Noticias

APRENDIENDO CINE EN IRAK

“¿Qué podemos hacer para ayudar?. No somos doctores, ni ingenieros. Simplemente somos cineastas”.

irak2.jpg

Tras exiliarse de Irak en 2003, Kasim Abid y Maysoon Pachachi pusieron en marcha desde Londres una iniciativa por la que comenzaron a dar clases a jóvenes palestinos en Ramala (Cisjordania). Fue el primer paso para fundar, en 2004, el Bagdad Independent Film and Television College, por donde han pasado 80 jóvenes iraquí­es para aprender la técnica cinematográfica y televisiva.

Abud y Pachachi establecieron su tienda en el distrito suroriental de Al Wahda, entre el Tigris y el barrio de Nuevo Bagdad (controlado por las milicias del clérigo antiestadounidense Muqtada al Sadr, el Ejército del Mahdi). Desde allí­ se encargaron de poner en práctica su primer curso, de tres meses de duración, para los 20 primeros inscritos. No obstante, varios problemas logí­sticos provocaron que las clases se prolongaran durante más de un año.

irak1.jpg

“O habí­a toque de queda, o enfrentamientos, o habí­a estallado una bomba y las carreteras estaban cerradas”, declara Pachachi. Así­ que por seguridad, las clases se desarrollaran en los tejados de Bagdad. “Todo el tiempo nos peleábamos entre nosotros, decidiendo si empujar a nuestros estudiantes a que investiguen el mundo, porque por otro lado estábamos muy preocupados por su seguridad”.

“Les decimos: tenéis que pensar en historias que transcurran en un lugar que os resulte familiar o que no sea peligroso”, añade Pachachi.

Porque si no te sucede lo que le pasó a Alí­, uno de los estudiantes de la escuela, al que tendrí­an que darle ya un Oscar honorí­fico (o, su equivalente en la vida real: sacarle de ese infierno a toda hostia). Un ataque con mortero sobre su hogar mató a su mujer y a su padre, y él se pasó dos semanas en el hospital. Después, tras rodar material para su corto “Una vela por el Café Shabandar” –el último lugar de reunión de intelectuales iraquí­es en Bagdad, evidentemente destruido en atentado suicida por la insurgencia–, Ali fue atacado por hombres armados que le dispararon en el pecho y en la pierna.  Sobrevivió. Pero su pierna, casi ampuada, puede ser salvada mediante un avanzado procedimiento médico que, evidentemente, no se encuentra disponible en Bagdad.

Lo peor de todo es que existe un acoso especializado. El núcleo duro de la insurgencia está conformado por fundamentalistas que consideran que el cine es un pecado, por no mencionar las numerosas bandas criminales que obtienen dinero a partir de la venta clandestina del material que roban –del usuario original no se vuelve a saber mucho–. No olvidemos a las fuerzas internacionales, que sospechan de todo aquél que porte una cámara, ya que podrí­a estar colaborando con las milicias, realizando un trabajo de vigilancia o preparación para un atentado inminente. 

irak3.jpg

El hambre y las ganas de comer cayeron encima de la cabeza de Mohamed Al Daradji en 2003, mientras rodaba Ahlaam. Primero, fue asaltado por un grupo de hombres armados que secuestraron tanto a Al Daradji com a su equipo. Mataron a su técnico de sonido, y los asaltantes se llevaron su equipo. Cuando informaron del incidente, tras su liberación, a las fuerzas estadounidenses fueron, por este orden, tomados por propagandistas de la guerrilla, arrestados y posteriormente sometidos a tortura psicológica. Al Daradji fue posteriormente exculpado gracias a la intervención de la embajada holandesa, paí­s del que ostenta una segunda ciudadaní­a. Actualmente se encuentra en Irak, preparando su segunda pelí­cula.

Volviendo a las clases, la mayorí­a de sus obras comparten una caracterí­stica común, que es la coincidencia en temas culturales. “Estas pelí­culas son una manera de defender que el arte es importante en tiempo de guerra, que sin cultura no hay civilización, y creo que la gente sabe que es verdad”, afirma Pachachi.

Ahora el Instituto ha establecido su sede en Damasco (Siria), donde vive más de un millón y medio de iraquí­es desplazados. En Bagdad, mientras, la creación perdura: “Este paí­s ha sido invadido, saqueado, incendiado y finalmente, resucitado. Y a lo largo de ese proceso siempre ha sobrevivido una producción creativa, sea pintura, escutura, música o literatura. Creo que, de alguna forma, la gente cree que es un medio de asegurar la superviviencia, nacional y personal”.

El resto de este fascinante reportaje, en Film in Focus.

Tags
  • Angelo y Diabolo

    es verdad, es memorable la escena de el tigre en la nieve en la q por poco disparan a begnini…

  • ulisesrvs

    yo le tendria mas miedo a los norteamricanos, ya que ellos le disparan a todo lo que se mueve

  • Pingback: meneame.net()

Críticas

us nosotros jordan peele

Peele director vs. Peele guionista.

cap2

La deshonra es una larga travesía.

destroyer

La culpa como gasolina.

Richard E. Grant as "Jack Hock" and Melissa McCarthy as "Lee Israel" in the film CAN YOU EVER FORGIVE ME? Photo by Mary Cybulski. © 2018 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Mi único deseo es importarte.

glass

Un anticlímax y una misión cumplida.

Twitter

Podcast