Reportajes

30 años de ‘Jungla de Cristal’

Hoy se cumplen exactamente 30 años del preestreno de Jungla de Cristal en el cine AVCO de Los Ángeles. El primer visionado de la que se convirtió en el paradigma del cine de acción de la década posterior.

John McTiernan, el director, venía de triunfar con otro clásico del cine de sudor y cerveza, la mítica Depredador, estrenada un año antes. Pero fue con esta tercera película, escrita por Steven E. de Souza y Jeb Stuart (adaptando la novela Nothing Lasts Forever de Roderick Thorpe) con la que coronó su carrera y con la que abrió el camino para el blockbuster de acción tal y como lo conocemos desde entonces, mano a mano con la saga Arma Letal de Richard Donner.

Por otro lado, se trataba del segundo protagonista en el cine de Bruce Willis después de convertirse en uno de los actores televisivos del momento gracias a Luz de Luna y de encabezar, junto a Kim Basinger, el elenco de Cita a ciegas. Willis cambió de registro radicalmente, de galán cómico a héroe gualtrapas. Su John McClane, un policía de Nueva York en permanente crisis matrimonial, se enfrentaba en vísperas de las Navidades a un comando terrorista que se había atrincherado en el lujoso Nakatomi Plaza, un edificio de vanguardia en el que trabajaba su mujer. La reconciliación más traumática de la historia.

El éxito de la película a partir de su estreno en todo EE.UU. el 20 de Julio fue rotundo. 7 millones en su fin de semana de estreno y un total de 83 en Estados Unidos y 140 a nivel mundial. Buenas cifras para una película que costó 28 millones de dólares de la época (aproximadamente unos 70 de ahora) y que se convirtió en la séptima película más taquillera de su año en su país de origen. Algo muy destacable para una cinta con calificación R.

Con todo, Jungla de cristal no fue el título aclamado en que se ha convertido con los años. Pese a una recepción bastante decente de la prensa especializada, el reputado Roger Ebert hablaba de ella en estos términos en su programa Siskel & Ebert:

Fue la buena acogida entre el público la que posibilitó que John McClane se convirtiera en un personaje con continuidad en La jungla 2, la película que logró capitalizar el buen sabor de boca de la primera entrega, ahora a los mandos de Renny Harlin, y repitiendo contexto navideño y problemas conyugales. Luego llegaría, en 1995, la magnífica Jungla de cristal: La venganza, el regreso de McTiernan a la saga y, para mí, la gran culminación de la misma al derivar en una buddy movie ejemplar con un sentido de la urgencia implacable. Finalmente, dos entregas más en 2007 y 2013, La jungla 4.0 y La jungla: Un buen día para morir, tan tardías como faltas de carisma, con dirección de Len Wiseman y John Moore respectivamente.

A día de hoy podemos decir que, pese a la extensísima y exitosa carrera de Bruce Willis, esta estará marcada siempre por McClane, su personaje estrella. Un héroe, muy lejos de la virtud, que ejemplificaba los problemas cotidianos de la clase media (los problemas laborales, la inestabilidad familiar, problemas de conciliación y de salud) y que, sin embargo, tiraba para adelante sin grandes dramas y con buenas dosis de cinismo.

No ha sido tan bueno el devenir de John McTiernan. El director mantuvo un estupendo nivel hasta finales de los 90 con títulos como El último gran héroe, Los últimos días del Edén, El secreto de Thomas Crown o El guerrero nº13, pero con el cambio de milenio llegaron los malos tiempos. Coincidieron en su carrera dos factores muy crueles. Por un lado, la evolución del cine de acción, en el que habían tomado el relevo numerosos directores orientales, sobre todo John Woo, y sangre nueva como Michael Bay, amo y señor de las explosiones sin fin y los montajes frenéticos. En ambos casos dos concepciones muy distintas a las que tenía McTiernan a la hora de dirigir y todo ello culminado con la llegada de Matrix que, cambió las reglas del juego definitivamente. El otro varapalo fue culpa del propio director, cuya carrera frenó en seco debido a sus problemas judiciales al ser uno de los acusados en el caso Pellicano por contratar los servicios del detective Anthony Pellicano que realizó escuchas ilegales a Charles Roven, antiguo socio de McTiernan. En 2013 fue condenado a 12 meses de prisión y salió al cabo de 10. No ha dirigido ninguna película desde 2003 aunque el año pasado hablamos de su lento regreso tras las cámaras tras dirigir un anuncio para el videojuego Ghost Recon.

Actualmente está en marcha la sexta entrega de la saga en la que repetirá Len Wiseman como director.

De todos modos, si queréis un reportaje bueno, bueno, de un fan auténtico de esta película, tenéis que leer el que hizo Rafa por el 25 aniversario de la película. Una delicia. También este artículo de /Film en el que hablan con Jan de Bont (director de fotografía), Steven E. de Souza (guionista) y Reginald VelJohnson (sargento Al Powell en la película).

Os dejamos la secuencia alternativa de títulos de crédito que hizo nuestro amigo Willy a modo de homenaje y también el recopilatorio de los tráilers en español de toda la saga.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • JLM

    Es que Basil tiene picos altísimos, lastima que no aprovecharán mejor su talento. Goldsmith es muy recurrente porque tiene mucho, muchisimo donde elegir…

  • logan

    Bueno, dicen que todo lo bueno acaba volviendo, así que no perdamos la esperanza 😉

  • George Kaplan

    Ya, pero luego el tipo lo quema todo con tanta musculación y escenas de acción. Y al final no pasa de cagarrutas de oveja, me da a mí.

    Lástima, uno de los 3 debates más interesantes de la historia de esta web y está pasando totalmente desapercibido.

Críticas

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

sicario el dia del soldado

El camino a la redención.

theendlessport

Nunca caminarás solo, hermano.

jurassic world el reino caido

Jugando con los dinosaurios a casas encantadas.

novitiate

Deseos, derechos y libertades.

Twitter

Podcast