Críticas

Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi

Ya inmersos en la nueva ola de películas de Star Wars en manos de Disney, con el Episodio VII retomando la historia principal y Rogue One explorando nuevos caminos e historias ocultas en las grietas del relato que vertebra el universo, cada cual con sus más y sus menos, quedaba ver si, en el caso de la nueva trilogía, serían capaces de innovar mínimamente en vez de entregarnos un refrito de ideas, talentoso, inspirado, emocionante y divertido, recuperando tono y espíritu originales, pero refrito a fin de cuentas, como fue la peli de J.J. Abrams.

Rian Johnson parece que ha asumido esa tarea innovadora con plena conciencia dentro de lo que la mitología de la propia saga permite. Tanto a nivel de guión como de dirección, el responsable de títulos como Brick o Looper decide ampliar horizontes en Los últimos jedi como hacía tiempo que no se intentaba. No se trata sólo del habitual repertorio de nuevos escenarios, personajes, seres o planetas, sino de introducir nuevos elementos dentro de la propia mitología jedi así como algunas escenas, giros e imágenes que rompan con la previsibilidad de El despertar de la fuerza o la absoluta monotonía de Rogue One.

Los últimos jedi convierte la peli de Abrams en lo que muchos ya veían en ella, una actualización de los elementos esenciales de la saga para nuevas generaciones (el viaje del héroe, luz y lado oscuro, ración de culebrón familiar…) y punto de despegue para lo que aquí vemos, al fin, un notable afán renovador que en los mejores momentos de la película funciona de perlas y en otros, bastante arriesgados, ponen al límite al fan escrupuloso.

sw 1

Luke, que se llevó ‘El Hobbit’ y ‘El Señor de los Anillos’ a su retiro. Aún no se los ha acabado.

Johnson nos ofrece un par de grandes tramas paralelas, como viene siendo habitual. Por un lado tenemos el viaje de Rey, iniciado en el anterior capítulo, en busca de Luke Skywalker y su propio aprendizaje de los caminos de la fuerza con el fin de traer la salvación a unos rebeldes superados ampliamente por la Primera Orden. Por otro, la trama más colectiva, donde la princesa Leia, Poe Dameron, Finn y la recién incorporada Rose Tico hacen lo posible por sobrevivir al hostigamiento del General Hux. En ambas hay una constante muy interesante y es lo cerca que están las buenas de las malas decisiones, un planteamiento que se establece desde la primera escena y que afecta prácticamente a todos los personajes principales, tanto héroes como villanos.

Esta idea, a mi entender, ha sido siempre el conflicto moral de la saga, pero casi siempre se planteaba en base a situaciones de muy obvia resolución, con un simplismo muy propio de una fábula infantil más que de una película adulta. Nada malo en ello, ojo, pero ni siquiera en las precuelas de Lucas, donde vivíamos el viaje de Anakin al lado oscuro, estas contradicciones se presentaban de una forma compleja, sino derivada de la rabia, soledad y exceso de ego de un adolescente. Aquí Johnson se esfuerza por navegar en una zona mucho más turbia, donde se pone en tela de juicio hasta el mero concepto de héroe, donde los personajes más adultos y bregados en la batalla dudan con frecuencia de sus propias decisiones porque ninguno de los horizontes posibles que barajan es bueno, simplemente tratan de elegir el mal menor. ¿Aguantar y morir agónicamente o luchar en una guerra que ya esta perdida? ¿Enseñar a controlar un poder que podría volverse en contra o renunciar a darle continuidad y, por tanto, a toda esperanza? No hay puerta que no de a un pasillo oscuro y, en ese contexto, es una cuestión de voluntad y esperanza la que se convierte en determinante con todos los riesgos que eso implica.

Sin embargo, para dar lugar a todas esas contradicciones de manera rica y matizada en cada uno de los personajes, Johnson se ve olbligado a mitad de metraje, donde se acumulan el grueso de decisiones, a alargar tanto la historia de Rey en la Isla de Luke Skywalker como, a remolque de ésta, por esa estructura en paralelo de ambas tramas, una exasperante persecución espacial a ritmo tortugo cuyo tono y contexto no difiere mucho de ver a un familiar agonizando en el hospital. Lo que ocurre es grave y el más que probable final, muy trágico, pero es inevitable vivirlo como algo lento y agotador.

Esta parte es la que claramente ha hecho de esta película la más larga de la saga, por suerte, y pese a ese ritmo complicado en una película que no deja de ser una de aventuras, también es la que tiene algunos de los hallazgos más interesantes que comentaba al inicio. Se explora de forma genial el vínculo entre Rey y Kylo Ren, muy sujeto a ese forcejeo entre lo correcto e incorrecto cuando ambos conceptos se difuminan progresivamente, vemos nuevas posibilidades de las habilidades jedi, Rey enfrenta sus propios demonios en una escena visual y sensorialmente muy lograda, se habla de la tentación de ser apolítico en medio de un conflicto y de lo frágil del compromiso cuando ninguno de los implicados en una guerra está enteramente limpio. No será el cometido ni el fin último de la película y, desde luego, no es la mejor película para hacer una lectura social y política del presente, pero que simplemente se planteen estas cosas en un momento en el que los debates se polarizan de forma artificialmente dicotómica, donde la información está con frecuencia envenenada o donde la voluntad ciudadana por indagar en ciertas cuestiones está directamente relacionada con su afiliación ideológica es de agradecer.

Este embudo de calma chicha y autoexploración de los personajes acaba, como es lógico, cuando sacamos a los personajes de estos dos escenarios y el propio reloj interno de la película no deja margen a la espera, sino a la acción. Y aquí es donde la película se reserva unas cuantas sorpresas más, donde hábilmente culmina varias de sus ideas tanto temáticas como mitológicas haciéndolas parte indispensable del clímax y donde, además, nos regala un puñado de grandes momentos, tanto a nivel de acción como visuales y sonoros (ojo al sonido, o el uso de su ausencia, en la película). Todo ello llegando a un punto de obligada toma de conciencia de una nueva realidad que de lugar a la tercera película que cierre esta trilogía.

Si la máscara representaba la aspiración de la anterior película, su rotura refleja la de ésta.

Si la máscara representaba la aspiración de la anterior película, su rotura refleja la de ésta.

Desde luego, no creo que sea la mejor película de la saga; en este primer visionado, aunque tiene sus momentos, eché en falta algo más de impacto emocional, algo que Abrams clavaba y que aquí se complica por la ausencia de relaciones profundas y directas entre personajes. Lo que si tiene a su favor es ser una de las que más arriesga e innova en mucho tiempo, la mayoría de veces para bien (la resolución de la persecución eterna con el personaje de Laura Dern, el vínculo entre Rey y Kylo Ren, la batalla en tierra del clímax y cómo juegan en ella los protagonistas) y en alguna puntual no tanto (cierto momento de un personaje, aparentemente acabado, que seguramente pierda a algún que otro espectador). Algo parecido ocurre con el humor, acorde al de la trilogía original aunque con alguna coña inusualmente escatológica al inicio (pero tampoco nos rasguemos las vestiduras, que a Yoda lo presentaron en su día robando patatas y peleándose con R2D2 por una linterna).

A falta de volverla a ver más adelante, no me extraña que Rian Johnson haya entrado en gracia a los responsables de Disney para encargarse de la futura nueva trilogía, la cuarta de la franquicia, que en teoría partirá de un relato genealógico y de personajes completamente nuevo. Ha logrado una película muy digna, divertida en su mayor parte, no se sale del redil y encima es capaz de zafarse de la fuerte carga nostálgica con nuevas ideas y reforzando tanto a su heroína como, sobre todo, a su villano principal (que esa es otra, Kylo Ren tiene bastante más miga, en gran parte gracias a Adam Driver, que la del niñato enrabietado que vimos en la anterior entrega). Si se pule el ritmo y se refuerza algo más el componente emocional, será difícil salir decepcionados con el desenlace en 2019.


Rian Johnson | Rian Johnson | Daisy Ridley, Mark Hamill, Adam Driver, John Boyega, Oscar Isaac, Carrie Fisher, Gwendoline Christie, Domhnall Gleeson, Andy Serkis, Laura Dern, Benicio Del Toro, Kelly Marie Tran, Lupita Nyong'o, Joonas Soutamo | Steve Yedlin | Bob Ducsay | Rick Heinrichs | John Williams | Ram Bergman, Kathleen Kennedy | J.J. Abrams, Tom Karnowski, Jason D. McGatlin | Lucasfilm, Ram Bergman Productions, Walt Disney Company | Walt Disney Company |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Grijaldo

    Yo los tengo ordenados por los más antiguos, así es más fácil y lógico leer los comentarios, está todo más ordenado.

    Por otro lado os digo que estoy hasta la punta del cipote, llevo tres días para leer todo esto y aún no he llegado al final…malditos fanboys yo os maldigo!

  • Al Ejandro

    Acabo de caer que he puesto la “percepcion de Luke” en lugar de la de “Mark” XDDD

  • Grijaldo

    Que grande el final de la escena de los Wampas XD

  • Jose Belmonte

    Por fin he podido verla, y he llegado más o menos virgen en cuestión de spoilers. Sinceramente esperaba que me encantara o que la odiara, por los comentarios de ser tan rompedora y tal…lo que no me esperaba es que no me gustara precisamente porque sea aburrida y que la historia sea una pérdida de tiempo que intenta hacer muchas cosas pero que no llega a nada y termina volviendo al esquema de siempre.

    SPOILERS

    Si realmente quería romper con lo establecido la película ya debería haber empezado con un bang y cargarse a Dameron en la primera batalla, en lugar de aparentar que va a ser diferente para luego volver a usar el truco de la nave minúscula para cargarse a un destructor. Eso funciona si lo haces en forma de homenaje al pasado, pero esto es simplemente repetir lo mismo.

    Romper el orden Jedi/Sith y Rebelión/Imperio es un camino perfectamente viable en el sentido creativo, pero si quieres hacerlo no te puedes quedar a medias tintas para después dejar la situación igual que siempre: Si quieres usar la figura de Snoke para romper con el pasado, mátalo en la primera escena, no te vuelvas a enredar con él para matarlo al final del segundo acto, porque ni estás lanzando un shock ni satisfaces la intriga que tenías hasta ahora en la película.

    Igualmente si Kylo Ren realmente quiere acabar con el eje Primera Orden/Resistencia, llega hasta el final y haz que destruya de verdad a uno de los dos o a los dos. No cierres el asunto simplemente matando al comandante y haciendo que tome su lugar. Al final has sustituido a uno por otro de la forma menos interesante posible.

    Y no digamos ya de dejar toda la Primera Orden en manos de un crío y su patán lugarteniente. Si la Resistencia espera un poco lo más probable es que la Primera Orden se destruya a sí misma por error de esos dos.

    También ya se ha repetido muchas veces la pérdida de tiempo que es toda la misión del casino que al final no solo no sirve sino que pone las cosas más difíciles para el plan más inteligente que se estaba desarrollando al mismo tiempo. Poe Dameron en esta película es un inútil que se cree más listo que los (las) que realmente tienen inteligencia, toma el control por la fuerza, solo para poner en peligro a todos. Y después de demostrarle lo idiota que ha sido, lo zanjan con un “cómo me gusta” y sin ningún castigo por amotinaje. Un personaje odioso como pocos.

    Por el contrario cabe decir que no me disgustó el camino de Luke, que al final no es nada ambiguo como dejaban ver al incluirlo en el póster de los villanos, y no vi mal la escena de Leia usando sus poderes, que ya sabíamos que tenía. Es una lástima que no los desarrolle más, pero así es la historia del personaje en la saga: la más inteligente y capaz nunca tiene el protagonismo que merece.

    Las escenas del choque a la velocidad de la luz y la batalla final son tremendamente bonitas si, pero nada “rompedoras” como había leído. Decir que son hitos es olvidarse aposta de otras muchas películas comerciales, y qué menos pedir que una película de $200M+ de presupuesto sea visualmente atractiva.

    En definitiva, un aburrido quiero y no puedo, que intenta romper con lo establecido solo para cambiar algunas fichas y quedarse como siempre, ahora sin el amparo de ser un homenaje a la trilogía clásica con el que maquillar las partes donde se queda corta. ¿Es tan mala como las precuelas? Pues no me voy a poner a hacer un análisis fílmico, pero lo que está claro es que está dentro del grupo de “malas películas de SW”.

  • Nacho Traseira

    Yo pienso en ella y no se si gana o pierde… pero desde luego pienso en ella. De Rogue One o The Force Awakens me olvidé bastante rápido.

  • Nacho Traseira

    Yo también pienso igual. Han dado con la tecla sin quererlo…

  • Grijaldo

    Los cuatro sabios de que? Necesito explicación please.

  • Leto83

    Gracias por tus palabras Domdemil. Lo cierto es que disfruté mucho escribiendo.

  • JoakinMar

    Luke derrota a Vader por dejarse llevar por su ira, que es lo que quiere el Emperador para así acercarlo al Lado Oscuro. Lo que si consigue el entrenamiento de Yoda es que renuncie a esto y se mantenga firme ante Darth Sidious, no dejándose tentar y además, descubre que aún queda algo de luz en su padre.

  • JoakinMar

    Claro, pero es que Luke se enfrenta a Darth Vader, en teoría, el Jedi mas poderoso que jamas haya existido y un consumado guerrero. Kylo Ren es un niñato que aún seguiría en nivel padawan si lo entrenase su tio Luke, el cual, encima está herido de gravedad por el disparo de Chewbacca.

Críticas

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

sicario el dia del soldado

El camino a la redención.

theendlessport

Nunca caminarás solo, hermano.

jurassic world el reino caido

Jugando con los dinosaurios a casas encantadas.

novitiate

Deseos, derechos y libertades.

Twitter

Podcast