Críticas

LOS CHICOS DEL CORO

La peli empieza con una escena en el presente en la que dos antiguos compañeros del internado Fond-de-l’Étang se encuentran y recuerdan a través del diario del vigilante el año en que cambió sus vidas.

Gérard Mathieu es un profesor de música en paro que empieza a trabajar como vigilante en un internado-reformatorio de menores en 1949. El director del internado, Rachin, utiliza métodos muy represivos y apenas puede controlar a los rebeldes chicos.

critica-de-los-chicos-del-coro-1

Mathieu desde el principio no aprueba los métodos de Rachin y siente compasión por los chicos. Intenta acercarse a ellos y les encubre en varias ocasiones. De esta manera se da cuenta de que los chicos pueden encontrar una válvula de escape en la música. Así­ decide formar un coro y enseñarles a cantar. El coro cambiará a los niños, a los profesores pero no será aprobado por Rachin.

Esta pelí­cula ha tenido un éxito impresionante en Francia donde 8,5 millones de espectadores la han visto ya. Está cosechando éxitos en Alemania y en Japón y España es el tercer paí­s no francófono en el que se estrena. Es la representante francesa para los Oscars.

En Francia más que un éxito cinematográfico, se ha creado un fenómeno social a partir de esta pelí­cula. Se están produciendo muchos debates sobre la educación, la música y la escuela de hoy en dí­a.

El protagonista, Gérard Jugnot, es un conocido actor francés que se mete muy bien en el papel y hace que el personaje sea entrañable. Los demás profesores y particularmente el conserje del internado logran también muy buenas actuaciones.

critica-de-los-chicos-del-coro-2

Los chicos no son actores, en la rueda de prensa el director Christophe Barratier, cuenta cómo sólo el solista es realmente cantante y los demás salen de un casting entre niños de Auvernia, región deprimida económica y socialmente.

La pelí­cula tiene algo de autobiografí­a puesto que el director vivió separado de sus padres y conoció a un exilado polí­tico español que le descubrió el mundo de la música y le enseñó a cantar. Está ambientada en 1949 porque era una época de posguerra en la que habí­a muchos padres que habí­an muerto y muchos otros que estaban ausentes por diferentes razones, fenómeno que se repite hoy en dí­a pero de distinta manera, padres ausentes por trabajo, por negocios, etc. Barratier apunta que si se hubiese ambientado en el 2004 los problemas habrí­an sido otros, como el racismo, la marginación, la economí­a y a él le interesaba más la pérdida de referencias, las inquietudes de los chicos que siguen vigentes hoy en dí­a.

La banda sonora está compuesta por el director y por Bruno Coulais, un famoso compositor de cine. Escribieron las piezas que interpreta el coro conjuntamente y finalmente fue el director quien se hizo cargo de las letras, según dijo en la rueda de prensa, por falta de presupuesto.

Personalmente me ha gustado mucho la peli porque no sólo es entretenida sino que nos ayuda a pensar en tiempos y en problemas que conviene que no olvidemos.

Irene Marinas.


Christophe Barratier | Christophe Barratier, Philippe Lopes-Curval | Gerard Jugnot, Franí§ois Berleand, Jean-Baptiste Maunier, Jacques Perrin, Kad Merad, Marie Bunel, Philippe Du Janerand, Jean-Paul Bonnaire, Maxence Perrin, Ddier Flamand | Jean-Jacques Bouhon, Dominique Gentil, Carlo Varini | Yves Deschamps | Bruno Coulais | Franí§ois Chauvaud | Arthur Cohn, Nicolas Mauvernay, Jacques Perrin | Michael Kühn | Galatée Films, Novo Arturo Films, Vega Film, CP Medien, France 2 Cinéma, Pathé Renn Productions | Golem | 8 |

Críticas

cap2

La deshonra es una larga travesía.

destroyer

La culpa como gasolina.

Richard E. Grant as "Jack Hock" and Melissa McCarthy as "Lee Israel" in the film CAN YOU EVER FORGIVE ME? Photo by Mary Cybulski. © 2018 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Mi único deseo es importarte.

glass

Un anticlímax y una misión cumplida.

spideruniverso

La evolución del lenguaje.

Twitter

Podcast