Opinión

Un nuevo paso en la promoción viral

Entre todos los anuncios de películas que hemos visto esta noche con motivo de la Super Bowl, ha habido uno que se ha llevado la palma. No tanto por el anuncio en sí, que es un tráiler de lo más convencional, sino por la estrategia de lanzamiento que Netflix ha utilizado para la película de marras, la tercera entrega de Cloverfield.

De la mano del tráiler ha llegado la noticia de que el estreno de la película tendría lugar apenas unas horas después en la plataforma. Lo nunca visto.

Pero pongámonos en antecedentes. La saga Cloverfield, aparte de haber dado, a falta de ver esta nueva película, dos dignísimas propuestas de ciencia ficción, ha destacado desde sus inicios con su forma de jugar a generar, retorcer o romper las expectativas.

La película inaugural, Cloverfield (titulada en España con el horrible Monstruoso), vino precedida de una prolongada campaña viral cuando lo viral era algo verdaderamente novedoso. Hablamos de 2008, Twitter era una red social en ciernes y Facebook aún no se había convertido en el acumulador parasitario de noticias que es ahora. Sin embargo, los responsables de la promoción supieron ver el potencial que ya tenían estas redes para favorecer el boca a boca y lo fueron alimentando a partir de una enigmática web en la que fueron dejando extrañas pistas de audio, confusos clips de vídeo y demás material que, por separado, no daban para conformar ninguna idea concreta pero que, en conjunto, y sabiendo que J.J. Abrams estaba detrás como productor (era la época de la fiebre de Perdidos), era un manantial de pajas mentales que llevaron a que fuese una de las películas más esperadas del año y, sobre todo, una de las campañas más disfrutables para cinéfilos y amantes de las conspiraciones. Todo era nuevo y el juego no podía ser más estimulante (de hecho, bastante más que la película en que culminó todo).

Con Calle Cloverfield 10, estrenada 8 años después, el juego fue diferente. Un título inicial engañoso, Valencia, ayudó a mantener en secreto cualquier vínculo con la película inaugural. De hecho, inicialmente el proyecto no tenía nada que ver y su guión original, The Cellar, únicamente se centraba en la parte de la película que transcurre en ese búnker personal en el que conviven tres desconocidos que se ocultan de una enigmática amenaza exterior. Fue a raíz de ese enigma cuando vieron la posibilidad de jugar a vincular ambas producciones y convertir el guión inicial en una especie de primo-hermano de Cloverfield. Con todo, esa intención se ocultó a gran parte del equipo hasta el punto de que la actriz protagonista, Mary Elizabeth Winstead, no supo el título definitivo hasta poco antes del estreno, cuando ya se especulaba seriamente con la posibilidad de que Valencia fuera en realidad un título enmarcado en el mismo universo que Cloverfield. No hubo campaña viral, sólo rumorología a partir de la sinopsis y, una vez más, la presencia de Abrams en la producción.

El tercer título que nos ocupa, The Cloverfield Paradox, que hasta hace unas horas era conocido como God Particle, no había ocultado demasiado la vinculación con este mismo universo aunque no se haya oficializado hasta hoy mismo. En esta ocasión el golpe de efecto ha venido de la mano de su estreno que, para más inri, tiene lugar pocos días después del 10º aniversario del lanzamiento de la peli inaugural. Hace apenas unos días sabíamos del interés de Netflix por estrenar esta película en su plataforma y, en un tiempo récord, nos hemos visto con un spot en la Superbowl anunciando el estreno inmediato en la plataforma.

La saga saga no sólo no rompe su tradición de reventar las expectativas de los espectadores, sino que establece un precedente único, el del lanzamiento ipso facto tras encontrar distribución. Un movimiento tremendamente audaz por parte de Netflix que ha conseguido que un título modesto se convierta en el centro de atención de una noche plagada de tráilers de películas mucho más relevantes a nivel industrial que The Cloverfield Paradox.

Cabe preguntarse si esta ruptura de las “normas” promocionales puede dar lugar a un nuevo tablero de juego en lo que a formas y tiempos de promoción se refiere. Luchar contra el poder mediático de las grandes franquicias, que acaparan el grueso de salas cinematográficas, mediante tácticas de promoción de guerrilla que desconcierten a los grandes estudios, con toda la inversión que hay en sus prolongadas campañas repletas de carteles y tráilers para mantener vivo el interés desde meses antes del estreno.

Desde luego, como la jugada le salga bien a Netflix, puede que se acelere aún más este trasvase de la que podría llamarse “clase media” de las producciones de Hollywood de las salas a las plataformas digitales.

DVO6JyLVAAA407h

A todo esto hay que añadir que hay una presunta cuarta entrega ya rodada, con el título provisional de Overlord, que según parece será una precuela ambientada en la Segunda Guerra Mundial, con un grupo de soldados norteamericanos que no sólo se enfrentarán a los nazis, sino a extrañas fuerzas fruto de sus experimentos.

Si Netflix se hará o no cargo del estreno de esta cuarta película es una incógnita.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Meitantei872

    Hombre si se tiran meses jugando con todo tipo de pistas (hablo en especial de la primera) haciendo indicar (aunque luego no lo expliques en la peli) el origen del bicho y todo lo que rodea al mismo (que si Tagruato y Slusho, satélites que caen al mar) haces una secuela y no tiene nada que ver cuando lo tienes a huevo (aunque entretenida, si) y ahora haces ésto…pues entiendo que la peña esté un poco hasta los huevos de que le dejen con la miel en los labios. Y eso afecta a las próximas entregas…

    Mira lo que más ilusión ha hecho de la película, son los últimos 10 segundos. Ya sabes porque. Y en eso coincide mucha gente. Pero lo único que han hecho es marear la perdiz. Pues toda esa mitología tan trabajada de la campaña viral: no vale un carajo después de ésta película XD

    No habría sido más sencillo seguir con el plan inicial?!? (Hacer icónico al monstruo que se te ocurrió en la promoción de MI:III?!? Y dejarte de antologías???)

    Una muestra más de que a Abrams lo que le van son las premisas. El unirlas después para que todo cuadre…eso ya no. Eso ya parece tarea imposible…

    Es que después de lo que ocurre en ésta entrega es el equivalente a: lo hizo un mago… acelerador de partículas XD Y ya todo a partir de aquí va a valer.

    Pues mira, como la cuarta sea de zombies-nazis como dicen los rumores, personalmente la va a ver su prima la del pueblo. Yo paso ya…

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    No creo que les haya jodido mucho lo de Bright ni que les haya ido tan mal con ella porque han encargado una secuela inmediatamente.

  • hunk37

    Disculpa, me habia comido una interrogacion, vamos que no lo tenia claro y te estaba preguntando. En todo caso aqui parece que viene a explicarse mas o menos de donde vienen esos bichardos, aunque de paso se follen todo aquello que se mencionaba en la publicidad viral de la primera pelicula, parece ser que ni lo del aquel objeto que caia del cielo que estaba muy camuflado en la primera Cloverfield esta relacionado

  • hunk37

    Lo del rumor no tiene nada que ver, Life a mi tambien “me entretuvo”, pero me produjo mas indiferencia al ser demasiado predecible y tener a unos cientificos que rivalizaban en inteligencia con los de la Prometheus. Ni que decir las medidas de seguridad de la estacion espacial eran muy poco “seguras” y no cumplian ciertas normas cientificas. En la de Cloverfield Paradox, los cientificos no parecen ser tan idiotas porque la mayoria de cosas que se dan, parece que a simple vista se deben a elementos externos que no han sido provocados por los personajes de la historia. Por ese tipo de detalles considero que esta pelicula es bastante mejor que Life

  • Alvaro Talavera

    Pero un tío como JJ que es tan perfeccionista y que se está labrando su nombre, asociarlo a un proyecto así es realmente sorprendente. Así que es cierto eso que dices, que no ha sido una gran jugada de Netflix, sino quitarse un marrón por parte de la Paramount.

  • Daniel Cossio

    Pues como he hecho yo con esta nada más he visto que la tenía en la aplicación Netflix del móvil xD

  • Daniel Cossio

    Para mí, crear hype es negativo, no positivo. Y las dos estafas más hype que tengo en la memoria, son ambas de JJ., Los y Cloverfield.

    Ahora que puede ampliar la mitogía y la narrativa, parece empeñado en seguir cagándola.

    Este señor no te sabe desarrollar historias largas y sostenidas. Ahora, es el que más crecepelo vende del pueblo.

  • Daniel Cossio

    Ava Hamilton. Joder, el predictor me pone cosas más raras que un simple apellido anglófono…

  • Daniel Cossio

    Supongo que todos tenemos claro que la chica de la “O” del título es Ava Hamiltoniano, la protagonista de la tercera, ¿no?

  • MisterFloppy

    Antes de ver que el resultado final, más que conectarla con la primera Cloverfield, embarulla aún más todo, pensaba que ésta sería el contrapunto a la primera (el trailer encima engaña que da gusto) y Overlord lo haría con la segunda.

    Pensaba, iluso de mí, que lo de modificar a última hora una película para conectarla con Cloverfield solo pasó con la segunda, y que esta tercera y la próxima habian sido concebidas como secuelas propiamente dichas. Viendo los pegotes que tiene Paradox, queda claro que ésta al menos no.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast