Reportajes

KATHARINE HEPBURN CUMPLE 100 AÑOS

LA PRIMERA DAMA DEL CINE. 

katharine-hepburn-01.jpg
“Soy Katharine Hepburn no Katherine”

Katharine Hepburn cumplirí­a hoy 12 de mayo de 2007 100 años, estuvo a punto de cumplir su centenario ya que falleció hace menos de cuatro años, el 29 de junio de 2003. La protagonista de tí­tulos como La Fiera de mi Niña, La Mujer del Año, Historias de Filadelfia, La Costilla de Adán o En el Estanque Dorado se convirtió con méritos propios en todo un icono de la cultura del siglo XX y en una leyenda. Fue una mujer adelantada a su época, comenzó y triunfó en Hollywood cuando no se destilaban mujeres como ella, no cumplí­a con el canon de belleza clásico, era culta, rebelde, liberal, independiente, feminista y su estilo interpretativo estaba alejado de las teatralidades, esto marcarí­a a generaciones de actrices posteriores, con el paso de los años se fue ganando el respeto y la admiración de la industria, a pesar de ser considerada en un primer momento veneno para la taquilla, así­ como de la crí­tica y el público. En Las Horas Perdidas no podí­amos dejar atrás esta efemérides y por lo tanto queremos contribuir con nuestro pequeño granito de arena a los múltiples homenajes que le están realizando a esta maravillosa actriz.

INICIOS.

Katharine Houghton Hepburn nació el 12 de mayo en Hartford, Conneticut, en el seno de una familia de clase alta, su padre era urólogo que luchaba en contra de las enfermedades venéreas y su madre una abogada sufragista que luchaba por los derechos de las prostitutas y por el control de la natalidad, de ella heredarí­a su espí­ritu combativo, su madre la llevaba del brazo cuando repartí­a octavillas. La pequeña Kathy era muy rebelde, tení­a el pelo corto y era mejor deportista que cualquier chico, de hecho sus amigos le llamaban Jimmy. Su madre organizaba espectáculos y Kathy comenzó a participar en ellos con tan solo tres años. Katherine estaba muy unida a su hermano Tom que se suicidó a los 14 años, eso desoló a la joven, en homenaje a su hermano la actriz decí­a que su cumpleaños era el 8 de noviembre y no el 12 de mayo. Kathy sentí­a verdadera pasión por la interpretación pero su padre pensaba que aquél mundo disipado y lujurioso no era adecuado para su hija así­ que la envió a estudiar al Byrn Mawr University, en donde se matriculó en Ciencias Fí­sicas, en la Universidad comenzó también a dar lecciones de interpretación, su verdadera pasión, y participó en varias obras de teatro cuando se licenció en 1928 se dedicó de lleno a la intepretación.

A los 19 años comenzó su carrera en Broadway aunque no le fue nada fácil ya que su figura desgarbada, su voz áspera y una forma de actuar nada usual para el momento no le ayudaban. En el año 1932 un agente de la RKO la descubrió en los escenarios y le ofreció un contrato para el estudio, su primera pelí­cula serí­a Doble Sacrificio, dirigida por George Cukor que marcarí­a su filmografí­a, y junto a uno de los galanes de la época John Barrymore. Con su primera pelí­cula cosecharí­a excelentes crí­ticas y se convertirí­a en la revelación de la temporada.

katharine-hepburn-02.jpg
“Me miran como si fuera un bicho raro”.

Pero al igual que gustaba a unos era detestada por otros ya que su imagen no tení­a nada que ver con la de la mujer americana de aquellos tiempos, hací­a deporte, se paseaba por los estudios ataviada con unos pantalones y sandalias, no se maquillaba  y no dudaba en decir lo que pensaba, jamás permitió que nadie le censurara su modo de vestir o de pensar.

Tres éxitos marcaron los inicios de la carrera de Katharine Hepburn, el primero de ellos le vino de nuevo de la mano de George Cukor, Las Cuatro Hermanitas, adaptación del clásico Mujercitas, allí­ interpretaba a la protagonista, Jo, una chica que se paseaba en la ambigüedad pero que era más femenina y auténtica que sus insoportables hermanas, este trabajo le valió una Copa Volpi en el Festival de Venecia, el segundo de ellos serí­a Gloria de un Dí­a de Lowell Sherman, en donde interpretaba a una joven que soñaba con convertirse en actriz, este trabajo le valió su primer Oscar a la mejor actriz que conseguirí­a con tan solo 24 años, el tercero le llegarí­a de la mano de George Stevens en Sueños de Juventud en el año 1935 en donde daba vida a una joven provinciana modesta que encuentra al hombre de sus sueños pero que pertenece a una familia adinerada que no la acepta, conseguirí­a una candidatura al Oscar por este trabajo.

Pero a partir de aquí­ los éxitos comenzaron a escasear siendo calificada como veneno para la taquilla y no solo eso sus pelí­culas eran masacradas por los crí­ticos, es el caso de La Gran Aventura de Silvia dirigida por George Cukor y protagonizada junto a Cary Grant, una pelí­cula que combinaba la comedia americana con la Inglaterra de Charles Dickens, allí­ la actriz explotaba su criticada ambigüedad encarnando a una chica travestida de muchacho para la que se tuvo que cortar el pelo, su papel era arriesgado y la crí­tica la vapuleó, la Hepburn tuvo que leer perlas como “es una invertida de nuestro tiempo” o “esto es un proyecto de mamarracho artí­stico”. En los próximos años rodarí­a a las órdenes de John Ford Marí­a Estuardo y en 1938 una de sus pelí­culas más recordadas La Fiera de mi Niña de Howard Hawks, cuando termina de rodar esta pelí­cula se retira temporalmente del cine para trabajar en el teatro. Aunque parezca mentira La Fiera de mi Niña se convirtió en otro de sus fracasos en taquilla.

katharin-hepburn-y-cary-grant.jpg
“¡Ay Cary, Cary!”.

CONSAGRACIÓN Y GRANDES ÉXITOS.

Decepcionada con Hollywood se refugia en el teatro donde sabe que es apreciada, allí­ protagoniza Historias de Filadelfia que se convierte en un gran éxito, y decide que este será un gran proyecto para volver al cine, Howard Hughes compra para ella sus derechos y negocia un contrato con la MGM en donde se incluí­a a los dos coprotagonistas, Cary Grant y James Stewart, aunque en un principio querí­a a Clark Gable y a Spencer Tracy, y sobre todo al director, George Cukor, tras el fracaso de La Aventura de Silvia, los productores se negaban a trabajar con el tandem Hepburn-Cukor. Tal y como pensaba la pelí­cula se convirtió en un éxito, ella conseguirí­a una nueva candidatura al Oscar y definitivamente se ganó el respeto de la industria, crí­tica y público que no la abandonarí­a a partir de ese momento. La Hepburn cerró la boca a todos aquellos que la criticaban demostrando que a base de talento, tenacidad y esfuerzo serí­a capaz de triunfar.

historias-de-filadelfia.jpg
“Que sí­, que esto va a ser un éxito”.

Tras el éxito de Historias de Filadelfia la MGM pensó que su compañero ideal, la alternativa a Cary Grant, serí­a Spencer Tracy, ambos tení­an en común su extraordinario talento y su personalidad magnética y alguien a quien la actriz ya admiraba desde hací­a tiempo y con quien deseaba trabajar, su primer tí­tulo en común serí­a La Mujer del Año y entre ellos habí­a una quí­mica impresionante que iba más allá de la gran pantalla, juntos rodarí­an en los próximos años grandes éxitos como La Costilla de Adán.

En la década de los 50, protagonizarí­a junto Humphrey Bogart La Reina de África dirigida por John Huston, de su experiencia en el rodaje escribió un libro titulado El Rodaje de La Reina de África o Cómo Fui a África con Bogart, Bacall y Huston y Casi Pierdo la Razón, allí­ contarí­a por ejemplo que todo el equipo de rodaje caerí­a enfermo de disenterí­a salvo Bogart y Huston que resultaron inmunes debido a las grandes cantidades de alcohol que se tomaban.

la-reina-de-africa.jpg
“Tanto beber, tanto beber”.

Otros tí­tulos emblemáticos llegarí­an a finales de la década, De Repente, el íšltimo Verano la obra de Tennessee Williams que serí­a adaptada por Joseph Mankiewicz y protagonizada por Montgomery Clift y Elizabeth Taylor, allí­ la actriz protagonizarí­a una anécdota y es que cansada de ver cómo el realizador humillaba a Montgomery Clift aprovechó el final del rodaje de la pelí­cula para recriminar la actitud del director, cuando rodó su última toma le preguntó a Mankiewicz si ya habí­a terminado y él le dijo que sí­ entonces aprovechando que todo el equipo de rodaje estaba delante le escupió en la cara y se fue.

En 1962 protagonizarí­a otra adaptación teatral, Larga Jornada Hacia la Noche de Eugene O’Neill, dirigida por Sidney Lumet, allí­ interpretaba a una adicta a la morfina que tení­a alrededor a una familia que estaba rota, por este trabajo ganó el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes. Cinco años después protagonizarí­a Adivina Quién Viene a Cenar Esta Noche junto a Spencer Tracy y dirigida por Stanley Kramer, por la que ganarí­a su segundo Oscar en 1968, un año después volverí­a a ganar el galardón por El León en Invierno y tendrí­a que compartir el galardón con Babra Streissand por Funny Girl.

A finales de la década de los sesenta protagonizarí­a en Broadway el musical Coco inspirado en la vida de la diseñadora de modas Coco Chanel, por este trabajo serí­a candidata al Tony, la actriz grabarí­a un disco con las canciones de la obra y venderí­a bastantes copias, no era la primera vez que hací­a una incursión en el mundo de la música, ya grabó participó en un disco junto a otros actores en los años 30 con temas de Cole Porter.

En la década de los setenta intervendrí­a en tí­tulos como Las Troyanas, adaptación de la obra de Eurí­pides, dirigida por Mihalis Kakogiannis, el western junto a John Wayne, El Rifle y la Biblia de Rooster Cogburn, y a principio de los ochenta la deliciosa En el Estanque Dorado de Mark Rydell por la que conseguirí­a su cuarto Oscar a la mejor actriz en 1982.

katharine-hepburn-en-en-el-estanque-dorado.jpg
“¡Qué gran final de carrera Henry!”.

íšLTIMOS AÑOS.

En el Estanque Dorado se convirtió en su último gran papel para el cine, a partir de aquí­ harí­a pequeñas intervenciones en pelí­culas para cine y televisión, su último trabajo en cine fue Un Asunto de Amor, nuevo remake de Tú y Yo protagonizado esta vez por Warren Beatty y Annette Bening. James Cameron querí­a contar con ella para interpretar a la anciana Rose en Titanic pero rechazó su oferta.

katharine-hepburn-03.jpg
“‘¡Se está genial aquí­!”.

En sus últimos años cuando su estado de salud se agrava se retira a su natal Connecticut donde vivió con unos familiares, padecí­a parkinson aunque nunca llegó a reconocerlo, de hecho dijo una vez en televisión que sus temblores no eran a causa del parkinson sino heredados de su abuelo y que su manera de combatirlo era tomando whisky.

Falleció de causas naturales a los 96 años aunque padecí­a pequeños tumores en la piel y en el cuello,  fue el 29 de junio de 2003, en su casa de Old Saybrook en Connecticut.

KATHARINE HEPBURN Y SPENCER TRACY, LA HISTORIA DE UN AMOR.

En 1928 se casa con su amigo Ludlow Ogden Smith, y se separan a los pocos años. La actriz mantuvo romances con John Ford durante el rodaje de Marí­a Estuardo, su agente Leland Hayward o con el magnate Howard Hughes, tal y como vimos en El Aviador de Martin Scorsese. También le atribuyeron relaciones homosexuales con su secretaria, la montadora Dorothy Azner o la actriz Elissa Landi.

En el año 1942 conoce a Spencer Tracy cuando van a rodar La Mujer del Año, Hepburn cuando conoció a Tracy le dijo a uno de los productores de la MGM que ella era muy alta para él y Tracy respondió que no se preocupara que la pondrí­a a su altura.

katharine-hepburn-y-spencer-tracy.jpg
“Spencer entre tú y yo saltan chispas”.

Pronto se convertirí­an en una de las parejas más reconocidas dentro y fuera de la pantalla, rodaron nueve pelí­culas juntos de las que destacan La Costilla de Adán, La Mujer del Año y el que serí­a su último tí­tulo juntos Adivina Quién Viene a Cenar Esta Noche. Su relación terminó con el fallecimiento de Tracy en 1967, no llegaron a contraer matrimonio ya que el actor estaba casado y no querí­a divorciarse de su esposa ya que era católico, aunque al parecer esto no era del todo cierto, Tracy sí­ que era católico pero su esposa no y no se casaron por la Iglesia por lo que podí­an perfectamente divorciarse y volverse a casar sin problema alguno.

Intentaron vivir su relación a las espaldas del público, marchándose por la puerta de atrás de los estudios para dirigirse a un hotel pero la prensa siempre estaba al acecho, la relación duró más de veinte años y no vivieron juntos hasta que Spencer Tracy comenzó a tener graves problemas de salud, Hepburn se retiró durante cinco años del cine para cuidarle solo volvió para protagonizar junto a él Adivina Quién Viene a Cenar Esta Noche en la que interpretaban a un matrimonio de clase media que recibe la visita del novio de su hija con el detonante de que su yerno es afroamericano. Tracy estaba gravemente enfermo y falleció repentinamente en los brazos de Katharine semanas antes de terminar el rodaje, la actriz con el corazón destrozado no pudo ni siquiera asistir al funeral del gran amor de su vida, terminó como pudo la pelí­cula, jamás tuvo fuerzas para ver Adivina Quién Viene a Cenar Esta Noche.

PREMIOS.

katharine-hepburn-04.jpg
“Yo pasaba de ir a los Oscars”.

OSCAR: Katharine Hepburn tiene dos records, es la intérprete que más Oscars ha ganado, cuatro, y de tener mayor número de candidaturas en el apartado de mejor actriz principal, todas sus nominaciones fueron en este apartado, no optó nunca a mejor actriz de reparto. Ganó la estatuilla por Gloria de un Dí­a (1934), Adivina Quién Viene a Cenar Esta Noche (1968), El León en Invierno (1969), En el Estanque Dorado (1982) y fue candidata por Sueño de Juventud (1936), Historias de Filadelfia (1941), La Mujer del Año (1943), La Reina de África (1952), Locura de Verano (1956), El Farsante (1957), De Repente el íšltimo Verano (1960), Larga Jornada Hacia la Noche (1963). Nunca acudió a la ceremonia de los Oscars.

BAFTA: En 1969 por sus trabajos en Adivina Quién Viene a Cenar esta Noche y El León en Invierno, y en 1983 por En el Estanque Dorado.

FESTIVAL DE CANNES: Premio a la mejor actriz en 1962 por Larga Jornada Hacia la Noche.

FESTIVAL DE VENECIA: Premio a la mejor actriz en 1934 por Las Cuatro Hermanitas.

CURIOSIDADES.

katharine-hepburn-05.jpg
“No me gusta este sombrero”.

– Katharine Hepburn no se ganó el cariño en sus primeros años en Hollywood por lo que sus enemigos la llamaban Katharine la Arrogante. El nombre le vení­a de Catalina de Aragón

– Fue una de las tantas actrices que optaron a interpretar a Escarlata O’Hara en Lo que el Viento se Llevó. La encargada de interpretar a Escarlata O’Hara fue Vivien Leigh de la que Hepburn fue gran amiga.

– Para el rodaje de La Gran Aventura de Silvia, además de vestirse como un hombre y de cortarse el pelo como un chico, rodó una escena en la que besaba a una mujer, ver aquello en los años 30 supuso todo un escándalo y aumentó su infundada fama de lesbiana.

– Katharine Hepburn sufrió todo tipo de inclemencias durante el rodaje de La Reina de África, padeciendo entre otras cosas enormes dolores estomacales y náuseas. En la escena principial, cuando la actriz tocada el órgano en la iglesia mientras su hermano, el reverendo, da el sermón, ella siempre tuvo cerca un cubo para poder vomitar entre toma y toma, estaba tan pálidad que el director de fotografí­a, Jack Cardiff, temí­a que su piel saliera verde.

– Más inclemencias durante el rodaje, esta vez en Locura de Verano de David Lean, la Hepburn tení­a que protagonizar una escena en la que se caí­a a un canal, ella tomó todo tipo de precauciones porque aquello era un caldo de cultivo para futuras infecciones pero lamentablemente se olvidó de sus ojos, cogió tal infección en los ojos que tuvo secuelas por ello de por vida.

– Es la primera actriz que aparece en la lista de mayores leyendas cinematográficas de todos los tiempos elaborada por el Instituto de Cine Americano. Y casi siempre ha encabezado todas las encuestas que la colocan como la mejor actriz de la Historia del Cine.

– Apartado dedicado a su relación con Spencer Tracy, él decí­a de ella “Katharine tiene poca carne, pero la que tiene es de mucha calidad”, ella sin embargo decí­a “era básico, como una patata asada”. La pareja no tuvo grandes problemas de convivencia en los 25 años que duró su relación pero ella reconoció en su biografí­a que Spencer Tracy una vez le pegó pero que ella nunca se lo recordó. Y termino este apartado con un estudio, la Royal Society of Chemistry (hay sociedades para todo) calificó la pareja Hepburn-Tracy como la que cientí­ficamente tení­a más quí­mica en la pantalla, por dejante de Elizabeth Taylor y Richard Burton o Lauren Bacall y Humphrey Bogart.

– A pesar de ganar cuatro Oscar nunca acudió a las ceremonias salvo a la del año 1974 para entregarle el premio Irving Thalberg al productor Lawrence Wingarten, la Hepburn se presentó en el escenario ataviada con un simple pijama en señal de protesta por la banalidad de estos premios, ¡genio y figura!, sus Oscars los donó al Empire State Building de Nueva York, decí­a que si ella no iba a recogerlos tampoco debí­a tenerlos.

– Trabajó con Peter O’Toole en El León en Invierno, ella fue la responsable de que O’Toole lograra protagonizar Lawrence de Arabia, ambos se hicieron muy amigos durante el rodaje. En esta pelí­cula también trabajaba Anthony Hopkins que interpretaba a Ricardo Corazón de León y confesó que la voz de la Hepburn le sirvió de inspiración para darle el tono de voz a Hanibal Lecter en El Silencio de los Corderos, curioso, ¿no?.

– Katharine Hepburn se caracterizaba por no callarse lo que pensaba, a su enfrentamiento con Joseph Mankiewicz, hay que unirle que no tragaba a Indrid Bergman, parece que esta tuvo una temática con Spencer Tracy durante el rodaje de El Extraño Caso de Doctor Jekyll antes de comenzar su relación con ella. En sus últimas memorias habló de varios de los actores de ahora y decí­a admirar a Vanessa Redgrave era su favorita, Harrison Ford, Julia Roberts, John Travolta y Melanie Griffith de ella decí­a que era una gran actriz aunque con mala suerte, si algunos de estos nombres os puede parecer extraño, más raro puede sonar algunos de estos, no les gustaba nada Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Meryl Streep, de ella decí­a de una manera muy irónica que era de las más grandes, pero a quien de verdad detestaba era a Woody Allen.

– Por otro lado mantení­a una relación epistolar con Kevin Spacey, él le escribí­a hablándole de las cosas que pasaban en su carrera y ella le respondí­a de una manera escueta “Querido Kevin, me alegro por ti”.

– Cuando falleció las luces de todos los teatros de Broadway se apagaron una hora en su honor.

– Toda su vida estuvo intentando que la llamaran Katharine y no Katherine creo que no lo consiguió.

Termina aquí­ este reportaje dedicado a la gran Katharine Hepburn, ha sido un placer elaborarlo y espero que os guste.

 

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Daniel

    uUen artí­culo, muy bien esquematizado y un excelente discurir de ideas, por ende el artí­culo se hace facil de leer. Felicitaciones … Herpbun es sin duda la mejor actriz que ha dado el celuloide norteamericano, una estrella dificil siquiera de igualar.

  • http://lascrnicasdeaxa.blogspot.com Axa

    Katharine Hepburn es la mejor actriz de la historia del cine. Y este documento es uno de los mejores textos que he visto sobre ella.

  • Manu D

    Cuando leo textos como éste, me desespera ver que ya no hay gente como ella en el mundo del espectáculo.
    Mari Carmen, no encuentro palabras para agradecerte este reportaje. Por favor, haced más homenajes como éste a los clásicos y esta página será El Cielo.

  • Damian!

    wow me parece genial esto!!!
    esto y mas se merece la hepburn nunca tendremos a nadie como ella

  • Capitán Caverní­cola

    Una actriz como la copa de un pino, y lo que lloré yo con el estanque dorado…

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast