Noticias

Cosas que han pasado esta semana en Warner y Fox

Ha salido cruz así que vamos a empezar hablando de 20th Century Fox. Este jueves se ha anunciado de una tacada primero, que Gámbito, la película basada en el superhéroe homónimo de la franquicia X-Men ha perdido al que hasta hoy era su tercer director, Gore Verbinski y, segundo, múltiples cambios en las fechas de estreno de sus películas relacionadas con este mencionado universo exceptuando la que forma parte del tronco principal, X-Men: Dark Phoenix, y que mantiene su fecha de salida el 2 de noviembre.

Por partes.

Nuevos Mutantes: la película de terror de Josh Boone retrasa su estreno DIEZ meses — se nos va hasta el 22 de febrero de 2019 — por un motivo estrictamente cinematográfico: el estudio quiere más terror, según han informado a The Wrap fuentes cercanas al proyecto. El otro motivo: saturación de mercado. Nuevos Mutantes iba a estrenarse un año en el que también están pendientes la mencionada Dark Phoenix y Deadpool 2, por lo que se cree conveniente dosificar. A título personal, no veo nada de malo en intensificar el contenido de terror dado que toda la promoción (quizás el aspecto más chocante de todo esto dado que ya funcionaba a todo trapo, teaser y clips incluidos) se centraba en este aspecto. Por cierto, ha habido pases de prueba: la película, según The Tracking Board, está bien. Pero tiene posibilidades de ser mucho mejor.

Deadpool 2: se adelanta dos semanas, del 1 de junio al 18 de mayo. Dos semanas después de Infinity War, una semana antes de Han Solo. El analista de Exhibitor Relations, Jeff Bock, explica a The Wrap que la confianza de Fox en la nueva fecha de estreno deriva del contenido violento del material, que podría destacar entre las otras dos películas mencionadas, de calificación más suave, para atraer a otro tipo de público. Resultará interesante saber, con vistas al futuro, si las películas de superhéroes para mayores de 18 son capaces de petarlo en condiciones tan extremas (entre nada más y nada menos que la traca final de Vengadores e independientemente de la confianza o no que Disney tenga depositada en Solo, película que debería recaudar un mínimo de 300 – 400 millones solo por llevar ese título).

Gámbito: se retrasa de febrero a junio de 2019. El estudio cree que funcionará mejor como película veraniega, de nuevo según fuentes próximas al proyecto, pero la realidad me parece a mí es que lleva perdiendo un director por año desde 2015 (Rupert Wyatt, Doug Liman y ahora Gore Verbinski, por diferencias creativas en una película cuyo último borrador apuntaba a intensificar el ambiente donde se desarrolla y del que es natural el mutante protagonista: Nueva Orleans) y esto comienza a sonar a cachondeo. Jeff Sneider, editor jefe de Tracking Board, especula con la posibilidad de que su intérprete principal y productor, Channing Tatum, esté saboteando el proyecto para forzar su salida.

Esto es a grandes rasgos lo que ha sucedido en esta división del estudio en las últimas horas. Creo que se pueden establecer conjeturas sobre el impacto que la adquisición general por parte de Disney — de hecho, el propio Sneider lo apunta– tendrá en esta sección hasta que la operación se consolide (de dos a tres años, recordamos) pero recomendaría partir de la base de que, ahora mismo, el talento creativo del estudio NO SABE ABSOLUTAMENTE NADA al margen de la promesa de que la compañía del ratón intentará conservarlo en la medida de lo posible.

Hay una incertidumbre tremenda en estos momentos, y me remito para ello a las declaraciones de posiblemente uno de los creadores más destacados y prolíficos del estudio, el showrunner Ryan Murphy (American Horror Story), quien ha decidido permanecer bajo el sello Fox previa llamada nada menos que del CEO de Disney, Robert Iger, a la espera de saber qué sucede (por no mencionar el muy probable ajuste económico en forma de despidos y que tiene a todo el mundo de puntillas, comprensiblemente).

PD: ¿La nueva película de James Mangold sobre Patty Hearst? Despedíos de ella.

Turno de Warner.

Esto es lo que ha dicho esta semana el CEO del Warner Bros. Entertainment, Kevin Tsujihara.

“No podemos hacer lo que Disney ha hecho. A ellos les ha funcionado muy, muy bien. Pero no es lo que somos. Tenemos que seguir creando una plantilla equilibrada de todo tipo y género de películas”.

Tsujihara realizó estas declaraciones tras anunciar que había dado orden de incrementar las competencias de su directo subordinado, el presidente de Warner Bros. Pictures, Toby Emmerich. En virtud de esta decisión, Tsujihara se desvinculará de la aprobación y desarrollo de proyectos en el estudio… PERO se reservará el derecho a veto. “Toby dará la luz verde, yo daré la luz roja”, ha declarado el directivo a The Wrap, quien enmarca la decisión en un intento por reducir el número de influencias en el desarrollo de las películas y de disolver, de una vez por todas, el mecanismo al que se refería Tsujihara en las declaraciones con las que hemos abierto este apartado: proceso decisorio por comité.

Un apunte: creo que no sorprendo a nadie a estas alturas si opino que los comentarios iniciales de Tsujihara, años ha, sobre “dar poder a los directores”, “ellos son los que mandan”, eran, en palabras de Chuache en Depredador, una patraña, máxime cuando el WSJ señaló al propio CEO como responsable de ordenar una duración máxima de dos horas para la que en principio iba a ser la gran apuesta de este año del estudio, Justice League. Es decir: no es que me crea mucho esta nueva etapa — no me la creería de ningún estudio, en realidad — pero si se cumplen las declaraciones de Tsujihara, habría menos gente tocando las narices (“Menos cocineros”, señala The Wrap, para el caso lo mismo). Ahora, y por lo que al universo DC respecta, por debajo de Emmerich se encuentra el flamante nuevo presidente de DC Movies, Walter Hamada, conocido suyo de la división New Line del estudio.

No acaban aquí los cambios en Warner. Se marcha su responsable de marketing, Sue Kroll. La ejecutiva, antes de marcharse, tuvo que desmentir una información previa de The Wrap donde se la tachaba de “odiar las películas de superhéroes”, factor que The Wrap asocia indirectamente y muy a tientas con la campaña de publicidad de Justice League, una en la que Superman, simplemente, no salía en los carteles por aquello de dar un aire de misterio a una producción cuya película antecedente, Batman v Superman, dejaba a las claras que el personaje no había dicho su última palabra, y en la que a los pocos meses de acabar el rodaje ya comenzaron a filtrarse juguetes y logos del Hombre de Acero y en la que ni siquiera vamos a hablar del Mostachogate, una movida sobre la que Warner hizo CERO declaraciones oficiales al respecto. Kroll ha defendido que esas insinuaciones “son categóricamente falsas” y que defiende “todo el proceso publicitario y de marketing en una campaña que fue estratégica y creativa”.

  • Esteban Delgado Urrego
  • panconpan

    Liefeld es de eso casos que en vez de mejorar empeora con los años

  • Manchester Black

    Ni ganas sinceramente xDD

  • Jorge Kosky

    O un par. xD

    Un saludo

  • Dios egipcio en paro

    Te ha faltado un “muy” adicional, creo yo XD

  • panconpan

    Dejamos a Josh Brolin de Cable, aunque yo le hubiera puesto a un chuachi hace 10 años, Mark Walberg y otra tanda de ciclados, dirije Michael Bay, muchas explosiones, montaje sincopado y más explosiones. Añado, he dicho Liefeld pero para mí lo bueno vino justo después de él con Fabian Nicieza a los mandos Greg Capüllo y Tony Daniel

  • Jorge Kosky

    Creo que es una competencia muy, muy inferior a Infinity War y Deadpool 2.

    Un saludo

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    ¿Sabes lo que no son puro hype, humo y espejos?

    Mis cojones.

Críticas

a quiet place

El valor del silencio.

brawl

El sacrificio de los perdedores.

ready player one

Charlie y la fábrica de videojuegos.

pacific rim insurreccion

Entretenimiento sin mojo.

Imagen 2

Todo lo bello debe morir.

Twitter

Podcast