Noticias

Cannes 2017 (4ª jornada): Ruben Östlund divide con ‘The Square’

Okja de Bong Joon-ho revolucionó ayer La Croisette. El film tuvo una presentación marcada por la polémica, por ser la primera producción de Netflix a concurso, y la penúltima ya que a partir del próximo año no pueden participar, por los errores en su proyección y por la respuesta a las palabras de Pedro Almodóvar durante la jornada inaugural, que luego él se encargó de matizar. Más allá de la batalla entre los modelos de exhibición la película de Bong Joon-hoo ha tenido una gran acogida, y se ha convertido en una de las principales protagonistas de lo que llevamos de edición. Veremos qué sucede el próximo domingo cuando se dé a conocer el palmarés.

© GettyImages

© GettyImages

Hoy se han presentado 120 battements par minute de Robin Campillo y The Square de Ruben Östlund.

Con Fuerza mayor el sueco Ruben Östlund se alzó hace tres años con el premio del jurado de Una cierta mirada y el film tuvo un gran recorrido internacional, de hecho se quedó a las puertas de la nominación al Oscar. Con The Square debuta en la sección oficial y rueda su primera película en inglés amparándose de un reparto encabezado por Claes Bang, y le acompañan la gran Elisabeth Moss, Dominic West, Terry Notary y Christopher Laesso. Östlund habla del postureo del arte contemporáneo a través del director de un museo que carece del presupuesto de sus grandes rivales internacionales y que está preparando una exposición que se llama La Plaza en donde se fomentan los valores humanos, pero los métodos para dar a conocer el evento generan malestar en el público. La cinta ha tenido una acogida desigual, algunos la consideran una sátira retorcida e hilarante sobre el mundo del arte contemporáneo en donde no se sabe muy bien dónde está la línea entre el arte, valga la redundancia, y la tomadura de pelo, y los que creen que Östlund ha hecho precisamente eso, creerse más listo que nadie.

© GettyImages

© GettyImages

Robin Campillo es el guionista de La clase película que dirigió Laurent Cantet y que se alzó por unanimidad con la Palma de Oro en el año 2008. Ahora como director realiza su primer intento de alzarse con el preciado galardón con 120 battements par minute en donde se centra en el Act-Up Paris, la asociación de activistas fundada en el año 1989 que luchó para dar visibilidad a la enfermedad del SIDA. Campillo, que forma parte de dicha organización, habla del activismo para que no seamos indiferentes y de cómo viven la enfermedad sus protagonistas. El film ha calado hondo en su presentación no solo a nivel cinematográfico y es fácil aventurar que tenemos realmente a la primera gran candidata a estar en el palmarés.

© GettyImages

© GettyImages

Mañana se presentarán a concurso The Meyerowitz Stories de Noah Baumbach y Le redoutable de Michel Hazanavicius, cuyo primer pase ha tenido que ser desalojado porque en la sala Debussy se encontró una mochila sospechosa, afortunadamente todo ha quedado en un susto.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • David RL

    Belmondo, déjalo, que el tío no lee. ”Porque la pantalla no puede crecer si no crece el salón”, y respuestas del estilo. U otras como que mientras algunas pelis recauden 1.000 millones seguirá habiendo cine. Claro, claro; si tu argumento es ese cojonudo: ¿y el resto de año las salas de cine cierran y abren solo para proyectar esas 3 o 4 pelis al año?

    Yo no quiero ser tan radical y lo vuelvo a decir: netflix no está aquí para acabar con las salas de cine. Estas continuarán (esperemos que un buen tiempo) para dar cabida a cierto tipo de cine, pero hay un tipo de cine (clase media) que se estaba quedando sin espacio (porque las pequeñas producciones ya saben dónde tienen cabida: pequeñas plataformas VOD, festivales… y ya). Y esa clase media son muchísimas pelis de primer nivel artístico. No es casualidad ver los nombres a los que netflix está produciendo ya sus pelis. Algunos de ellos todavía encontrarán espacio en cines, pero incluso un scorsese se casca ‘silencio’ y nadie va a verla al cine.

    Netflix (y vendrán más: amazon, etc) asegura que muchos de estos creadores tendrán financiadores y tendrán público. Y ya digo: el modelo se extenderá, no lo hará solo netflix, y esto es una garantía feliz. Y tranquis, antes se podrán ver en festivales, donde podremos verlas en pantallas grandes. Yo prefiero que se siga haciendo tooooodo ese cine aunque la tenga que ver en casa a que por falta de público la cuota baje y se haga el 10% de todo ese cine y el resto no llegue a hacerse porque ya nadie se anima a financiar ante el riesgo de que en salas no haya manera de rentabilizarlo.

    Ahora, que la gran movida es que mi salón no puede crecer…

  • SkullBoy

    En aquella época Carpenter no tenía contrato con nadie (menos con una cadena de TV) y buscaba la financiación de sus -modestas- pelis de una en una. Halloween la había rodado el año anterior con un presu de doscientos y pico mil dólares. La propuesta de hacer un biopic de Elvis con Kurt Russell de prota y 2kilos de la época a su disposición debió parecerle algo irrechazable. Insisto, no fue el cutre-telefilm que piensas que fue.

  • SkullBoy

    El telefilm de Carpenter costó 2millones y pico de dólares de la época. Ese mismo año Mad Max tuvo un presupuesto de 300.000$. NO eran cuatro duros. Y NO era ninguna excepción, los telefilms han sido siempre una parte importante de la producción de las cadenas de TV (y no creo que Kurt Russell estuviese “acabado” en 1979, precisamente).

    No niego que estas plataformas TENGAN futuro, pero al decir SON el futuro das a entender que se van a convertir en el canal principal (el nº1 en cifras) en distribución de contenidos, y lo siento pero NO.

    Ese “determinado perfil de producciones” para el que dices que quedarán las salas de cine es precisamente el de los megablockbusters, por lo que es prácticamente imposible que vayan a menos.

    Unos días me río más que otros, pero sí… tienes razón.
    Un saludo.

  • manuwar

    Ya te digo que la calidad del cine tiene potencial de mejorar.
    Ahora mismo, cada vez que en una peli la cámara hace un travelling, todo se vuelve un borrón en el que no se distingue una caraja. Igual que en la tele, vamos.
    Pero el otro día, creo que fue en La Sexta, pusieron una copia de John Wick que era claramente de blu-ray, por la fluidez de imagen. La cámara podía dar todas las vueltas que le diese la gana que no perdí un solo detalle.

    Ignoro completamente porque en 2017 en los cines no puedo tener eso y tengo que tomarme una biodramina cada vez que la cámara hace un barrido.

  • Belmondo

    Pues parece que va a llover, porque hace un poco de bochorno.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast