Opinión

Placer culpable: ‘The Last Face’ de Sean Penn

Con la 71 edición de Cannes recién terminada he encontrado la excusa perfecta para hablar de la película The Last Face de Sean Penn que ha tenido una de las peores recepciones de la historia más reciente del certamen y que ha podido ser determinante en la medida tomada por los organizadores de no dejar que la prensa vea antes que los invitados los títulos a concurso para que los lectores lleguemos primero a las informaciones de las ovaciones que por cortesía se dan siempre en las premieres ya que su equipo responsable está presente en lugar de a las críticas negativas que pueden arruinar sus pretensiones. Este año eso se pudo notar con la francesa Las hijas del sol de Eva Husson cuyo estreno convocó en el Palais Lumière a la plana mayor de las mujeres de la industria del cine para apadrinar a la que era la única directora francesa (quedémonos con ese detalle) que aspiraba a la Palma de Oro y los comentarios de los invitados pidiendo el máximo galardón distaban muchísimo de las posteriores impresiones de una crítica que consideraba que por motivos cinematográficos no estaría en la competición cannera.

The-Last-Face-de-Sean-Penn

The Last Face titulada en España como Diré tu nombre era un proyecto que Sean Penn estuvo intentando levantar desde el año 2001 y que surgió de la mente de la que por aquel entonces era su esposa, la actriz Robin Wright. La historia era simple, el romance a lo largo de los años entre dos cooperantes de Médicos del Mundo tan convulso como los escenarios marcados por la barbarie en donde se desarrolla: ella es la hija del fundador, una pija con cargo de conciencia, y él es un fucker con el alma libre y enganchado a estar en las zonas de conflicto. El film siempre contó con el nombre de Javier Bardem que en aquel momento era lo más cercano a un sinónimo de calidad ya que aún no se había hipotecado (distaba bastante del Salazar de Piratas del Caribe) y por ejemplo era el que se permitía el lujo de decirle que no a Steven Spielberg porque no quería perseguir a Tom Cruise en Minority Report y en él se plasmaba la admiración de sus implicados por la labor humanitaria de la ONG por no decir que era un publirreportaje encubierto.

El proyecto se pudo rodar cuando Sean Penn metió en su cama a Charlize Theron a finales de 2014. La actriz se encontraba en un momento dulce de su carrera. Estaba a pocos meses de estrenar Mad Max: Furia en la carretera de George Miller con la que saborearía las mieles del éxito gracias a su descarnada interpretación de Imperator Furiosa que se convirtió de manera automática en un ícono del cine de acción y al mismo tiempo en uno de los personajes femeninos más fascinantes que se han creado en los últimos años. Era la confirmación de que la sudafricana ganadora de un Oscar ya había alcanzado el estatus de actriz definitiva ya que funciona en lo que sea.

Que Sean Penn y Charlize Theron se convirtieran en pareja fue una golosina para los medios de comunicación. El ganador de dos Oscars, el rebelde sin causa de Hollywood, el primer marido de Madonna, el que estuvo casado con Robin Wright, la fuente de inspiración para nuestro representante en Eurovisión 2017, el que departía con El Chapo Guzmán, Chávez y Castro se había liado con la diosa sudafricana cuyo talento e inteligencia a la hora de desarrollar su carrera nadie ha sido capaz de ponerlo en duda. El tirón mediático de este tándem en el colchón aseguró la financiación por parte de River Road estimada en unos 12 millones de dólares y también las facilidades de las autoridades sudafricanas para que el film se rodara ahí.

Sean-Penn-y-Charlize-Theron-en-Cannes-2015-eran-tiempos-felices

El reparto lo completaban Adèle Exarchopoulos (la revelación de La vida de Adèle que veía en este proyecto un paso importante para desarrollar una carrera internacional, qué equivocada estaba) y Jean Renó que interpretaba a un personaje llamado Doctor Amor cuyos diálogos fueron escritos por un becario de Mr. Wonderful.

The Last Face fue seleccionada a concurso por el festival de Cannes. La relación entre Sean Penn y el certamen más prestigioso del mundo es muy estrecha: fue premiado por Atrapada entre dos hombres de Nick Cassavettes en 1997, como director aspiró a la Palma de Oro en 2001 por El juramento y en 2008 ejerció de presidente del jurado de la sección oficial.

Había expectación por ver ese film en La Croisette por diversos motivos. A nivel cinematográfico porque la carrera de Penn tras las cámaras no dejaba de ser estimable sin ir más lejos Hacia rutas salvajes estuvo muy presente en los premios de la crítica de 2007. Y ciñéndonos a los dictados de la prensa del higadillo suponía un encuentro entre Penn y Theron tras su ruptura después de que el actor y director decidiera recurrir a una versión low cost de su escultural novia, es decir que se lió con una chica que se gana la vida gracias al parecido que guarda con la protagonista de Young Adult.

El festival de Cannes había programado su proyección para uno de los últimos días de su 69 edición, el 20 de mayo de 2016. Ni Sean Penn ni los organizadores del certamen con Thierry Fremaux al frente pudieron prever lo que iba a suceder ahí, el único avispado fue el publicista de Charlize Theron que logró que en ese mismo momento Universal sacara la primera imagen de la actriz en A todo gas 8 para desviar la atención de La Croisette.

The Last Face arranca con unos créditos explicativos que comparan los estragos de las guerras que han sacudido a Sudán y Liberia con los ocasionados por el amor entre un hombre y una mujer. No había pasado ni un minuto y ya la platea de la principal sala de proyecciones del festival de Cannes le había perdido completamente el respeto a lo que estaba viendo así que lo que restaba de sus más de dos horas de proyección era lo más parecido a una competición para ver quién era el que se reía de una manera más escandalosa y posteriormente quién era el más ingenioso a la hora de calificarla en las redes sociales.

Cursi, de una frivolidad sonrojante, con lamentables interpretaciones por parte de sus actores, torpe y con un tremendo aroma a la superioridad moral de un director que quiere mostrarse como salvador del mundo. Esos fueron los comentarios que más se repitieron entre los críticos, Carlos Boyero fue uno de los pocos que se atrevió a salvarla de la quema.

The-Last-Face-el-bochorno-de-Cannes-2016

Tras esa desastrosa primera proyección el equipo compareció ante los medios sin saber muy bien dónde meterse. Adèle Exarchopoulos hizo malabarismos para disimular su “tierra trágame” y no era para menos; volvía a la sección oficial de Cannes tres años después de haber deslumbrado a todo el mundo con su interpretación de adolescente que se enamora de otra mujer en La vida de Adèle y de hacerse junto a su compañera de reparto Léa Seydoux y el director del film, Abdellatif Kechiche con la Palma de Oro de la edición de 2013 y la película de Sean Penn no solo acababa de ser destrozada por la prensa sino que se había convertido en objeto de mofa.

Penn que años atrás deseó que los críticos se murieran de cáncer se tragó su orgullo ese día y dijo que él era el responsable de la película tal y como había quedado y que quienes la habían visto tenían derecho a expresar su opinión. Durante unas horas el festival pasó a llamarse “Incomocannes” porque además de ser vapuleada por toda la crítica Charlize Theron evitó en todo momento a Sean Penn salvo para abrazarle y animarle ya que el director estaba roto antes de la proyección de gala en donde como era de esperar fue recibida con los aplausos de los invitados al certamen.

Premiere-de-The-Last-Face-en-Cannes-2016

La pésima acogida tuvo sus consecuencias ya que nadie en su sano juicio se atrevió a invertir en ella en el mercado del festival de Cannes, en España ya tenía distribución por parte de DeaPlaneta que la estrenó en enero de 2017 sin apenas promoción. A Estados Unidos llegó de la mano de Saban que la compró meses después de la hecatombe cannera y que la estrenó prácticamente de tapadillo el verano pasado. The Last Face tuvo un presupuesto estimado en los 12 milllones de dólares y solamente se ganó con ella 310.000 dólares y en esa cifra van incluidas las ventas en los formatos domésticos. El desastre fue monumental y solamente el tiempo dirá si afecta realmente a los futuros proyectos como director de alguien que se ha aupado por encima del bien y del mal.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    Igual es que de verdad se parecían mucho y se hizo el lío.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodríguez

    The Search no llegó pero Mal genio, la película sobre Godard, sí lo hizo y salvo por algunos detalles muy metas es bastante flojita.

  • manuwar

    The Searth se llevó una crujida histórica. La siguiente película de Hanavicious, sobre los devaneos amorosos de Jean Luc Goddard fue algo mejor recibida (no mucho), pero tampoco me suena haberla visto en salas.
    Y poco más vamos a saber del director de ahora en adelante, tengo la impresión. Otro niño prodigio que engatusa a crítica y academia con una película, para luego ser condenado al ostracismo, cagada tras cagada.

    Otro Begnini, vamos.

  • JDPM

    Genial el articulo y genial esta nueva seccion Mary Carmen, deseando leer mas artículos como este en ella.

  • Erald

    Fascinante artículo. Estoy deseando ver esa mierda pretenciosa.

  • Manchester Black

    Culpa de Penn por volverse tan pesado con el tema social cuando le iba mejor con Extraño vínculo de sangre, Cruzando la Oscuridad y El Juramento.

  • Griff

    Fantástica crónica, me he reído mucho.

  • Meitantei872

    se la tenían que haber dado así:
    https://media.giphy.com/media/uJz7yev3RPKG4/giphy.gif

  • Manchester Black

    A ver, que ha estado con Madonna, Robin Wright, Charlize y las tres le han dado zapatilla.

  • coco

    Muy buen artículo Mary Carmen. Me han entrado ganas de ver la película y todo (me pasó lo mismo con el anterior placer culpable).

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast