Noticias

Sam Shepard (1943-2017)

Sam Shepard instaló cierta parte de su carrera cinematográfica precisamente sobre los iconos — el terrateniente, el patriarca, el sheriff, el policía, el forajido, el piloto, el político, el general — que mancillaba en sus obras. Como le describió en su día la escritora y periodista Bonnie Marranca, “Shepard es el dramaturgo quintaesencial estadounidense, uno cuyas obras son paisajes americanos que reflejan la iconografía, los mitos y los arquetipos de un país tanto como, con luz menos amable, la corrupción de sus ideales revolucionarios y la desorientación de sus tiempos”.

151019_r27151

Shepard falleció el pasado 27 de julio en Kentucky, a los 73 años de edad, por complicaciones de la esclerosis lateral amiotrófica que padecía, pero que no le impidió aparecer en la gran pantalla hasta justamente el mes pasado, con el estreno en el LAFF del thriller Never Here, protagonizado por Meirelle Enos. Deja tras de sí casi 70 películas como actor y 27 como guionista, entre ellas Paris, Texas y Zabriskie Point. Una nominación al Oscar como mejor actor secundario en Elegidos para la Gloria y dos películas como director, Lengua Silenciosa y Norte Lejano, esta última con la que fuera durante largo tiempo pareja, la actriz Jessica Lange.

Pero la figura de Shepard abarcó mucho más que sus apariciones en el celuloide, una de las primeras a las órdenes de Terrence Malick en Días del Cielo. Marranca hablaba de uno de los grandes de sus tiempos y no exageraba. Uno que estrenó su primera obra a los 19 años y ganó el primero de sus premios Obie a los 23, responsable de más de 40 piezas, ganador del Pulitzer por Buried Child en 1981, letrista de rock y colaborador al servicio del inmenso talento de su compañera sentimental, Patti Smith, quien le dedicó ayer una auténtica preciosidad de elegía en The New Yorker, titulada Mi colega.

“Hace mucho tiempo, Sam me envió una carta. Una larga, en la que me relató un sueño que esperaba que no terminara nunca. ‘Sueña con caballos’, le dije al león. “Satisface su deseo, ¿quieres? Que una cerveza Big Red le esté esperando, un verdadero campeón. No necesitará silla. No necesitará nada. Me dirigí a la frontera francesa, con la luna creciente subiendo por el cielo negro. Le dije adiós a mi colega, llamándole en mitad de la noche”.

El tráiler de la representación de Buried Child realizada el año pasado por Ed Harris y Amy Madigan.

Creo que mis películas favoritas de Shepard — Días del cielo, Elegidos para la gloria, Corazón Trueno y Blackthorn — captan bien a los dos hombres que vivían en Shepard. La de Kaufman, en particular, en la piel de Chuck Yeager, el primer hombre que superó la barrera del sonido: unos militares le ofrecen un suicidio pilotado, él acepta el desafío, flirtea con su mujer, una pelirroja intenta conquistarle, él sigue su camino, supera el reto, atravesando un cielo multicolor. Se convierte en mito.

© Getty Images

© Getty Images

El mito“, escribe Sam Shepard en su diario sobre Bob Dylan — con quien colaboró durante cierto tiempo y cuyas contribuiciones se pueden apreciar en su gira Rolling Thunder Revue y en el documental sobre la misma, Renaldo and Clara — “es un medio poderoso. Habla directo a las emociones, y no a la cabeza. Nos lleva a un mundo de misterio. Algunos mitos son venenosos, pero otros tienen la capacidad de cambiar algo en nuestro interior, aunque solo sea por un minuto o dos“.

Shepard acabó rechazando su optimismo sobre la cultura estadounidense en los últimos años de su vida. “Estamos viendo la puerta de salida”, confesó a The Guardian en 2014, mientras preparaba su primera novela, tras varias incursiones en el relato corto, The One Inside, publicada este mismo año. “Tienes que irte a una parada de camiones en Sallisaw, Oklahoma, para ver el rostro de América. Así de desesperados estamos. En carne viva. Estamos tan obesionados con la cultura americana porque todo el mundo cree en la fábula americana. Que puedes conseguirlo. Pero no puedes”.

Imagen de portada: Bill Sienkiewicz.

  • Sefi_Dios

    DEP y que nos espere muchos años.

  • Kike Yebra Torreblanca

    Elegidos para la gloria, mi película comodín cuando en una sobremesa no tengo nada mejor que hacer. Dios mío, que repartazo… Y qué decir de Paris, Texas… Un grande de la dramaturgia y la poesía americana. DEP

  • Yoyo Ucronia

    Y L.M. Kit Carson guionista de La matanza de Texas 2. Lo que daría por escuchar sus conversaciones y saber a quien se le ocurrió una escena de amor tan macabra.

  • Meitantei872

    DEP no he seguido mucho su trayectoria, pero firmó uno de mis guiones favoritos: París, Texas.

  • rafaelgg

    Grandisimo actor, pero el hecho de que consiguiera llevar al altar y compartir catre durante 3 décadas con Jessica Lange es suficiente para que tenga mi más rendida admiración(Y añadiría “envidia” de no estar felizmente casado):
    https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/16/f9/6f/16f96fb3cffa6bbccf978439773037bb.jpg

Críticas

v1.bjsxNjE0NjE1O2o7MTc0MzM7MTIwMDsyMDQ4Ozg1OA 1200×502

Muchas de cal, una gorda de arena (por Doctor Diablo)

dunkerque

La guerra sensorial.

apesposter.jpg 800×1185

Destrucción mutua asegurada.

baby driver 1200 1200 675 675 crop 000000.jpg 1200×675

Más chasis que motor. (Por Doctor Diablo)

atnight

Otro cuento sobre los efectos del miedo.

Twitter

Podcast