Críticas

I Am Not Your Negro

I Am Not Your Negro es un proyecto peculiar. El origen del documental nos obliga a remontarnos a 1987, año en el que James Baldwin (reconocido escritor estadounidense) fallece a los 63 años. Baldwin deja inconclusa la escritura de un libro que contenía recuerdos y anécdotas personales sobre las vidas y asesinatos de tres amigos suyos: Martin Luther King, Malcolm X y Medgar Evers. Dicho texto (treinta páginas para ser exactos) llega a las manos del cineasta haitiano Raoul Peck, quien decide convertirlo en un documental con extractos de películas, noticiarios y fotos de archivo para complementar la lectura de dichas páginas con la voz en off de un solemne y elegante Samuel L. Jackson. Y asistimos a uno de los retratos más poderosos de la comunidad negra en los Estados Unidos, y un alegato contra el racismo más arraigado de un país salpicado por la sangre de la intolerancia y la desigualdad racial.

James Baldwin y Medgar Evers

James Baldwin y Medgar Evers

Raoul Peck tiene una empresa compleja, ya que las treinta páginas escritas por James Baldwin condensan numerosos eventos destacados de la historia reciente estadounidense y dichos eventos son, a su vez, enfatizados por fragmentos de entrevistas al propio Baldwin. Existían diversas formas de acercarse a este material; ninguna de ellas era sencilla. Creo que Peck opta por un acercamiento acertado, ya que nos introduce en la historia con ritmo, agilidad y un montaje que nos acribilla con información pertinente para los segmentos más dramáticos y apasionados. Sin embargo, sabe que el contexto es crucial para crear una imagen certera en la mente del espectador, así que los saltos en el tiempo se encadenan de forma ordenada, provocando gran impacto. Desde las palabras de Bobby Kennedy sobre un posible presidente negro, hasta una breve imagen de Barack y Michelle Obama, pasando por una sonora bofetada verbal de James Baldwin con precisión de cirujano.

Porque James Baldwin es una figura absolutamente fascinante. El escritor y activista afroamericano es capaz de dibujar con claridad abrumadora la situación de un país incapaz de asumir realidades sociopolíticas, y destruye cualquier argumentación defensiva con una prosa verbal tan hermosa como irrebatible. Hay una escena perteneciente a una entrevista en un ‘late show’ norteamericano en la que James Baldwin DESINTEGRA la participación de un orador corto de miras con una respuesta que me puso al borde del asiento. Estuve a punto de levantarme para aplaudir, una sensación que rara vez he experimentado en una sala de cine.

Mi único problema con la película, y se trata de un mal menor, es su ambición por morder más de lo que (quizás) puede masticar. Hay tanto contenido en este documental que resulta imposible encontrar un equilibrio que permita analizar en profundidad todas las partes que se encontraban en pleno movimiento durante los años 60 en los Estados Unidos. Existen demasiadas figuras de importancia que son perfiladas en el largometraje, y no todas ellas poseen el suficiente material para que el espectador entienda el rol que desempeñaron durante este periodo. Habría preferido dos caminos alternativos: o bien una aproximación menos ambiciosa pero más concentrada en figuras específicas (James Baldwin da para película él solito), o una duración mayor (¿miniserie?) que dedique el tiempo necesario a enlazar las historias de estas trascendentales vidas.

Sin embargo, I Am Not Your Negro es un relato apasionante de un momento crucial de la historia estadounidense, liderado por la figura de un pletórico James Baldwin, quien usa el lenguaje como arma arrojadiza y cuyas intervenciones en la cinta suponen un chute de adrenalina y verdades incómodas que consiguen sacar del letargo al mayor de los ciegos: aquel que no quiere ver.


Raoul Peck | Raoul Peck, basado en los textos de James Baldwin | Samuel L. Jackson (Narrador) | Alexei Aigui | Henry Adebonojo , Bill Ross, Turner Ross | Alexandra Strauss | Rémi Grellety, Hébert Peck, Raoul Peck | Audrey Rosenberg, Amy Shatsky-Gambrill | Velvet Film | Karma Films |
  • Esteban Delgado Urrego
  • rafaelgg

    A lo mejor porque el ser humano suele considerar más legítimo y honesto cometer los pecados cometidos en su casa y no en casa del vecino. Dicho de otra manera, yo como occidental que soy estoy más legitimado que nadie para denunciar el racismo y la esclavitud en occidente por mis congéneres y antepasados, sobre todo porque me pilla más de cerca y lo puede retratar de forma más certera y porque es mi obligación como ser humano ser consciente y ayudar a la sociedad a la que pertenezco a evitar que eso suceda.
    Por otra parte te autocalificas de no racista, pero cuando hablas del genocidio nazi siempre asocias el término “judio” a “usura”, practicamente equiparándolos(Tal y como hacian los nazis para justificar su violencia genocida) demostrando así un prejuicio enorme, curiosamente al mismo tiempo que te indignas ante la posibilidad de que se haga una asociación del mismo tiempo “blanco”=”esclavistas” y mientras en tu retrato de una raza los términos “judio”/”usura” van de la mano para tí sin matices en el caso de los “blancos”/”esclavistas” tu actitud e “bueno tampoco es para tanto no exageremos…….más te valdría mirar tus propios pecados en lugar de supuestos pecados ajenos.
    Por otra parte se ve a la legua tus filias políticas a tenor del mal indisimulado desprecio hacia la ideología de caracter progresista y quienes se alinean con ella, a los que siempre defines como “victimistas”, “deformadores de la realidad”, “demagogos”, “mal informados”,”hipócritas”, “de doble rasero” o “tendencia a la autofustigación”….vamos a un paso de tildarlos de “seres inferiores” o “escoria”……..pero en fin que le vamos a ser, no todo el mundo en la sociedad puede ser tan exceslso como para pertenecer a tu amada derecha, monopolizadora de todas las virtudes del ser humano.

Críticas

dunkerque

La guerra sensorial.

apesposter.jpg 800×1185

Destrucción mutua asegurada.

baby driver 1200 1200 675 675 crop 000000.jpg 1200×675

Más chasis que motor. (Por Doctor Diablo)

atnight

Otro cuento sobre los efectos del miedo.

colossal

El monstruo depresivo.

Twitter

Podcast