Críticas

Predator

Había ganas y había ilusión. Volver a una saga mítica como la de Depredador de la mano de uno de los guionistas más afilados de Hollywood, Shane Black, para colmo actor en la película original, era algo que pintaba muy bien. La combinación perfecta de ingredientes y un Black, hoy muy prestigiado gracias a sus geniales buddy movies detectivescas, que se reunía con Fred Dekker 30 años después de escribir juntos Una pandilla alucinante. Pero algo se torció en el proceso, porque las intenciones de esta Predator quedan bien claras en su estupenda primera mitad.

Predator, tal como ha contado Black en alguna entrevista (por ejemplo, en Dirigido por), era una oportunidad de regresar a los orígenes, a un cine de acción palpable, alejado en la medida de lo posible de lo digital, violento y divertido. También era la oportunidad de indagar un poco más en la mitología de los depredadores, que debían parecer tan grandes como rápidos, y plantear algunas ideas interesantes, como la del grupo de inadaptados que se convierte en el arma perfecta cuando la situación lo obliga y, sobre todo, la de hablar de ciertas patologías en una clave inversa, más como un rasgo evolutivo que como una disfunción.

predator 1

Los primeros dos tercios de la película exploran todos estos elementos con mucha fluidez. Nos cuenta, en paralelo, la historia de Quinn McKenna, un francotirador de élite que sobrevive a un encuentro con un depredador y acaba convertido en prófugo, y su hijo Rory McKenna, un chavalín con Asperger que activará, sin saber las consecuencias, parte de la armadura del depredador con el que se las vio su padre. Durante toda esa parte y hasta que se produce el reencuentro familiar, la película da mucha cancha a los personajes, con el habitual humor de Black, y lleva a buen término esa premisa de inicial de ofrecer un espectáculo palpable y clásico, materializado en dos escenas estupendas que tienen lugar en una instalación científica de primer nivel y en la noche de Halloween de un barrio residencial.

Un buen tramo en el que, sin ser el mejor trabajo de Black, que se maneja mejor en otros territorios, no decepciona en absoluto y tiene puntuales momentos de genial comedia coral (esa especie de escena de Blancanieves y los siete enanitos que se da en la habitación de un motel). Pero cuando ambas tramas se unen del todo y ponen la directa hacia al tramo final, la película pega un increíble vuelco a lo convencional y todas las virtudes previas desaparecen casi por completo.

De pronto, los personajes pasan a un lugar secundario para centrarnos en lo que parecía una excusa, el cacareado superdepredador, el inútil alerón con llamas que pones a un coche barato. Un clímax lleno de una acción confusa que transcurre en los escenarios más desangelados de toda la película con diferencia. Un oscuro bosque nocturno (en el que juraría que hasta muere un personaje que reaparece poco después) y un claro de esa misma zona boscosa, con un riachuelo, que sirven para sentenciar a toda prisa el que debía ser el gran enfrentamiento de la película.

predator 2

Todo ese tramo final apunta a ser el pegote apresurado que han hecho en la película para “remediar problemas” detectados en los tests con público. Unos reshoots con los que Black no parece nada cómodo o, al menos, nada entusiasmado. Y todo ello rematado con un epílogo que intenta ser explicativo, épico y cómico a la vez, sin funcionar bien en ninguna de esas tres cosas. Un “total, qué más da” muy vergonzante que deja la puerta abierta a una idea que, personalmente, no me apetece ver en absoluto.

La película, en conjunto, no es tan mala como muchos la han pintado, pero es tan descarada la cuesta abajo final y tan churrero su desenlace, que es muy comprensible el amargo regusto que ha dejado en muchos espectadores y críticos. Es la clase de filme que pone en evidencia la tan arraigada tradición de testear películas con público antes de su estreno y rehacerlas en base a su respuesta. ¿Qué sorpresa o qué novedad va a ofrecer nadie si al final tiene que pasar por el aro de la opinión mayoritaria? ¿Tiene sentido montar un restaurante vistoso si al final el miedo te hace ofrecer a todo el mundo macarrones con tomate?


Shane Black | Fred Dekker, Shane Black | Boyd Holbrook, Trevante Rhodes, Jacob Tremblay, Keegan-Michael Key, Olivia Munn, Thomas Jane, Sterling K. Brown, Alfie Allen, Augusto Aguilera, Jake Busey | Larry Fong | Harry B. Miller III | Martin Whist | Henry Jackman | John Davis, Lawrence Gordon | Bill Bannerman | Twentieth Century Fox, Dark Castle Entertainment, Davis Entertainment, TSG Entertainment, Canada Film Capital | Hispano Foxfilm |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Naxeteeee

    La segunda me parece muchísimo mejor, lo de Gary Busey “Caza Predators” es insuperable.

  • Nacho Traseira

    Yo las ha revisado todas recientemente, antes de ver esta nueva, y Predators me parece la mejor de las secuelas de la primera. Aunque ya digo que la nueva en líneas generales me ha gustado, será que iba con las espectativas muy bajas tras el varapalo crítico, y no me ha parecido tan desastrosa, salvo la chapucera resolución final.

  • Nacho Traseira

    Aún la he visto hoy y suscribo todo lo dicho. Yo me esperaba un mojón de proporciones siderales, y al final está bastante pasable, aunque es verdad que al final se les va la pinza un poco, y la parte nocturna en el bosque es un poco chusta. Pero vamos, me la esperaba mucho peor.

  • Jorge Kosky

    Escuadrón suicida no puede ser buena desde el momento en que parte de la creación de un grupo formado por gente muy mala para savar la Tierra si Superman se vuelve malo, y ese grupo está formado, entre otros, por una tía con un bate, un tipo que lanza bumeranes y un escalador que aparece en los carteles porque sí.

    Ojo, no es la mierda infecta que muchos dicen, pero es una película mala. Muy mala.

    Un saludo

Críticas

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

Twitter

Podcast