Noticias

Belén rueda sigue abonada al éxito

Belén Rueda, a la chita callando, puede ser actualmente la actriz más taquillera de nuestro cine: El orfanato, Mar adentro, Los ojos de julia, El cuerpo, Perfectos desconocidos, Séptimo y, ahora, El cuaderno de Sara. Todas ellas éxitos y tres de ellas alcanzando o superando los 20 millones de euros en recaudación. En muchos casos, como señalaban hace poco en El blog del cine español, siendo ella la gran protagonista y contraviniendo la supuesta norma que dice que el cine protagonizado por mujeres no tiene gancho en taquilla. Pero es que, sin poder afirmarse nunca que existe una fórmula del éxito (porque también tiene algunos títulos que no han funcionado tan bien), Rueda posee algunas cualidades que quizás expliquen su facilidad para involucrarse en proyectos que funcionan muy bien. Fue una actriz curtida previamente en televisión en programas de mucho éxito, en la época dorada de Telecinco, antes de la TDT, la conocía todo el mundo. Empezó en el cine a una edad quizás tardía pero desde el primer momento eso le ha permitido coger papeles de mujeres más maduras sin que se le asociase con un perfil previo más juvenil o “erotizado”. Una actriz que ha elegido muchas veces trabajar con directores jóvenes muy prometedores en su primero o segundo trabajo como Bayona, Oriol Paulo, Oskar Santos o Guillem Morales, en películas de género y, a su vez, interpretar personajes muy cercanos a un sector clave que alimenta las salas de cine en España, mujeres de más de 50 años y muy aficionadas al cine que hacen aún viable que películas modestas se estrenen en las salas con cierto éxito. No hay más que pasarse por cualquier cine del centro de Madrid en sesiones matinales o entre semana para ver que este perfil de espectadora es muy asiduo al cine y al teatro y es de los que más consumen cultura y espectáculos.

El caso es que El cuaderno de Sara, su último trabajo como protagonista y tercer largometraje de Norberto López Amado, ha conseguido entrar en el nº1 de la taquilla de nuestro país en el último fin de semana. Esta historia de una abogada que viaja a la República Democrática del Congo en busca de su hermana desaparecida (Marian Álvarez) después de encontrar una foto de ésta tras dos años sin pista alguna sobre su paradero. Un thriller con toques de aventura y que aborda un tema candente como la minería de coltán, un material esencial en la industria tecnológica y que se ha convertido en el nuevo “diamante de sangre”. Eso sí, la crítica ha recibido este título con tibieza y gente como Javier Ocaña le achaca cierta actitud acomodada por ser la clase de película que, pudiendo encarar con más ambición los temas e historia que aborda, no lo hace.

Cuarto lugar para Cavernícola, el último largometraje de animación stop-motion de Nick Park con el inconfundible sello estético de su director y de Aardman Studios. La película, una suerte de Evasión o victoria en clave de lucha de civilizaciones (edad de piedra vs. edad de hierro), ha tenido buena acogida por parte de la prensa aunque algunos señalan que quizás esté un poco por debajo del nivel al que Aardman, como Pixar, ha acostumbrado a los espectadores.

Un lugar más modesto, en sexto lugar, para la última entrada del Top 10, El hilo invisible. La nueva película de Paul Thomas Ánderson a parecido gustar mucho a la prensa (salvo a Boyero). El crudo y enfermizo retrato que hace Thomas Anderson del amor, con una delicadísima y estudiada puesta en escena en el contexto de la alta costura, posiblemente aguante bien las próximas semanas si consigue convertir alguna de sus 6 nominaciones a los Oscar en premio.

TAQUILLA ESPAÑA
El cuaderno de Sara 1,0 Mill. € 1,0 acum. 1 sem.
El corredor del laberinto: La cura mortal 0,9 Mill. € 2,8 acum. 2 sem.
Los archivos del Pentágono 0,6 Mill. € 4,0 acum. 3 sem.
Cavernícola 0,6 Mill. € 0,6 acum. 1 sem.
Tres anuncios a las afueras 0,5 Mill. € 3,9 acum. 4 sem.
El hilo invisible 0,4 Mill. € 0,4 acum. 1 sem.
Perfectos desconocidos 0,4 Mill. € 20,0 acum. 10 sem.
C’est la vie 0,4 Mill. € 1,3 acum. 2 sem.
Jumanji: Bienvenidos a la jungla 0,4 Mill. € 10,8 acum. 7 sem.
Ferdinand 0,3 Mill. € 8,4 acum. 7 sem.
Fuente: Ministerio de Cultura

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Mudo

    “La nueva película de Paul Thomas Ánderson a parecido gustar mucho a la prensa (salvo a Boyero)”

    ¿¿¿¿????

  • Gort322

    De el artículo de El País:

    “Las cosas nunca son totalmente blancas o totalmente negras. En estos dos últimos álbumes he pretendido añadir algunos matices”, señala Giménez (Madrid, 1941). Normalmente, los niños que acababan en un Auxilio Social sólo podían esperar de los adultos bofetones, hambre e injusticia. Sin embargo, aquí describe dos casos completamente diferentes, personajes decentes y solidarios, con cuyas familias todavía tienen contacto los niños que pasaron por aquellos sórdidos centros.

    Al primero de ellos está dedicado el volumen: se trata de José Molina Martínez, el hombre del cine. “Para muchos niños de los que estuvieron internos en aquellas instituciones —y sé muy bien de lo que estoy hablando—, entre sus mejores recuerdos está el día en que un señor llevó el cine al colegio”,escribe Giménez. Molina Martínez nació en 1918 y murió en la primavera de 2014. Dedicó toda su vida a llevar películas a los hospitales y auxilios de la posguerra española “con un viejo proyector y un magnetofón marca Ingra que pesaba 14 kilos”. Acareaba además golosinas y, sobre todo, mantenía correspondencia con todos los niños que le
    escribían.

    El señor Aurelio en el octavo tomo de ‘Paracuellos’.

    Esto último es, para Giménez, lo más importante porque muchos de aquellos niños tenían una sensación de abandono. Aunque algunos eran huérfanos, muchos internos estaban ahí porque sus padres no podían hacerse cargo de ellos, porque estaban en la cárcel, enfermos o represaliados. El título del octavo volumen, “Las madres no tienen la culpa”, hace referencia a eso: Giménez se asoma a los diarios de una madre cuyo hijo está en un auxilio y no puede ir a verlo porque ella misma está ingresada en un hospital para tuberculosos. No poder ver a su hijo le rompe el alma más que su enfermedad. El hombre del cine se las arregló para tratar de rellenar ese hueco.

    “Cuando murió, a los 96 años, todavía felicitaba las navidades a más de 200 amigos y viejos conocidos que habían sido internos en los hogares de Auxilio Social. Les mandaba un tarjetón con una caricatura suya acompañada de un pequeño texto que le ayudaba a preparar un dibujante amigo suyo”, escribe Giménez quien asegura que es un personaje que, sin duda, se merecería “una calle, un colegio o por lo menos una placa”.

    El otro personaje es el señor Aurelio. Dos niños, muertos de sed, descubren un botijo y lo dejan totalmente vacío. Cuando se dan cuenta de la que les puede caer, aterrorizados, deciden mearse en el botijo —una idea bastante poco brillante— momento en el que son descubiertos por el propietario del agua. Se esperan una paliza y se encuentran con un tipo razonable, que se apiada de los niños y que acaba convirtiéndose en una especie de abuelo adoptivo, que les va a buscar los fines de semana, les lleva comida. El señor Aurelio, de nuevo, suple a la familia ausente, aplastada por la pobreza y la represión de la posguerra. “Todavía en la actualidad conservo una bonita y cariñosa amistad con uno de sus nietos, que tiene mi edad, y me carteo con dos de sus bisnietas que ya están casadas y a su vez tienen hijos. El tiempo pasa”, explica Giménez. El tiempo pasa, pero la decencia en tiempos indecentes permanece.

  • Gort322

    “Ya lo entenderás… Ya lo entenderás, hijo mío… Yo también le quiero mucho… algún día lo entenderás. Se está muriendo un niño. Se está muriendo una mujer… Ya lo entenderás.”

    No se por qué Carlos Giménez no es lectura obligatoria en los colegios, ni por qué no es una gloria nacional.

    La historia del hombre este que llevaba el cine a estos chavales me parece preciosa. Y que después de tantísimos años, los que fueron aquellos chavales, tengan ese recuerdo de él.

    Un genio el Giménez.

  • panconpan

    “Salvo a Boyero” jajajaja

Críticas

vengadores

El tebeo definitivo.

ingrid goes west

Dadme like.

a quiet place

El valor del silencio.

brawl

El sacrificio de los perdedores.

ready player one

Charlie y la fábrica de videojuegos.

Twitter

Podcast