Noticias

FANTASTIC FEST

Ya ha pasado prácticamente la mitad del Fantastic Fest de Austin, festival que promovido, entre otros, por el amiguete Harry Knowles de Ain’t It Cool, está consolidándose como uno de los festivales de referencia en el género fantástico, una especie de Sundance del cine de género.

elsa-pataki-santos-2.jpg

En lo que llevamos de festival han podido verse varias pelis y entre las más destacadas encontramos Santos, del amiguete Nicolás López, que ha despertado comentarios como los siguientes:

“SANTOS es hermosa, única, grotesca, hilarante y tiene mas 14 niveles de imagenes, ideas y escenas con la que te reiras mientras niegas con la cabeza.” – Harry Knowles, Aint It Cool News.

“Me divertí­ mucho con Santos. Es una delicada sátira. Los efectos son contundentes e igualmente satí­ricos. El contenido humano, a pesar de lo gracioso de la realización, es emocionante. Nicolás López es un cineasta nato, con un real talento cinematografico.” – Alejandro Jodorowsky.

“Estoy seguro que Nicolas Lopez creo un genero de superheroes que es divertido y emocionante, lo que no es una mision facil. Santos rompe las reglas del cine Americano en terminos de dialogos y efectos, e increiblemente todo funciona. Santos es muy divertida y no puedo esperar por la secuela” – Aint It Cool News.

Hasta Jordi Costa, que no fue precisamente fan de su primera peli, Promedio Rojo, se ha rendido a Santos: “Lo confieso: yo fui uno de los crí­ticos españoles que, en su momento, no fueron seducidos por “Promedio rojo”. Me alegro de que, en su dí­a, no tuviese oportunidad de escribir sobre ella, porque, ahora, me verí­a obligado a volver sobre mis palabras. En su momento, creí­ detectar en la opera prima estados carenciales de carisma, arritmias y quizás algún sí­ntoma de artrosis narrativa. “Santos”, su segunda pelí­cula, descorrió el velo: Nicolás López, aunque él quizás no sea consciente de ello, ha abierto un nuevo capí­tulo en esa larga y tortuosa historia del superhéroe como mito versátil y, en una pirueta insólita, ha logrado cerrar un cí­rculo en medio de esa zona muerta que separaba la anti-épica moderna de la presunta épica súperheroica. En sus manos, el superhéroe se convierte en material idóneo para la auto-ficción: “Promedio rojo” y “Santos” funcionan, en buena medida, como la versión en borrador y la caligrafí­a pasada a limpio de la autobiografí­a de un hombre ridí­culo que se sueña hipérbole en un universo donde las estéticas del anime, el comic-book y el karaoke confluyen en la sublimación de un sueño romántico de auto-afirmación y conquista í­ntima (y sentimental). López no desatiende ni el factor Siegel & Shuster, ni el factor Stan Lee, ni el factor Alan Moore, ni el factor Millar. Por si fuera poco, lo completa con razonables dosis de esa Mí­stica Shyamalan, cuyas mayores iluminaciones son, esencialmente, dos:

a)    que el comic-book de superhéroes es la forma pop de una mitologí­a fundacional sobre la Luz y la Sombra,

b)    que el superhéroe es, en el fondo, la creación del súpervillano: el espejo inverso que le otorga su sentido.

Desde el culo del mundo, pues, López ha conquistado la certidumbre de que, aunque vivimos en un mundo diseñado y dominado por los súpervillanos, en algún rincón de un hombre ridí­culo (receptáculo de un Niño Bola con el pijama forradito de moscas) late la posibilidad de la redención final. O, por lo menos, eso es lo que nos conviene creer para no volvernos locos.”

“El chileno Nicolás López y su épica-geek Santos llevaron al público cerca de las lágrimas de pura diversión geek. ¿Y por qué no? Santos no es otra cosa que una mezcla de diversión en torno a los cómics, diálogos atractivos llenos de epí­tetos (“¿De verdad se corrió en tu cara?”) que rivalizan con cualquier cosa que Kevin Smith haya escrito, y un clí­max con una batalla por el amor verdadero y el destino de la Tierra. Como Santos dirí­a (interpretado con un popurrí­ nerd por Javier Gutiérrez), “es una canción cursi, épica y absurda, como cuando el amor es verdadero”. ¡Viva!” – Austin Chronicle

Vamos, que al muchacho le va bien. Y es más joven que yo el cabronazo. Suerte tienes Nicolás, reparte un poco. En su blog, además, está haciendo un seguimiento a su paso por Austin, con videos incluidos.

Aparte de él, Nacho Vigalondo está siendo protagonista de una retrospectiva de toda su carrera como cortometrajista, honor debido a que el pasado año fue el flamante vencedor del certamen con Los Cronocrí­menes, y a que, de paso, dejó muy buen sabor de boca y buenas dosis de su showmanismo durante su estancia en Austin. Están viendo gloriosas piezas como Una Lección de Cine (la de la Batbola) o la trilogí­a Código 7, que es brutal.

Por lo demás ya se ha podido ver allí­ la nueva peli de Kevin Smith, que ha gustado mucho al personal. The Good, The Bad and the Weird, una especie de homenaje al espaghetti western de la mano del coreano Ji-Woon Kim, el psicothriller belga Ex-Drummer, que ha gustado muchí­simo.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://cronicascineviperas.blogspot.com/ Moleskine

    Lo que esperaba, caspa de la buena.
    Le tengo unas ganas locas a la de Woon Kim, pero no tantas como a Sukiyaki Western Django xD
    ¿Tenéis más info sobre Ex-Drummer? La última belga que vi fue Ben-X y no me desagradó, aunque era algo atí­pica.

  • David89

    Pues leyendo estas crí­ticas, la verdad es que me siento con el deber de felicitar -desde esta página- a Nicolas Santos, solo por haber sacado su pelí­cula adelante con una factura técnica como la que tiene y haber cosechado esas crí­ticas, ya se merece un aplauso en honor al trabajo bien hecho. Enhorabuena 😉

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast