Críticas

Dunkerque

Para evitar suspicacias de partida, que con Nolan parece que la cosa está ya nivel Madrid-Barça, aviso que es un director que cuando me gusta, me entusiasma y es de los directores que más me interesan actualmente. Hecha esta aclaración, que debería ser innecesaria, porque esto no va de bandos, vayamos al tema.

Si alguien esperaba ver en Dunkerque una película bélica al uso, no es lo que va a encontrar. Nolan, dentro de cierta grandilocuencia a la que nos tiene acostumbrados, también se ha caracterizado por imprimir a varias de sus películas un juego estructural que nace desde el mismo guión. Lo hemos visto en la narrativa inversa de Memento, en el juego de muñecas rusas de Origen o en las distintas escalas de tiempo manejadas en Interstellar de forma paralela. Una estructura vinculada a la propia percepción del mundo que tienen sus protagonistas, otra de las características de su filmografía, condicionando radicalmente el mapa emocional del relato.

En Dunkerque vuelve a haber un juego estructural, donde se entremezclan tres historias que ocurren en un mismo lugar pero a escalas temporales y “campos de batalla” distintos: Una historia a pie de playa, durante una semana, siguiendo a unos soldados rasos; otra en el mar, inmersos en un barco civil de los tantos que acuden a rescatar a sus soldados; y otra en el aire, abordo de un caza Spitfire británico. Sin embargo, a diferencia de películas anteriores, Nolan se distancia mucho de sus personajes, más simbólicos que reales, para crear, probablemente, algo más cercano a una experiencia inmersiva y simbólica que una historia de personajes. Esto puede no ser plato del gusto de todos (y me incluyo en ello).

READY PLAYER ONE

Las tres historias de Dunkerque están configuradas y entrelazadas para potenciar el suspense y acabar convergiendo en un mismo instante. Una forma de resaltar la idea que engloba toda la película, y es la de que el milagro de Dunkerque, que permitió rescatar a cerca de 400.000 soldados británicos que parecían destinados a ser pasto de los alemanes, sólo fue posible gracias a la suma de muchos esfuerzos individuales. Y todo esto a nivel simbólico y como dato funciona muy bien. El inconveniente viene si, como espectadores, buscamos además un vínculo emocional.

A veces, hablar de emociones y personajes parece que significa virar irremediablemente al drama como género. Pero no es así. Nolan, que siempre ha transitado en distintas variantes del thriller, ha sido siempre muy minucioso en la construcción de personajes, en su evolución dramática y en los vínculos que existen entre ellos. Y esta película, que es, según sus propias palabras, un thriller, renuncia deliberadamente a ello.

Más allá de querer mostrar los distintos frentes (terrestre, marino y aéreo) en los que se disputaba ese momento histórico, parece poner el foco en personajes al azar que le interesan a nivel simbólico, no dramático. Todos son representaciones del valor, del sacrificio, del miedo o la incertidumbre como concepto, como ideas inherentes a la guerra. No hay matices particulares, rasgos personales o una evolución. Tampoco encontramos antagonistas en lo que parece una decisión totalmente premeditada de no mostrar un solo soldado nazi en pantalla. De nuevo un concepto, una amenaza apenas reducida a 4 aviones y algo de artillería. Incluso los personajes que tienen más “materia” para agarrarse al corazoncito del espectador acaban sometidos a la idea global del relato antes que a su propio sacrificio personal. Una idea de esfuerzo y sacrificio colectivo que en esos momentos puede tambalearse al dejar a alguno de sus personajes demasiado vendido al bien común, estableciendo una fina línea entre el estoicismo y la insensibilidad.

Así, el único anclaje que Nolan ofrece al espectador responde casi exclusivamente a lo sensorial. Es un “all in” con el realismo del momento como única carta en su mano, hermanando la película con cintas como Black Hawk Derribado antes que con otras, a priori más cercanas, como Salvar al Soldado Ryan. Aquí es donde el director saca la artillería pesada, en sentido figurado y literal. Nolan ha procurado que, siempre que fuera posible, todo lo que vemos en pantalla fuese real: aviones, barcos, figurantes, etc. Reforzando esa experiencia desde el brutal trabajo sonoro y la omnipresente y estupenda banda sonora de Hans Zimmer, que sólo flaquea cuando la película decide, por vez primera y en su desenlace, jugar a lo que no ha querido ser en ningún instante, un relato emotivo.

dunkerque 2

Desde luego, como espectador, uno puede comprar o no las intenciones del director con respecto a su obra, pero ha de respetarlas siempre que cumpla con las mismas. Nolan quería una película en la que se palpara la sensación de estar en el campo de batalla y su logro en ese ámbito es innegable. Sin embargo, si uno le pide algo más a una película de este tipo, una aproximación más humana, lo más probable es que se quede con hambre.

En este último aspecto y como apunte personal, creo que, si bien todo ese apartado sensorial refuerza la idea purista que Nolan tiene del cine como espectáculo rodado en celuloide y proyectado en una sala con pantallón (negando la etiqueta de “cine” a otras formas de grabación y exhibición), resulta contradictorio que uno de los principales elementos que hacen del cine algo maravilloso, el apartado dramático y emocional, haya quedado relegado, por vez primera en su filmografía y de forma tan brutal, a un segundo plano.


Christopher Nolan | Christopher Nolan | Fionn Whitehead, Aneurin Barnard, Barry Keoghan, Mark Rylance, Tom Glynn-Carney, Tom Hardy, Jack Lowden, Kenneth Brannagh, James D'Arcy, Cillian Murphy, Harry Styles | Hoyte Van Hoytema | Lee Smith | Nathan Crowley | Hans Zimmer | Christopher Nolan, Emma Thomas | Jake Myers | Syncopy, Warner Bros. | Warner Bros. |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • estrokastos

    Primero comentar algo que me llama la atención respecto a la polémica alrededor de Nolan, y es una desacreditación apriorística de tu opinión sobre este señor si dices que es solemne, pretencioso y estirado como director, que es lo que yo pienso. Entras a formar parte de los haters. Y tu opinión ya no tiene valor. El sectarismo y la intolerancia en la red. En fin…
    Dicho esto, como no soy ningún odiador de este buen hombre, pues Dunkerke me ha parecido una peli excelente, precisamente porque es sencilla, diáfana. No estoy muy de acuerdo con la crítica, porque en mi opinión los personajes tienen el desarrolla suficiente y necesario en esta trama a tres bandas desacopladas temporalmente. Nos hacemos cargo de quienes son y porqué hacen lo que hacen.
    Maravillosa la foto de Van Hoytema.

  • CinéfiloCascarrabias

    Pues deberían estar orgullosos. El francés salva un par de veces al prota

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast