Críticas

Han Solo: Una historia de Star Wars

La maquinaria de Disney con el universo Star Wars no para. Apenas 6 meses después del estreno de Los Últimos Jedi, Disney se salta el tradicional estreno navideño para traernos el segundo spin-off de la saga canónica, Han Solo: Una historia de Star Wars. Una película que viene precedida, una vez más, por todo el runrun en torno a los problemas de producción y reemplazo de directores que, al menos aquí, se resolvió de forma aparentemente más elegante y natural, asumiendo todo el mundo que debía estar un paso por detrás de la marca. Sin embargo, esa clase de movimientos, por bien que se hayan gestionado esta vez, siempre dejan la duda de si puede haber un atisbo de personalidad detrás de una película cuyos directores iniciales Phil Lord y Chris Miller, de marcado estilo socarrón, fueron reemplazados por un Ron Howard que, siendo un director tremendamente solvente y con querencia por la figura del héroe, no es precisamente alguien a quien pueda asociarse con un discurso formal concreto. Y luego están las expectativas extremas que levanta esta saga y que lleva a que no sean raras opiniones muy polarizadas en gente que ama la saga al mismo nivel. ¿Cumple la peli con el canon? ¿Resulta innovadora? ¿Cuenta aquellos episodios de la biografía del personaje tan idealizados a través de las películas precedentes?

HS-551136_R

 

Lo primero que se puede decir de Han Solo, guste más o menos, es que es una película bien hecha a todos los niveles. Cuenta con un guión que no será sorprendente pero que está bien armado, con una trama ágil, actores solventes, algún toque de humor, y un par de set pieces bastante cucas. Y es una película divertida, cosa que, personalmente, no puedo decir del otro spin-of estrenado hasta la fecha, Rogue One.

Eso sí, se hermana con Rogue One en su intención de ofrecer una variante estilística en el universo Star Wars. En Rogue One Gareth Edwards apostaba por un tono mucho más sobrio y contenido, más cercano al drama bélico que a la aventura galáctica. Aquí, por razones obvias, el tono tenía que ser cercano y socarrón, así que la película de Ron Howard opta por diferenciarse sobre todo a nivel visual, con una multitud de escenarios lúgubres y nublados, una fotografía en clave baja y un diseño más industrial y menos sofisticado que el de otras películas.

A su manera, Han Solo es un western de forajidos y también la historia de sueños rotos. El mayor acierto sobre el guión es quizás el más sutil. En torno a una historia que aborda, como decíamos al inicio, algunos de los episodios biográficos obligados (la amistad con Chewbacca, la relación con Lando, la obtención del Halcón Milenario…), Han Solo se construye sobre todo en torno a una gran idea sobre el personaje, el por qué de su cinismo y su desencanto con el mundo.

han solo 2

Mucha gente ha achacado a Alden Ehrenreich no ser el carismático personaje interpretado por Harrison Ford pero, más allá de los matices que puedan dar ambos actores, es que no dan vida al mismo personaje, es Han Solo antes de ser Han Solo. Si Ford era el Han Solo canalla y un poco capullo, Ehrenreich es el Han Solo soñador e ingenuo. El tránsito entre ambos es lo que cuenta esta película.

Quizás, y esto es pura especulación personal, detrás de la salida de Lord y Miller esté precisamente una importante diferencia de enfoque sobre el personaje. Lord y Miller son conocidos por dar rienda suelta al cachondeo, por potenciar el sketch que puede residir en cada escena, y la película que llega a los cines está muy alejada de esa sensibilidad y va muy enfocada a contar cómo las experiencias emocionales pueden cambiar la visión de una persona sobre el mundo y sobre su propia vida.

Así que si había temor por estar ante una película conformista y perezosa basada únicamente en guiños al fan, podéis estar tranquilos, la película está muy lejos de ser eso. Pero, a su vez, puede chocar el ver un tono, sobre todo a nivel visual, tan alejado de lo que uno asocia a un personaje que siempre fue el ligón, egoísta, gracioso y malhumorado. Por decirlo de forma más sencilla, no es un terreno familiar. Y el que la película se esfuerce más en contar el tránsito de su protagonista que en la trama que utiliza para ello, puede dejar cierta sensación de falta de garra, probablemente con razón, pero no de fondo.


Ron Howard | Jonathan Kasdan, Lawrence Kasdan | Alden Ehrenreich, Joonas Suotamo, Woody Harrelson, Emilia Clarke, Donald Glover, Thandie Newton, Phoebe Waller-Bridge, Paul Bettany, Jon Favreau, Erin Kellyman | Bradford Young | Pietro Scalia | John Powell | Neil Lamont | Kathleen Kennedy, Simon Emanuel, Allison Shearmur | Phil Lord, Christopher Miller, Lawrence Kasdan, Jason D. McGatlin | Lucasfilm, Walt Disney Pictures, Allison Shearmur Productions, Imagine Entertainment | Walt Disney Company |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Agr2000

    Totalmente de acuerdo, me parece mejor Rogue One en conjunto, y no por el final para agradar al fan de aquella, aquí me sobra ver un sable laser y al susodicho personaje y el final muy apresurado, y no sé el Halcón daba más de sí, todo muy rápido, el cambio de director creo que ha influido y la fecha de estreno también, podrían haberla echado para diciembre, imagino que por temas de pasta y cuadrar al casting, y no demorar, pero necesitaba más tiempo de cocción.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast