Noticias

“NINGUNO DE NOSOTROS VERÁ EL CIELO”. Tíš Sí, MACHO.

El actor estadounidense Paul Newman, una de las últimas grandes leyendas del Hollywood dorado, falleció hoy en su domicilio de Connecticut a los 83 años ví­ctima de un cáncer de pulmón. Las especulaciones sobre su estado de salud comenzaron el pasado mes de enero y en un principio fueron desmentidas, incluso por el propio actor. Meses más tarde, se confirmó que padecí­a esta enfermedad.

   Esta tarde –hora española–, su fundación emití­a un comunicado de condolencias en el que rendí­a homenaje a esta leyenda de la gran pantalla. “Paul aprovechó lo que la vida tení­a que ofrecerle, y mientras él mismo rehusaba reconocer que estaba haciendo algo especial, en realidad estaba cambiando las vidas de mucho gracias a su generosidad, humor y humanidad. Su legado vive a través de la caridad que ha demostrado”, indicaba la nota remitida por el vicepresidente de la Fundación Newman’s Own, Robert Forrester.

   Newman fundó en 1982 una marca de productos alimenticios llamada ‘Newman’s Own’, cuyos beneficios de ese año fueron donados í­ntegramente a actividades de caridad. Se calcula que a fecha de hoy la empresa supera los 200 millones de dólares (casi 137 millones de euros) en donaciones.

   Pocas horas antes de que su fundación emitiera el comunicado, el presidente de la Fundación Dynamo Camp de Limestre, Vicenzo Manes (Italia), ya aseguraba que habí­a recibido un correo electrónico desde Estados Unidos en el que se le informaba de que Paul Newman “no está más entre nosotros”.

UNA LEYENDA

   Newman, que nació el 26 de enero 1925, y se convirtió en uno de los grandes mitos de la historia del cine, estaba retirado desde 2002, tras el rodaje de ‘Camino a la perdición’, donde compartió escenas con Tom Hanks, a las ordenes de Sam Mendes. En 2006, tuvo otro acercamiento con el séptimo arte al poner voz a Doc Hudson, uno de los protagonistas de la pelí­cula de animación ‘Cars’.

   Newman, originario de Shaker Heights, Ohio, nació en el seno de una familia de madre húngara y padre judí­o alemán. Estudió Economí­a en el Kenyon College de Ohio y durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como marino en la Armada. Después de la contienda estudió Arte Dramático en Yale.

   El teatro constituyó su primera escuela como actor. Newman pasó así­ por el Actor’s Studio, donde coincidió con otros grandes intérpretes como, Steve McQueen, James Dean, Geraldine Page o Marlon Brando. En 1953 debutó en Broadway con la obra ‘Picnic’, de William Inge.

   Aunque su debut cinematográfico tuvo lugar en 1954 en ‘El cáliz de plata’, de Victor Saville, su primer gran éxito en la gran pantalla llegó de la mano del realizador Robert Wise, que le dio el papel principal de ‘Marcado por el odio’ (1956) en donde encarnó al boxeador Rocky Graziano. Después su carrera fue consolidándose con tí­tulos como ‘El zurdo’ (1958), de Arthur Penn, en el que representaba al legendario pistolero del Oeste, “Billy el Niño”.

   En esa fecha consiguió otra de sus mejores interpretaciones en ‘La gata sobre el tejado de zinc’ (1958), de Richard Brooks, una adaptación de la obra de Tennesse Williams en la que compartió cartel con Elisabeth Taylor. Ese mismo año rodó ‘El largo y cálido verano’ junto a Joan Woodward que se convertirí­a en su segunda esposa y con la que ha formado una pareja de gran estabilidad a lo largo de 50 años. Newman estuvo casado primeramente con Jacky Witte, de la que se divorció en 1958 y que es la madre de sus hijos Scott, Susan y Stephany.

   Otros éxitos de su carrera llegaron con ‘La ciudad frente a mi’ (1959), de Vincent Sherman; ‘Éxodo’ (1960), de Otto Preminger, versión cinematográfica del ‘best-seller’ de Leon Uris sobre la formación del Estado de Israel; ‘El buscavidas’ (1961), de Robert Rossen; o ‘La leyenda del indomable’ (1967), de Stuart Rossenberg. En esa década, concretamente en 1966, logró un enorme éxito en Hollywood con ‘Harper, detective privado’, de Jack Smight, una superproducción de cine negro.

   Paul Newman trabajó también con otros grandes directores como Alfred Hitchcock (‘Cortina rasgada’, 1966), George Roy Hill (‘Dos hombres y un destino’, 1969) junto a Robert Redford; John Huston (‘El hombre de Mackintosh’, 1973), John Guillermin (‘El coloso en llamas’, 1974), Robert Altman (‘Buffalo Bill y los indios’, 1976) o James Ivory (‘Esperando a Mr. Bridge’, 1990).

OTRO TIPO DE CINE

   A finales de la década de los sesenta, Paul Newman diversificó su actividad dedicándose también a la producción y dirección. A partir de entonces manifestó su deseo por hacer otro tipo de cine, muy centrado en los personajes y menos en la acción. Nacieron así­ pelí­culas como ‘Rachel, Rachel’ (1968), ‘Casta invencible’ (1971) y ‘El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas’ (1972). En 1984 dirigió ‘Harry e hijo’ y tres años después ‘El zoo de cristal’.

   En los ochenta, sus papeles en el cine se fueron acomodando a su edad. Son los años de ‘Ausencia de malicia’ y ‘Distrito apache: El Bronx’ (1981), de Sidney Pollack; ‘Veredicto final’ (1982), de Sidney Lumet o ‘El color del dinero’ (1986), con Martin Scorsese en la dirección. El papel del veterano jugador de billar que guí­a los pasos de una promesa, interpretada por Tom Cruise, la valió el Oscar de la Academia, para el que habí­a sido propuesto hasta seis veces –en 1994 recibirí­a uno honorí­fico, por el conjunto de su carrera y por ser uno de los actores con más tí­tulos a sus espaldas–. En 1989 interpretó ‘El escándalo Blaze’ de Ron Shelton.

PREMIOS Y AFICIONES

   Su carrera ha estado plagada de premios entre los que figuran un Oscar Honorí­fico en 1985, otro al mejor actor por ‘El color del dinero’ en 1986 y el Premio Humanitario Jean Hersholt, también de la Academia de Hollywood, en 1993 además de haber sido candidato a la preciada estatuilla en múltiples ocasiones.

   Asimismo, entre otros galardones obtuvo cuatro Globos de Oro (Mejor actor de reparto de serie en 2006; Premio Cecil B. DeMille en 1984; Mejor director por ‘Rachel, Rachel’ en 1969 y Globo de Oro a la nueva estrella del año en 1957 por ‘El cáliz de plata’).

   Por otra parte, el actor ha sido también muy conocido por su desbordante afición por las carreras de automóviles. De hecho, Newman participó profesionalmente en algunas de ellas, al tiempo que montó diversos negocios relacionados con la cocina y la alimentación con los que, en ocasiones, destinó parte de los beneficios a obras solidarias.

  • Angelo y Diabolo

    al final encontro su bolivia particular
    RIP
    dele recuerdos al señor Mcqueen

    DP:otra muesca mas para la parca

  • Mr.Chance

    Recuerdo cuando vi por primera vez la ultima pelicula en la que actuaba antes de retirarse, “Camino a la perdicion” de Sam Mendes. Me dejo perplejo la fuerza que transmitia aquel venerable anciano en una de las escenas. Y en su papel, era adorable y terrorifico. Impresionante.

    Mas tarde, adquiri la pelicula y cuando la veo en la estanteria, hay un nombre que aparece en mi mente por encima del resto. Paul Newman.

    “Estimado Sr. Newman;

    Tengo el gusto de invitarle a tomar el te en mi jardin cuando usted lo considere oportuno. Al actor y al profundo ser humano. Mi admiracion y yo le aguardaremos intemporalmente”.

    Fdo.
    Mr.Chance

  • Manu D

    UN ACTOR Y UN HOMBRE. Qué suerte crecer con él en la pantalla de la tele en Sesión de tarde o Sábado cine. Yo tengo debilidad por El castañazo, que hace poco pude volver a ver.
    Geacias Paul.

  • maryamar

    Qué poquitos grandes quedan ya…de esa generación el GRAN CHRISTOPHER y el GRAN SEAN, y poco más..he visto EL GOLPE mil veces, que gran clásico….en fin DEP, ssssniffff

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast