Críticas

Fe de etarras

Seguramente porque en mi casa siempre hubo una fuerte conciencia política, un espíritu crítico y cierta actitud ácrata, no tardé mucho en ser consciente de hasta qué punto el nacionalismo, y su vertiente más chunga, el terrorismo, sustentaban sus principios en retorcer la realidad histórica en Euskadi. Parte de su relato era real (la existencia de una realidad idiomática y cultural, más allá de la política, tapada durante el franquismo), otra parte pasaba de puntillas por la parte incómoda de la historia (el origen en el Carlismo y el relato profundamente racista del padre del nacionalismo, Sabino Arana) y otra, directamente, inventaba una realidad alternativa (consolidar desde la escuela una realidad geográfica que incluya a Navarra y las tres provincias del País Vasco francés en la configuración de la “verdadera” Euskadi).

En una de sus mejores escenas, Fe de Etarras retrata este hecho a través de una partida de trivial. Un pasatiempo para matar el aburrimiento de los cuatro terroristas protagonistas que se torna en conflictivio por la constante corrección de las respuestas de ese juego de cultura general. Es en ese espacio cotidiano donde se ve realmente la fragilidad de una ideología sustentada más en la fe y en las pasiones que en los hechos. Una adolescencia ideológica que toma la forma de un piso de estudiantes, muy combativos en sus ideas pero incapaces de convivir con sus iguales en las rutinas más básicas.

etarras 1

Pero no nos engañemos, no sólo es ese nacionalismo el que queda en tela de juicio, sino todos. La historia que componen Borja Cobeaga y Diego San José en esa suerte de autosecuestro en territorio “hostil” (Madrid), también da pie a retratar las debilidades de un nacionalismo español igual de iluso y pasional. Reducido a una insignia como es la bandera y a una esperanza como es el fútbol, es un nicho de prejuicios que, paradójicamente, son compartidos con el otro “bando”: la ceguera que produce la devoción por una bandera acaba haciendo que tanto los protagonistas como un vecino muy patriota, unos desde la simpatía y el otro desde el rechazo, acaben viendo en un tercer actor circunstancial, una familia árabe, unos potenciales yihadistas.

Lejos de lo que se ha venido hablando en las últimas semanas por la polémica promoción de Netflix, y como cabía esperarse a nada que se conociera la trayectoria de Cobeaga y San José en Vaya Semanita, Ocho Apellidos Vascos o Negociador, la película no viene a blanquear el terrorismo de ETA, sino a retratar su lado cotidiano y sus evidentes fisuras internas en medio de un país en el que su impacto empieza a ser cada vez menor, vaticinando su fin.

etarras 2

Quizás cabría esperar, en un primer momento, un mayor contraste entre comedia y drama en esta película que de entrada deja un sabor algo agridulce y probablemente no sea la más disfrutable de su director. Pero es en el reposo cuando aparecen los matices, repensando las escenas y viendo que ninguna decisión es gratuita o arbitraria y que la película es, seguramente, uno de los mejores retratos que se ha hecho de la banda, al menos en su última etapa.

La escena final de la película consolida lo que se ha venido construyendo todo el rato y es esa progresiva reintegración de los terroristas en la vida cotidiana tras una ruptura con su legado más traumática de lo que fuera se percibe, sin asumir del todo que ese letargo en el que hoy se encuentran, como un fantasma que se niega a abandonar su vieja morada, se debe a la derrota social de su estrategia de terror y a la propia necesidad de retornar a la comodidad de una vida normal bajo un paraguas no tan malo (el estado que les cobija). La fe en lo violento subyugada por la convivencia pacífica.


Borja Cobeaga | Borja Cobeaga, Diego San José | Javier Cámara, Gorka Otxoa, Miren Ibarguren, Julián López, Ramón Barea, Luis Bermejo, Ramón Barea, Josean Bengoetxea, Ane Gabarain, Tina Sáinz, Bárbara Santa-Cruz, Abdelatif Hwidar, Farah Hamed | Jon D. Domínguez | Elena Ruiz | Aránzazu Calleja | Juan Mayne, Javier Méndez | Javier Alvariño | Mediapro, Netflix | Netflix |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Belmondo

    Ahhhhh, joer se me ha pirado la pinza. He leído pareja y ya se me ha nublado la vista. ¿Entre Artetxe y Martín….? Pues claro, para ello tendría que salir más en pantalla Barea. ¿Cómo lo harías? Porque claro, la “gracia” de la peli es el propio conflicto de estar encerrados en el piso.

  • Dave Sancho

    Me refería al conflicto final entre Ramón Barea y Javier Cámara. Pero tienes razón en que uno desde el sofá se hace cineasta rápidamente.

  • Belmondo

    Pues tampoco tengo muy claro si esa sería la fórmula. A mí el conflicto de la pareja me resultó muy poco interesante, como ya he dicho, y no sé si habría posibilidades de desarrollarlo para potenciarlo.

    A veces a uno se le ilumina la “bombillita” y tiene muy claro qué hacer para mejorar un film. En este no tengo ni idea. Pero ni idea. Sé lo que a mí no me funcionó, y poco más.

  • Dave Sancho

    No sé si coincidirás conmigo pero creo que está película habría ganado mucho alargando el metraje hasta los 105 minutos o así, desarrollando el conflicto entre Artetxe y Martín. Es decir, llegando a una conclusión más ambiciosa y “seria” por decirlo de alguna manera.

  • Dave Sancho

    Ni chicha ni limoná. Me esperaba más la verdad. Cómo ha dicho Derdhal, el equilibrio entre drama y comedia resulta un poco precario. Negociador me pareció mucho mejor a ese respecto. Al final la película se reduce a una serie de gags y situaciones más o menos cómicas pero poco más. Los actores están bien, pero el único que tiene suficiente material para desarrollar su personaje es Javier Cámara y aún y todo creo que podría haber dado más de sí. En fin, les aplaudo por la valentía, pero en esta ocasión creo que les ha faltado ambición.

  • Gort322

    Yo era muy fan de la primera época, cuando el Pelanas y el gran Joxepo. Cuando marcharon la primera tanda de actores dejé de seguirlo.

    Recuerdo que si, que hacían una crítica que por entonces chocaba mucho, pero no recuerdo que se cebasen tanto como en esta película.

  • Joseba Merino

    siempre fuy mas de la cuadrilla y los euskolegas…

  • Meitantei872

    -Yo traje los botellones a Euskadi chaval!

    Que buenos eran los viejos apoyados en la valla de obra XD

  • Joseba Merino

    siempre han sido muy criticos al respecto, usando el humor, desde los tiempos de vaya semanita, por ejemplo con sus sketchs de los batasunis y los santxez, donde ya les daban bastante leña…

  • Derdhal

    Me dejó un regusto agridulce. En mi opinión, la mezcla comedia/drama no terminó de cuajar todo lo bien que podía, en muchos momentos me dió la impresión de que se ponía el freno a ambos tonos quizá por no querer ser ni demasiado trascendental ni demasiado irreverente. No se, bien para pasar el rato, tiene momentos muy buenos, pero el conjunto no termina de convencerme.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast