecen mayor crudeza, no confundir con sensacionalismo, el peligro es caer en lo naïf que es lo que le sucede al cine contemporáneo, infantilizado y aletargado en exceso. Es lo mismo cuando la gente critica la violencia gráfica respecto a las armas de fuego en el cine, evitar mostrar lo que un arma de fuego es capaz de producir en un cuerpo humano solo beneficia a los fabricantes y sus ventas ya que así no parecen tan dañinas y todo se centra en su aura de poder y su estética sexy. Aplíquese a todo lo demás.

    http://www.imfdb.org/images/b/b4/Jackie_Brown_-gwlg-TEC-9-1.jpg

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast