Críticas

COMETAS EN EL CIELO

¿Por qué? ¿Por qué tengo la sensación durante las dos horas y diez minutos que dura esta pelí­cula, de que Marc Forster (él y sólo él) me está haciendo un bloqueo que impide que este film me atraviese y me parta en dos como deberí­a? ¿Por qué — y esto es una conjetura– la gente va a salir de la sala diciendo “Chico, qué pelí­cula más bonita”, cuando este film deberí­a ser todo menos eso?.

Este comentario no es una pelí­cula de David Lynch. Intentaré dar una respuesta una vez haya terminado de resumir su argumento: básicamente, todo gira en torno al exitoso escritor Amir (Jalid Abdalá), nacido en Kabul y obligado en los inicios de la invasión soviética, a abandonar su patria en compañí­a de su padre, con destino a Estados Unidos, hasta que ya en sus cuarenta tacos, casado y establecido, una llamada de teléfono le obliga a volver a su hogar, destrozado por los ABSOLUTAMENTE MEGAINFAMES talibán. El film es un repaso a su vida infantil como muchacho de clase pudiente cuya mayor afición son la escritura y las competiciones de cometas en Kabul, su relación con su mejor amigo/sirviente Hasan, y la terrible cadena de acontecimientos que marcarán su adolescencia y su madurez, que comenzará realmente cuando se enfrente al miedo (en general) que le ha atenazado durante toda su vida.  

kite4.jpg

Adaptada del best seller de Jaled Hoseini, Cometas en el Cielo es una pelí­cula que hace tantas cosas bien que acaba empachada de sí­ misma. A pesar de que nos da la sensación de que están ocurriendo cosas, el film carece de tensión. Las escenas se suceden unas detrás de otras con orden y corrección, pero siempre sin que la pelí­cula baje al barro, sin que realmente lleguemos a sufrir una implicación emocional. Como dije antes, el culpable de todo ésto es Marc Forster, cuya dirección pulcra, pulida y absolutamente impersonal nos garantizan –con la imprescindible colaboración de quien se ocupe de la segunda unidad– una secuela de Casino Royale del copón y medio, pero que aquí­ nunca termina de apostar a fondo por los parajes más interesantes de la historia.

Sí­: nos hacemos una idea de la relación de servilismo existente en el Kabul de los años 80. Sí­, somos capaces de percibir la realidad a través de los ojos de un niño (gran fotografí­a la de Roberto Schaefer, un enamorado del color). Sí­, nos maravillamos ante la exquisita puesta en escena de los susodichos combates de cometas que soportan la trama durante el primer tercio del film: su visualización, libre como el viento, es uno de los mejores ejemplos de la aplicación del ordenador a la narrativa tradicional. Pero con todo, Forster se las apaña de tal forma que las escenas más violentas, burras, crueles y sádicas del film estén rodadas de tal forma que se ha garantizado en Estados Unidos la cómoda y segura calificación moral de No Recomendada para Menores de 13 Años, cuando esta pelí­cula se merecí­a algo mucho más bestia. Algo que nos hiciera revolcarnos en el asiento. Nunca lo tendréis: en los mejores momentos, Cometas en el Cielo se queda en un diluido mensaje de liberación y redescubrimiento, hasta convertirse en una feel good movie con marcada tendencia hacia el culebrón (que afortunadamente, nunca llega a ser).

kite3.jpg

Forster es el principal culpable y su actor principal, Jalid Abdalá, va después. Tras interpretar al terrorista más dubitativo en United 93, Abdalá confirma que lo que es garra, garra, no es lo suyo. Con su eterna mirada pací­fica, se enfrenta a momentos de duda interior, de caos y tremendo conflicto –uno en el que se combinan de forma fluida confusión personal, alienación nacional y, sobre todo, falta de huevos– como quien está contemplando un eclipse de sol. El suyo es un gran personaje del que no extrae ni la centésima parte porque ha elegido no elevarse por encima del papel de mero vehí­culo para la trama. Los peores momentos de Cometas en el Cielo son aquellos en los que da la sensación de que cualquier otra historia (la de Hasan, por ejemplo, extraordinariamente interpretado por el pequeño Ahmad Khan Mahmidzada) hubiera sido mucho más interesante. Ni siquiera el habitualmente excelente Said Taghmaoui es capaz de imbuir algo de oxí­geno en la segunda mitad del film, y del “villano final” de la pelí­cula, mejor olvidarnos.

Eso sí­, Homayun Ershadi está espléndido. Repito: espléndido. Él sí­ que sabe de qué va esto. Interpreta al padre de Amir, pero es mucho más que eso: es la voz de la cordura en el Afganistán que pudo ser y no fue, uno alejado de la corrupción y del fanatismo. Es un personaje tremendamente sencillo, cuyas caracterí­sticas principales son la dignidad y el honor, pero Ershadi interpreta con tanta convicción que su momento más brillante (en un camión, delante de un soldado soviético) es el mejor momento del film, uno que se saborea y que es mejor no recordar mucho ante la cuesta abajo que viene después, y en el que ni siquiera la sombra del cambio brusco de género en su última media hora –“Operación: Rescate”–, es capaz de hacernos olvidar que Cometas en el Cielo tení­a hechuras de gran pelí­cula, de Casa de Arena y Niebla, y que se ha quedado a medio camino.

PD: ¿La banda sonora de Alberto Iglesias? Muy buena. ¿De Oscar? En mi opinión, no. ¿La recordaremos? Seguro: es demasiado potente y sale durante el 90 por ciento de la puñetera pelí­cula.  


Marc Forster | David Benioff, basado en la novela de Jaled Hoseini | Jalid Abdalá, Homayun Ershadi, Atossa Leoni, Shaun Toub, Zekeria Ebrahimi, Ahmad Khan Mahmidzada, Said Taghmaoui | Roberto Schaefer | Matt Chesse | Alberto Iglesias | Karen Murphy | Walter Parkes, E.Bennett Walsh, Rebecca Yeldham | Laurie MacDonald, Sam Mendes, Mark Sourian | Dreamworks | UiP | 6 |
  • https://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Buena pregunta Vito, porque la verdad es que la pelicula se balancea entre ambos extremos con escenas muy emotivas entre los niños como ocurria en “Descubriendo Nunca Jamás” y otras más duras en su planteamiento como ocurria en “Monster Ball”, está ahí­ entre las dos, pero para mi no alcanza la maestria de ambas peliculas, le falta garra y valentia en algunos momentos y otras veces le sobre cierta sensibleria, pero aún así­ es una gran pelicula, muy recomendable…

    Un saludo!!

  • Vito

    que es como monstar balls un drama muy duro o como descubriendo nunca jamas

  • https://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Jejeje, George Kaplan es que me gusta el cine en general y aunque tenga mis preferencias y gustos intento ver un poco de todo, y la verdad la pelicula esta bien, no es un peliculón pero es muy buena, y de la de Emmerich mejor no digo ná…

    Me he dado cuenta de lo del debate, hay hay Pier…jejeje.

    Por lo demás en efecto George Kaplan soy un incondicional de Spielberg o también llamado DIOS, y es que este tio es muyyyyy grande por mucho que algunos intenten buscarle las cosquillas, como he dicho mil veces a este tio le fluye el cine por las venas en lugar de sangre!!!

    Un abrazo tio!!

  • George Kaplan

    Jo Lumiere, es que vaya saltos temáticos que te marcas.

    En el hilo de Taquilla americana hay un debate empezado acerca de si Emmerich es malo o no y por ahí­ le han denominado como hermano menor de Spielberg, no te lo pierdas (me he fijado en que tú eres como yo de los incondicionales de Spielberg).

    Por otra parte este finde pretendo ir a ver Cometas en el cielo a ver qué tal.

  • https://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Era una de las peliculas que tenia pendientes esta semana para ver y la verdad es que la pelicula me ha gustado, si bién no es ningún peliculón por culpa de una sensibleria y emotividad demasiado Hollywodense cuando no es necesaria, en general es una buena pelicula y se merece una oportunidad, sobre todo si estamos hasta las narices de las mismas peliculas taquilleras de fin de semana.

    Entrando en harina, lo primero que hay que decir sobre esta pelicula es que no es una pelicula fácil por lo que cuenta pero si es muy asequible y universal en su planteamiento, aunque esta afirmación pareczca contradictoria se entiende una vez vista la pelicula, una pelicula cuya piedra de toque gira en torno a la violación de un niño no es algo fácil de asimilar, pero la delicadeza y elegancia de Foster a la hora de rodar la escena en cuestión salva este escollo y consigue que el público olvide tan horrible hecho y siga el transcurso de la trama sin más, durante las dos horas de metraje el director consigue la atención del espectador con momentos difí­ciles de olvidar, como ese duelo de cometas (con imagenes apoyadas por CGI).

    Y si la dirección es muy buena la interpretación sobre todo de los dos niños es realmente buena y emotiva, la quí­mica entre ambos niños es visible desde el primer momento que aparecen en pantalla, la ambiguedad del primero definida a través de su mirada y una lí­nea de diálogo por su padre en torno a la cobardia contrasta de pleno con la bondad del segundo, una bondad que va más allá de una simple amistad, estableciéndose como un amor fraternal que será el desencadenante de los hechos que narra la pelicula en su segunda mitad, la verdad es que los adultos si los comparamos con los niños salen perdiendo y la pelicula consigue cojear por momentos, no por que sean malos actores si no más bien por que no transmiten lo que los niños consiguen con sus miradas gestos y juegos del principio saliendo mal parados al compararlos con los pequeños…

    La ciudad de Kabul está magistralmente representada, enriquecida por una brillante fotografia, con sus mercados, sus niños jugando su gran muchedumbre deambulando y con un color cáldido y colorido realmente estudiado a conciencia, la pelicula por desgracia posee un guión lleno de tópicos o cliches que chocan bastante cuando uno piensa que podrian haber tirados por otros caminos y no por el más fácil, haciendo una historia débil aunque por otra parte hermosa y bella, muy humana, llena de valores universales, como el amor, la redención o el perdón.

    La pelicula por momentos es dura, sensible y conmovedora a partes iguales, para mí­ ahí­ está su principal defecto pués quiere ser conmovedora y el espectador lo nota, todo muy al estilo Hollywood y por momentos chirria y descarila con el resto del metraje, el espectador sabe que la pelicula está intentando buscar sus sentiminetos y ahí­ el director a mi parecer no consigue su propósito dejando una sensación algo extraña, aún así­ posee momentos realmente brillantes y sale con fuerza del meollo, “Cometas en el Cielo” es una experiencia visual y vital fascinante a la que es imposible no rendirse en algún momento de su bien ajusatdo metraje, no es ninguna genialiad pero ni falta que le hace, es una buena pelicula y cumple realmente bién lo que se espera de ella, sobre todo si luego uno ve algo tan horrible como “10.000 A.C.” como fué mi caso…

    P.D. La BSO de Alberto Iglesias es muy buena y se ajusta a la pelicula como un guante, justo lo que toda buena música que se precie debe hacer…

  • ellidermondra

    Hacia tiempo que no emocionaba tanto, a pesar de que no comparto el tono melodramático en algunos momentos la pelí­cula lo necesitaba y el cine también. 7.5
    http://www.cineralia.com

  • George Kaplan

    Bueno, no sé hoy estoy sensible, y a mí­ Finding Neverland me pareció agradable de ver y por momentos hermosa, y Monster´s ball es bastante bastante potente. No ningunearí­a yo tanto a este director, la verdad. Espero tener la oportunidad de ver pronto esta pelí­cula.

  • doctor diablo

    La traducción literal de “Stranger than fiction” es mala pero peor seria la equivalencia.”La realidad supera a la ficcion” y ya no hablemos de los “imaginativos” inventores de tí­tulos.Casi lo prefiero así­,aunque la verdad,como hace muchos años que no veo una peli doblada me la pela,pero me apetecia postear.
    Y sobre un tema no-polémico,juas,juas…..que si no me llevan a Abhu Girab a este paso…

  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    Yo, lo que he visto de este director me ha gustado mucho, sobretodo Más Extraño que la Ficción y Monster’s Ball. a Buscando Nunca Jamás le dieron demasiado bombo y Stay aún no la he visto.

    Cuando vea Cometas en el cielo, ya os diré que me ha parecido!!

  • Esteparia

    No hay cosa peor que un director tibio. Un guión interesantí­simo como el de “Más extraño que la ficción” (horrorosa traducción literal, por cierto) se quedó en agua de borrajas por culpa de este señor, con la inestimable ayua del soplagaitas de Will Ferrell. Eso sí­, Monster’s Ball le salió redonda, en mi opinión. Tengo pendiente Un grito en la noche, que tiene una pinta que no me desagrada.

Críticas

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Twitter

Podcast