Noticias

INGMAR BERGMAN NOS HA DEJADO

Hace unas horas Rafa habló de la trágica noticia que ha sacudido hoy al mundo del cine, Ingmar Bergman ha fallecido a los 89 años de edad dejando atrás una extensa e importantí­sima obra que abarca los campos del cine, del teatro y de la televisión que le han llevado a ser considerado uno de los cineastas claves en la Historia del Cine. Antes de dedicarle un homenaje a Bergman quisiera hacer una confesión, jamás llegué a comulgar del todo con su cine pero eso no impide que reconozca su genialidad que ha fascinado a cinéfilos de todo el mundo y que ha influido en realizadores posteriores.

ingmar-bergman-homenaje.jpg

INICIOS.

Ernst Ingmar Bergman nació el 14 de julio de 1918 en Upsala, localidad situada a 70 kilómetros del norte de Estocolmo. Segundo hijo de Erik Bergman un pastor calvinista de origen danés, que llegó a ser capellán de la Familia Real Sueca. De él recibió una estricta educación, sus valores, el mundo metafí­sico de la religión, los sentimientos de culpa, pecado y redención, marcaron su infancia y adolescencia. Sus padres estaban distanciados, cada uno estaba encerrado en sí­ y en su mundo propio; el padre en la iglesia y su madre, Karin Akerblom, en su casa ocupándose de las tareas domésticas. Para sus progenitores era un auténtico escándalo que padres e hijos compartieran juegos. Pero curiosamente también eran liberales en cuestiones de fe, ya que cuando Ingmar decidió separarse de las creencias religiosas de su padre éste le dio absoluta libertad para que buscara por sí­ mismo su camino de salvación.

A los 13 años comenzó a estudiar bachillerato en una escuela privada de Estocolmo, para luego licenciarse en Letras e Historia del Arte en la Universidad. Realizó su tesis doctoral sobre el dramaturgo August Strindberg y fue en la Universidad cuando comenzó su relación con el teatro, escribiendo textos y dirigiendo obras. La Segunda Guerra Mundial ha estallado y en 1940 los alemanes invaden Dinamarca y Noruega. Suecia, neutral, se mantiene aislada, sitiada por todas partes, creándose en el paí­s una psicosis colectiva de angustia que artí­sticamente desemboca en las corrientes existencialistas. Hay una epidemia de suicidios entre ellos el del dramaturgo Hjalmar Sí¶derberg, que influye fuertemente en Bergman. Esto hace que Ingmar rompa con su familia y se refugie en el barrio bohemio y de artistas de Estocolmo, Gamla Stan, en donde vive como puede. Ese mismo año conseguirí­a un puesto de ayudante de dirección en el Teatro de la Ópera Real de Estocolmo.

bergman-inicios.jpg

En el año 1943 se casarí­a con Else Fischer, bailarina y coreógrafa, con la que tendrí­a a su hija Lena. Al mismo tiempo, el productor Carl Anders Dymling, que estaba dando un gran impulso a la Svenskfilm, ve una representación teatral estudiantil cuyo texto estaba firmado por Bergman e insiste en que Ingmar escribiese un guión, Tortura, y se lo da a dirigir a Alf Sjí¶berg, por aquel entonces el director más prestigioso del paí­s, Bergman serí­a su ayudante de dirección y tendrí­a la oportunidad de dirigir sus primeras escenas, las últimas del film. Al año siguiente, y con 27 años, dirige su primera pelí­cula, Crisis, adaptación cinematográfica de la obra escrita por Leck Fisher, y que ya mostraba la costumbre del realizador de reflejar sus obsesiones personales en un personaje. Aunque la pelí­cula no se convirtió en un éxito Dymling comprende que un cine sueco, aislado y lejano, sólo podrá imponerse, dentro y fuera de la nación, con obras de calidad, diferentes y genuinas. Apoyará a Bergman que rodará otros tí­tulos como Llueve sobre Nuestro Amor, Mujer sin Rostro, Barco hacia la India, Noche Eterna, Ciudad Portuaria, Eva, Prisión y La Sed, que se convierte en un gran éxito en Suecia y que le asegura carrera cinematográfica en el paí­s.

PRIMEROS ÉXITOS.

A inicios de la década de los 50 Bergman estrenarí­a Juegos de Verano que se convertirí­a en un éxito al igual que Tres Mujeres y Un Verano con Mónica, que se convirtió además en un escándalo debido a la tremenda sensualidad de su protagonista la actriz Harriet Anderson, pareja en aquel momento del realizador.

En el año 1953 comenzarí­a a trabajar con el Stasteater de Malmí¶ y allí­ conoció a una serie de actores que tendrí­an gran presencia en su obra posterior como Gunnel Lindblom, Max von Sydow, Ingrid Thulin y Bibi Andersson.

EL ÉXITO INTERNACIONAL.

Fuera Bergman pasa inadvertido, en el Festival de Cannes de 1947 se presenta Barco hacia la India, en el de Venecia de 1952, Juegos de Verano. La campanada la darí­a en el Festival de Cannes de 1956 con Sonrisas de una Noche de Verano. La moda Bergman se extiende por el mundo, influye en todo tipo de cineastas y genera literatura de toda tendencia. El público y la crí­tica descubre a un cineasta inclasificable en una época en donde todo tendí­a a ser etiquetado.

En el año 1956 termina El Séptimo Sello una de sus cintas más célebres, protagonizada por Max Von Sydow, con la que ganarí­a el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes. Sucesivamente fueron llegando otros éxitos como Fresas Salvajes, Oso de Oro en el Festival de Berlí­n y nominación al Oscar al mejor guión, En el Umbral de la Vida por la que gana el premio al mejor director en el Festival de Cannes, El Rostro, Premio Especial del Jurado en Venecia, El Manantial de la Doncella, mención especial del Festival de Cannes, Globo de Oro y Oscar a la mejor pelí­cula en lengua no inglesa en el año 1961. Dos años después volverí­a a ganar otro Oscar a la mejor pelí­cula en lengua no inglesa por Como un Espejo por la que también conseguirí­a una candidatura en la categorí­a de mejor guión original.

ingmar_bergman_.jpg

En el año 1964 sufre una gran depresión y escribe una de sus cintas más innovadoras, Persona, su intención era hacer una pelí­cula totalmente creativa, libre de las ataduras de los estudios y los productores. Allí­ conocerí­a a la actriz noruega Liv Ullman, con la que tendrí­a una hija en el año 1966. La relación sentimental entre ambos terminó en el año 1974.

La década de los setenta comenzarí­a con un sonoro fracaso, La Carcoma. Pero luego volverí­a a alcanzar el éxito con Gritos y Susurros con la que serí­a candidato al Oscar a la mejor dirección, guión original y producción. En 1973 estrenarí­a Secretos de un Matrimonio, con la que ganarí­a el Globo de Oro a la mejor pelí­cula extranjera, Cara a Cara al Desnudo, nueva candidatura al Oscar al mejor director.

En 1977 rodarí­a Sonata de Otoño con otro de los grandes iconos suecos de la Historia del Cine, Ingrid Bergman, la actriz no se lo puso nada fácil al director, y por primera vez plantea retirarse del mundo del cine. Por esta cinta conseguirí­a de nuevo una candidatura al Oscar al mejor guión original y ganarí­a el Globo de Oro a la mejor pelí­cula extranjera.

ingmar-bergman-con-ingrid-bergman.jpg

SU íšLTIMO CINE.

En el año 1982 estrenarí­a Fanny y Alexander en donde reflejarí­a a su familia, volverí­a a ganar el Oscar a la mejor pelí­cula extranjera y conseguirí­a de nuevo candidaturas a la mejor dirección y guión original, también lograrí­a un nuevo Globo de Oro.

Tras Fanny y Alexander abandonarí­a el cine y se dedicarí­a a hacer trabajos en teatro, que nunca lo abandonó, y en televisión. Su última trabajo cinematográfico fue Saraband estrenada en el 2003 y protagonizada por la que fue su última actriz fetiche, Liv Ullman que en el año 2000 rodó Infiel, un guión del propio realizador en donde una vez más hizo un ejercicio de exorcismo.

Durante sus últimos años se retiró a la isla sueca de Faro, al norte de la isla de Gotland, en el Mar Báltico. Allí­ se dedicaba a escribir y fundó su propio cine en donde proyecta sus pelí­culas favoritas a sus vecinos.

INGMAR BERGMAN Y LAS MUJERES.

Los personajes femeninos fueron fundamentales en su obra y las mujeres también lo fueron en su vida. Se casó en cinco ocasiones Else Fisher (1943-1945), Ellen Lundstrí¶m (1945-1950), Gun Grut (1951-1969), Kí¤bi Laretei (1959-1969) e Ingrid von Rosen (1971-1995), de todas se divorció salvo de su última esposa la cual falleció de cáncer. También tuvo romances con varias de sus actrices como Harriet Anderson y Liv Ullman. Tuvo nueve hijos de los que cinco se dedican al mundo del cine.

bergman-con-liv-ullman.jpg

PREMIOS.

OSCARS. Ganador del Oscar por El Manantial de la Doncella (1961), Como un Espejo (1962), Fanny Alexander (1984) y recibió el Irving Thalberg por su contribución al mundo del cine en el año 1971. Fue candidato por Fresas Salvajes (guión), Como un Espejo (guión), Gritos y Susurros (producción, dirección y guión original), Cara a Cara al Desnudo (dirección), Sonata de Otoño (dirección) y Fanny y Alexander (dirección y guión).

FESTIVAL DE BERLíN. Oso de Oro por Fresas Salvajes.

FESTIVAL DE CANNES. Premio especial del Jurado por El Séptimo Sello, premio al mejor director por En el Umbral de la Vida, mención especial por El Manantial de la Doncella, en el año 1997 recibió la Palma de Palmas (ninguna de sus pelí­culas llegó a recibir la Palma de Oro) y un año después recibió el Premio del Jurado Económico por el sentido de toda su obra.

FESTIVAL DE VENECIA. Ganó el Premio Especial del Jurado por El Rostro, y el premio FIPRESCI por Fanny y Alexander. En el año 1971 ganó el León de Oro a toda una carrera.

Afortunadamente siempre nos quedará su cine ¿cuál fue vuestro trabajo favorito?.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • seakermdc

    Gran artí­culo como siempre, la verdad Mary Carmen que vales tu peso en oro. Un saludo.

  • http://diaseclipse.blogspot.com Javi

    Amen con la reivindicación de Dreyer, especialmente de Ordet y Dies Irae.

  • willard

    En serio, se va uno de los grandes, y de todas sus pelis, que al trabajar en un videoclub me las vi casi todas, me faltaron Saraband, Como un Espejo y Sonata de Otoño, me quedo con El Septimo Sello, Persona y El Manantial de la Doncella. Por cierto que aprovecho para reivindicar la obra de su maestro el gran C.T.Dreyer, un crack

  • willard

    Tened cuidado que luego vendran y nos llamaran gafapastas!!!!!

  • http://diaseclipse.blogspot.com Javi

    Como ya sabes mi mas eterna admiración por tus articulos.
    Bergman nunca fue un director facil de digerir, y sigue siendo complicado de entender. Ver Persona por primera vez es toda una experiencia en la cual tiene su origen el estilo Lynchiano que tan de moda está ultimamente. Muchos cinefilos han confesado que no pueden con este director, que se posiciona mas cerca de Dreyer por densidad narrativa que de otros realizadores de la misma época, sin embargo nos encontramos ante el último vestigio de aquel cine europeo que tras la segunda guerra mundial tantas obras maestras legaron (con permiso de Chabrol y un puñado mas de realizadores). Que ha sido un grande es indudable, que marcó epoca tampoco es menester discutirlo, solo hay que acudir a la prensa, toda se ha hecho eco de la noticia. Ahora le dedicarán retrospectivas, yo por mi parte le haré el mejor homenaje personal posible, Fresas salvajes y Persona. Sus dos obras mas magistrales a mi modo de ver. Algún dia tengo que realizar un analisis de Persona y ese juego de dobles identidades que presenta.

  • academico

    fantástico trabajo, mary carmen, aplaudo tu homenaje a uno de los más grandes. GRACIAS

  • https://www.lashorasperdidas.com Daniel Rayado

    Genial reportaje Mary Carmen, me has dejado boquiabierto, una vez más.

  • http://www.loqueyotediga.net Coronado

    Estupendo trabajo Mary Carmen. Sin duda, se ha ido uno de los grandes. Aunque su mejor etapa sea la de la década de los 50 y 60, no puedo dejar de quedarme con esa maravilla, casi perfecta, que es “Fanny y Alexander”.
    Y aunque no sea una de sus mejores pelí­culas, el duelo de Ingrid Bergman y Liv Ullman en “Sonata de otoño” es impagable.

Críticas

la perfeccion

La trampa solvente.

vengadores endgame

Le podcast.

us nosotros jordan peele

Peele director vs. Peele guionista.

cap2

La deshonra es una larga travesía.

destroyer

La culpa como gasolina.

Twitter

Podcast