Críticas

A Ghost Story

Recién lanzada al mercado doméstico, A Ghost Story rezuma algo que los extras de su edición blu-ray confirman, es la respuesta a una profunda crisis existencial de su director, David Lowery, que aprovecha una vieja premisa suya (¿cómo sería el día a día de un fantasma?) para desarrollar un montón de temas que rodean algo tan íntimo y universal como la identidad.

La película arranca con una pareja que atraviesa un bache en torno a la posibilidad de cambiar de hogar. Ella quiere un cambio, un avance, él, sin embargo, teme perder todo lo que su actual hogar significa para ellos, por lo vivido entre sus cuatro paredes. Un conflicto que se zanja con la repentina muerte de él, cuyo espíritu, representado de la forma más clásica y simple que identificamos con un fantasma, una tela blanca, regresa a ese hogar en el que queda sujeto para siempre.

ghost 1

Convertido en espectador de su propia vida e incapaz de desvincularse de ese lugar, el fantasma comienza un viaje por la eternidad y la desmemoria. La plasmación del miedo a la muerte en su sentido más amplio, no tanto por la pérdida de la vida, sino por el hecho de que todo lo que una vida representa quedará borrado irremediablemente por el paso del tiempo. El vacío más absoluto desde la percepción humana.

Lowery trata de transmitirnos eso jugando mucho con el tempo narrativo, dilatando los momentos más relevantes y próximos a la vida del protagonista y convirtiendo en más fugaces aquellos que poco a poco se alejan del punto de anclaje del fantasma. El mismo esquema que percibimos en la vida con el paso de los años pero ahora trasladado al mundo de los recuerdos. Algo que, consciente de también de la doble cara de su idea, tan interesante como intensita, pone en boca de uno de los fugaces personajes que habitan la historia, en medio de una fiesta y con unas copas de más, sin que eso le reste un ápice de convicción. Porque es en esos momentos de crisis, por pasados de vueltas que parezcan desde fuera, cuando uno se siente más interpelado por el peso de la existencia.

También hay una interesante decisión estética al retratar la historia en un formato 4/3 clásico (hasta con bordes redondeados), que sirve tanto para marcar que la película no va a presentarnos una historia convencional, aunque inicialmente pueda parecerlo, como para encerrar un poco más a su protagonista en su propio viaje existencial. Un viaje que, cuando ya parece agotado, tiene la inteligencia de presentarnos una sorpresa, un salto al vacío literal y una de las imágenes más bellas de una película que, en su minimalismo, no para de regalárnoslas.

Desde luego es la clase de película que exige una actitud acorde a la propuesta y abierta a dejarse llevar. Algo no muy alejado de lo que proponen cineastas como Terrence Malick pero con un grado más de abstracción con un personaje que apenas lo es y al carecer de cualquier tipo de voz en off, aunque, como decía antes, acaba habiendo igualmente una verbalización de las ideas y dudas que se manejan en la historia en boca de uno de los personajes.

Un trabajo francamente interesante que, visto en el momento oportuno, dejará huella sin duda alguna.


David Lowery | David Lowery | Casey Affleck, Rooney Mara, Will Oldham, Sonia Acevedo, Carlos Bermudez, Kesha | Andrew Droz Palermo | Jade Healy, Tom Walker | David Lowery | Daniel Hart | Adam Donaghey, Toby Halbrooks, James M. Johnston | David Maddox | Sailor Bear, Zero Trans Fat Productions, Ideaman Studios | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Mudo

    A los 20 minutos estaba harto de su ritmo “lento porque sí”, así que en vez de quitarla, la vi a 2x. Y juro que funciona. La pones a velocidad normal cuando hablan, pero lo demás sucede igualmente despacio. La historia es preciosa. La banda sonora es lo que te pierdes por verla así. Menudo capitulazo de Black Mirror hubiera sido si las escenas lentísimas simplemente hubieran sido lentas.

  • Adrià Kent

    De las películas que más rotísimo me han dejado. Con la escena de los indios, se me abrió un puto abismo.

  • https://twitter.com/jackfrost1610 Jack Frost

    Estaba deseando ver esta película.

    La primera media hora es un poco pesada y me hizo sentirme un snob. La última hora es totalmente recomendable. Una epopeya sobre la vida en pareja, el paso del tiempo y la vida.

    Me ha encantado.

  • http://www.twitter.com/erizium Eric L. Trébol

    Una de mis favoritas del año pasado. Los primeros quince minutos (más o menos hasta la famosa escena de la tarta, que según pienso en ella me gusta más y más) son esenciales para decidir si entras en el juego o no. Si no lo consigues, la aborrecerás muy fuerte, pero en mi caso me pareció fascinante, un cúmulo de ideas contadas de una forma fantástica con ese minimalismo y delicadeza.

  • GoldenEyeEDD

    La recomendaría como una experiencia immersiva sobre lo que supondría una existencia vacía, etérea y atemporal: sin embargo, no me abandona la sensación de que otras películas han contado la misma historia con mejor fortuna. El último tramo es excelente.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast