Series

Llega el Zurullo Vengador

The Turd Burglar (el Zurullo Vengador). Ése es el nombre del nuevo delincuente juvenil que centra el caso que aborda la segunda temporada de American Vandal.

Como ya vimos en la primera temporada, la serie creada por Dan Perrault y Tony Yacenda utiliza el falso documental para narrar casos ficticios de gamberros de las escuelas norteamericanas. Si en la primera temporada seguíamos la hazaña de Dylan Maxwell al pintar pollas en veintisiete coches del parking de su instituto, en la segunda temporada asistimos a la narración del plan maestro de The Turd Burglar, “LA EVACUACIÓN”, una intoxicación masiva con laxantes en el comedor de un instituto pijo con consecuencias épicamente catastróficas.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Luc Hamill

    Anda, aquí incluso hablas en positivo :)

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    Los únicos personajes que repiten de la primera temporada son Peter Maldonado y Sam Ecklund, pero aquí no tienen realmente una trama propia más allá que la de ejercer de factor externo, narrándonos e investigando un nuevo caso que ha sucedido en un instituto privado (y católico).

    En otro apropiado girito meta que pega la serie, en esta ocasión Peter y Sam actúan con el respaldo económico y logístico de Netflix. No quiero destriparte nada, pero hay algunos cuantos chistes en el primer episodio sobre cómo Netflix adquirió los derechos del documental original y de los varios lavados de cara que le hicieron.

    Por lo demás, gracias a no tener que fingir que la serie está producida de forma amateur por dos adolescentes, pueden permitirse lucir una mejor factura técnica y el rodaje de algunas «recreaciones» del caso, al estilo de las que puedes ver en otros documentales del estilo. Si la primera temporada era Making a Murderer, ésta se asemeja más a The Jinx. La forma de presentar la información también es diferente, tiran menos de narración y más de testimonios.

    La temporada ya la he visto, como te he dicho me ha parecido superior a la primera en muchos aspectos. Y desde luego el caso que investigan sube el listón en cuanto a gravedad, por diversos motivos que no te puedo destripar. También tiene un final bastante menos ambiguo en cuanto revelar la identidad del responsable de los crímenes.

    Sobre el tema de los privilegios: se trata de un instituto privado de clase alta. Por tanto, hay alumnos ricos y jóvenes deportistas prodigio en el equipo de baloncesto a quienes se trata mejor que a otros porque representan un sustento económico importante para el centro.

    Y hasta aquí puedo leer.

    El primer teaser que sacaron (meses antes de comenzar el rodaje siquiera) en realidad era bastante revelador en ese aspecto:

    https://www.youtube.com/watch?v=J3N8YT_01ng

  • Lowtek

    Es cierto, no es el truño que me vendián los trailers. Punto para la serie.
    Dylan es lo que es, su personaje cumple un rol y se especifica así en la serie. Estoy de acuerdo con tu afirmación con él. Tienes razón, pero como dije, Dylan paga el precio social de sus acciones. La maldad y la inocencia son elementos que juntos tienen una de las peores combinaciones. La sociedad teme más al idiota que al malvado. Porque al menos del malvado sabes que esperar, pero del idiota, ahí no lo sabes. El prejuicio es doble por ello. Además como dije, quienes fueron a por Dylan vieron la oportunidad de joderle la vida y la aprovecharon. Que ya dije que esta mal pero es raro que nadie en la situación de ellos no la aprovechase.
    Me ha dejado más intrigado lo de los privilegios, ¿puedes expandir el concepto? Si has seguido la segunda temporada, ¿es politicamente incorrecta al tratar el tema de los «privilegios»? ¿Son los mismos documentalistas que en la primera? Quizás tendría manga ancha con la segunda si todo ocurre en otro lugar y el método de investigación y las formas son otras. Si es el mismo modelo, como dije está agotado si se repite.
    Y digo lo mismo, un placer debatir.

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    Bueno, al menos me concederás una cosa: no es, ni de lejos, el truño que te esperabas.

    En lo demás, será cuestión de gustos. No puedo decir que esté en absoluto de acuerdo con lo que dices, pero al menos tienes una opinión razonada, respetable y fruto de haber visto la serie en primer lugar. Que ya es mucho.

    Sobre el exceso de metraje: no me pareció que lo tuviera. Todo lo contrario. Creo que dura lo justo y lo necesario para contar su historia. De hecho, creo que a partir del quinto episodio la trama pega un giro hacia lo meta muy interesante que consigue evitar que la serie se vuelva reiterativa. Además de ayudar a profundizar en los personajes principales y en las consecuencias de sus actos al rodar y publicar el documental.

    Sobre Dylan: tú crees que se lo merece, yo creo que no. Tú crees que es un infraser, yo opino que para nada. Es un niño. Un niño irritante por momentos y al que le gusta hacer chistes de pollas. Pero ya está. El problema es que si lo encasillas en ese arquetipo HAGA LO QUE HAGA, se va a terminar creyendo que no es otra cosa y terminará adoptando para siempre ese rol en su vida. Yo también he conocido muchos casos así, te garantizo que ninguno de ellos acabará siendo político.

    Dylan aprende una lección, vaya que si la aprende: da igual que seas inocente o no, da igual que intentes dar un paso adelante, madurar y tomarte en serio los estudios. La gente ya tiene una idea preconcebida de quién eres y no la va a cambiar por mucho que se demuestre lo contrario. La profesora sigue teniéndole manía, su novia le deja y el alumnado sigue tomándolo por gilipollas. Su vida está jodida igual, haya cometido el crimen o no. Dylan, después de todo el incidente, sí que intenta aprender de lo ocurrido y mejorar. Intenta salir de ese estereotipo en el que él mismo y la sociedad le ha encasillado. Pero no lo consigue. Porque no le dejan.

    ¿Qué sentido tiene intentar ir por el buen camino si le van a putear y tomar por un infraser igualmente? Al final, Dylan se convierte en lo que le llevan diciendo toda la vida que es. Y termina dibujando un pollón en el garaje de la profesora. Me pareció devastador, sin más.

    Si te sirve de consuelo, la segunda temporada sí que tira de un vandalismo MUCHO más chungo que el de la primera. De hecho, ocurre una cosa en el último episodio que me dejó directamente helado y con muy mal cuerpo. Me atrevería a decir que te gustaría bastante más, porque ahí todas las situaciones son de una gravedad mucho mayor (sacrificando así ya casi del todo el —poco— humor que tenía de entrada). Prácticamente todas las críticas que he leído coinciden en que es mejor y más ambiciosa que la primera. Y estoy completamente de acuerdo.

    Si te preocupa que sea una repetición del esquema anterior, no lo es en absoluto. Explora diferentes temas, aunque por supuesto el interés principal sigue siendo el de hacer un comentario generacional y un canto hacia la empatía con la juventud. También se habla de quiénes son realmente los adolescentes más allá de lo que puedan parecer a simple vista, pero en este caso se profundiza más en la soledad, en el uso de las redes sociales y en las nuevas formas de bullying. Y en los privilegios. Pero decir más sería destripar.

    Supongo que dependerá de si te gustó la primera o no. No seré yo quien te intente convencer de seguir viéndola, está claro. Aunque casi todo el mundo coincide en que hay una subida de calidad, si tampoco te flipó mucho la serie en primer lugar es que quizá no sea para ti. Tampoco pasa nada.

    Lo que tengo claro es que ha sido un placer debatir contigo.

    Un saludo.

  • Lowtek

    Bueno, ya la he terminado, me ha llevado su tiempo porque me resulto bastante larga para la premisa que tiene, y eso que los capítulos son de 30m contados.

    Ahora mi crítica, la primera la ya obvia, exceso de metraje, le sobran la mitad de los capítulos, lo que cuentan con dos horas es suficiente.
    No se puede sostener una historia que viaja por caminos peregrinos sostenidos por algo más triste que el clip de word. Y todo con la supuesta finalidad artística de contarte los tropos y mentalidades de la muchachada sobre un imbécil, un infraser que se lo tiene bien merecido por su comportamiento previo. No defiendo a los que tenían perjuicios y se aprovecharón de la coyuntura para defenestrar al infraser, aunque es lo que todo hijo de vecino haría de tener la misma oportunidad.

    No he sentido durante toda la movida empatía con Dylan, no, porque he conocido bastante gente como él, pago el precio de su supuesta maldad inocente. Nunca, nunca tolerale la inocencía y la gilipolles extrema que provoca un tipo de maldad peligrosa y enferma que intoxica todo en clase o en el colegio/instituto e incluso en la vida laboral. Esta gente muchas veces acaba siendo político y es de la peor calaña. Para recochineo no aprende la lección.
    Está bien hecha, tiene suficiente tensión por algunos momentos, pero conforme se va estirando y volviendo peregrina y más absurda pierde por completo mi atención. Da igual al final quien fuera el culpable (el cual gracias a los clips del word puede ser el que les diese la gana), ese no era el objetivo, era un McGuffing para pegarte a la silla, mal porque le resta, más si cabe, credibilidad.
    El actor que hace de Dylan clava al infraser que representa, es lo mejor de la serie, premio para el caballero que me recuerda mucho, no sé porque, al Chaning Tatum o comosellame de joven.
    Para mi con una sola temporada y con este tipo de premisas y viendo lo que se alarga en su peregrino viaje está agotado su modelo. Ni de coña me interesa su segunda temporada.
    Puede gustar mucho en un público concreto, no le voy a quitar ese merito, pero a mi no me ha llegado a tocar la fibra, casí estuvieron cerca en alguna situación pero no lo consiguio con tanto Dick que elimina toda la seriedad con la que se cuenta la historia.

    Pd.: Menuda excusa todo para soltar «Dicks» todo el tiempo. Podián escoger un tipo de vandalismo más brutal pero no, fuero al por el más subnormal.

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    Pues, recién vista, no puedo hacer otra cosa que no sea recomendarte encarecidamente que la veas.

    No voy a comisión con Netflix ni nada, pero es que me ha parecido espectacular. Ha cogido todos los elementos que salieron bien en la primera temporada y los ha potenciado, pero además apuntando mucho más alto. Las revelaciones finales no las vi venir y me dejaron con un mal cuerpo tremendo. Eso sí, no vayas esperando humor porque lo hay en ínfimas dosis, aquí se la juegan casi del todo al factor oscurillo.

    Lo puedo decir ya: American Vandal es, sin lugar a dudas, la mejor ficción original de Netflix.

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    Pues aprovecho para comentar que la segunda temporada ha sido espectacular.

    Eso sí, no te esperes una comedia. Aquí han tirado por la vertiente thriller más que nunca. Los dos últimos episodios son un festival de no parar de gritar «¡HOSTIA PUTA!» a la pantalla.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast