Críticas

Múltiple

Si alguien estaba deseando el gran retorno de Shyamalan, Múltiple es lo más cercano a eso. ¿Significa eso que estamos ante un título al nivel de sus dos obras más populares? Personalmente creo que no, pero vuelve a estructuras conocidas en él, o más bien, vuelve a hacerlas más visibles y con más sentido que nunca.

Shyamalan es un maestro de la estructura en espiral de una historia, esa en la que el protagonista consigue aceptar su realidad inicial porque, volviendo a ella por necesidad, al fin ésta cobra sentido. Algo muy parecido a las propias sensaciones que generan sus películas en sus primeros y segundos visionados, donde las expectativas y la conciencia del relato altera totalmente su disfrute, casi siempre para bien.

Cierto que a veces en sus películas las costuras son muy obvias, pero juraría que, a estas alturas, es algo premeditado, igual que lo era el subrayado del relato de La joven del agua con el cuento que servía de guía a los protagonistas. Múltiple redunda en ese esquema, que nunca ha abandonado el director, pero amplificándolo y dando un nuevo sentido, no sólo a sus personajes, sino a la propia naturaleza del relato que nos trae en esta ocasión.

multiple 1

© Universal Pictures

En Múltiple, Shyamalan no pierde un instante en ir al grano y la película arranca prácticamente en pleno meollo, el secuestro de tres chicas por parte de un tipo con un trastorno de personalidad múltiple. A partir de aquí la historia se construye en dos tramas paralelas: por un lado la de las chicas secuestradas, especialmente la solitaria Casey, y la de la terapeuta del secuestrador, que desconoce lo que ha hecho pero que se huele desde el inicio que algo raro ha ocurrido al alterar éste la rutina de sus sesiones.

Así tenemos dos historias del gato y el ratón que nunca bajan el ritmo, cuyos acontecimientos se precipitan en una suerte de cuenta atrás, que animan a estar atentos a las distintas pistas que van surgiendo y, sobre todo, ofrecen un notable manejo de la tensión en cada escena en la que McAvoy tiene protagonismo, ya que cada una de sus personalidades mostradas en pantalla resulta relevante para el relato. Un McAvoy que hace un trabajo fascinante y que es el gran espectáculo de la película.

Sin embargo me pasa con esta película lo que me ha pasado en los primeros visionados de muchas de sus películas, que en un inicio me dejan frío porque la mitología que construye, en un contexto presuntamente realista, exige al espectador que levante la mano en temas de verosimilitud del relato. Pero me temo que, como con esas otras películas, una vez conocida la historia, los siguientes visionados ganan enteros con facilidad, ya que todas esas aristas relativas a la suspensión de incredulidad desaparecen por constituir precisamente los elementos que dotan de sentido a la película, probablemente más en ésta que en ninguna de las anteriores. Es algo que su apoteósico epílogo, de los mejores que he visto en mucho tiempo, hará evidente a todos aquellos que la vean.

multiple 2

© Universal Pictures

Cabe destacar, además, que tras un falso documental como La visita, la vuelta a la narrativa visual plenamente ficcionada le sienta muy bien a esta película que vuelve a ser una muestra de esa dirección de Shyamalan en la que menos es más y en la que cada movimiento de cámara tiene sentido e intención propio. Es un gusto poder ver a un director mainstream alejarse de la tendencia generalizada de los rodajes multicámara y los montajes extremadamente picados. Guiar bien al espectador en vez de aturullarlo con estímulos visuales es algo especialmente eficaz tanto para el manejo del suspense como para la construcción del drama de cada escena.

Volviendo a las expectativas que siempre giran en torno a este director, y en comparación con un cine de Hollywood tendiente a la complacencia más que a la sorpresa, es muy probable que Múltiple sea, a la vez, la película que más y menos deseábamos ver de su director. Es justo esa naturaleza múltiple, valga la redundancia, la que hace que merezca la pena pagar la entrada.


M. Night Shyamalan | M. Night Shyamalan | James McAvoy, Anya Taylor-Joy, Haley Lu Richardson, Jessica Sula, Brad William Henke, Betty Buckley, Sebastian Arcelus | Mike Gioulakis | Luke Franco Ciarrocchi | Mara LePere-Schloop | West Dylan Thordson | Marc Bienstock, Jason Blum, M. Night Shyamalan | Kevin Scott Frakes, Buddy Patrick, Ashwin Rajan, Steven Schneider | Blinding Edge Pictures, Blumhouse Productions | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Belmondo

    No es una cuestión de entender, es una cuestión de que parece que no sabes que significa la palabra “objetividad”.

    Objetividad no es igual a conocimiento. Objetividad es intentar aportar un punto de vista desvinculado de tu opinión personal. Lo mismo coincide, lo mismo no. Cómo ya te he dicho, una opción es decir que la opinión generalizada de la crítica coincidía en que no era una gran película. O incluso explayarte en criterios técnicos: fallos de guión, de montaje, etc… Y eso tampoco significará que seas objetiva, aunque al menos lo intentarás.

    Pero decir que una peli es un tostón objetivamente porque tú lo dices, es cómo si yo digo que el blanco es muy negro. Literariamente se conoce eso como una antítesis.

    Tu opinión será tan objetiva en la medida que des argumentos objetivos. Si un crítico dice que le aburrió sera igual de objetivo que tú, es decir, nada de nada. Si un crítico expone argumentos más o menos despersonalizados, pues será más objetivo que tú.

    Te puedes reafirmar en tu opinión de las otras pelis todo lo que quieras. Pero es tu opinión subjetiva. Por lo menos la que has planteado hasta ahora.

  • Mariam Eme Ge

    Tal vez no es lo suficientemente obvio, pero considero mi opinión objetiva. Asumo que no lo entendáis. O tal vez es una cuestión absurda con la que dar vueltas en un bucle infinito.
    Mi opinión sobre cine es objetiva, sobre informática es objetiva, sobre bonsais (que no me dedico a ello) completamente subjetivo.
    No obstante si que es cierto que no tenéis pq saber a q me dedico ni pq puedo afirmar como hago que “La Joven de la Perla” es mala.
    De hecho es tan objetiva mi opinión como la de cualquier crítico/a de cine.

    Me reafirmo en mi opinión sobre las otras dos pelis.

    Ni David Lynch en sus entrevistas o libro puede evitar que la peli a la que me refiero resulte algo diferente a una entelequia sin sentido per se.

Críticas

la torre oscura

Ya está hecha. A otra cosa.

v1.bjsxNjE0NjE1O2o7MTc0MzM7MTIwMDsyMDQ4Ozg1OA 1200×502

Muchas de cal, una gorda de arena (por Doctor Diablo)

dunkerque

La guerra sensorial.

apesposter.jpg 800×1185

Destrucción mutua asegurada.

baby driver 1200 1200 675 675 crop 000000.jpg 1200×675

Más chasis que motor. (Por Doctor Diablo)

Twitter

Podcast