Críticas

LA OLA

¿Serí­a posible en nuestros dí­as que se repitiera una escalada de poder similar a la que terminó confluyendo en el nazismo? Esta es la inquietante hipótesis de partida de La Ola, desarrollada en un argumento que trata de validarla en el contexto de un instituto alemán, donde un profesor somete a sus alumnos a una progresiva inmersión, aparentemente ficticia, en un sistema autoritario de relaciones sociales, que intenta ser crí­tico, pero que termina escapando de control.

ola-2.jpg

Más que el fin, que se intuye al inicio de la pelí­cula, lo interesante de la propuesta reside a priori en descubrir los medios y mecanismos de los que se valen unos y otros participantes en el ejercicio para que de forma fortuita el juego de roles termine autoimponiéndose sobre el orden preestablecido de la realidad. Sin embargo, y pese a la advertencia, tan seria como objetable, de que el film está basado en hechos reales, lo cierto es que todo el desarrollo fracasa en cuestiones fundamentales que simplifican hasta extremos sonrojantes la alteración de las personalidades y sus motivaciones, y que finalmente desemboca en el efecto contrario: no demostrar la teorí­a que plantea, lo que no quiere decir que no pueda ser cierta.

El film comienza rápido y conciso con una clara voluntad didáctica y un discurso dedicado a jóvenes espectadores, planteando diálogos muy expositivos y directos que establecen los pilares ideológicos del desarrollo que vamos a presenciar. De hecho, en su arranque, lo mejor de la pelí­cula, aparecen representados los distintos “poderes” y equilibrios sociales del “estado” que es el instituto: Profesores, padres, alumnos de diferente ideologí­a y bagaje cultural, es decir, todo un contexto heterogéneo de agentes determinantes en una microsociedad que en base al propio juego democrático configuran la realidad que aceptamos como posible y reconocible en nuestro propio barrio.

ola-3.jpg

Pero para llevarnos al caos polí­tico que está esperando a estallar, el director comienza a dejarse por el camino estos posibles obstáculos que cuestionarí­an todo el desarrollo – y que darí­an pie a un conflicto cinematográfico realista en toda regla y a un difí­cil ejercicio de dialéctica – y centra su atención exclusivamente en los jóvenes que se adscriben al movimiento creado ingenuamente por el profesor. De esta forma, se desdibuja muy rápidamente el papel de control del claustro de profesores, banalizando su trabajo, criticando opciones de enseñanza conservadoras o disciplinarias, y lo que es peor, deja a la figura de los padres como los grandes ausentes, ciegos o directamente conniventes de lo que acontece. Las figuras de los opositores se dibujan como un quiero y no puedo, con dificultades añadidas gratuitas (como que hoy no va internet, o misteriosas luces que se apagan y a quién le importa) y la heterogeneidad de pensamientos de los alumnos queda diluida en nada, convirtiéndose éstos en meros tí­teres por los que el guión va dejando sus pequeñas migajas de pan para que nadie se pierda.

ola-1.jpg

Por si fuera poco, todo ocurre en una sola semana, lo que termina por hacer la pelí­cula increí­ble en cuanto a la evolución de los protagonistas y demasiado remota, cuando lo que intentaba era precisamente identificar lo que cuenta como que pudiera pasar mañana en el instituto más cercano. La resolución final tampoco ayuda a ninguno de los objetivos de la pelí­cula. Pasada tres pueblos, no resulta convincente ni lógica según los acontecimientos previos, si bien la realidad siempre se supera, y cosas peores se han visto en el telediario.

En definitiva, una propuesta arriesgada, con ciertas dosis de crí­tica al sistema de valores de la juventud, pero maniquea y con un planteamiento fallido, en tanto y cuanto pretende hacer de una situación impensable una realidad posible, y para ello el contexto de esa realidad en la pelí­cula resulta falso, parcial y difí­cilmente identificable con lo que nos espera cuando salimos del cine.

J. M. Rubio


Dennis Gansel | Dennis Gansel, Todd Strasser, Peter Thorwarth | Jürgen Vogek, Frederick Lau, Crhistiane Paul, Max Riemelt, Jennifer Ullrich | Torsten Breuer | Ueli Christen | Heiko Maile | Petra Ringleb | Nina Maag, Martin Moszkowicz, Martin Schiller | Christian Becker | Rat Pack | Aurum | 28 de noviembre de 2008 | 5 |
  • http://www.fotolog.com/polvo_en_el_aire Antes

    Me encantó la pelicula. Me hizo reflexionar muchisimo y me la creí­ en su totalidad. Todos los dí­as nos exponemos a manipulaciones tan peligrosas como las que se ven en la pelí­cula y ni siquiera caemos en la cuenta: Televisión, consumismo, polí­tica…

    Se narra muy bien la historia y te metes de lleno.

    Un 9 para esta cacho de peli!

Críticas

la perfeccion

La trampa solvente.

vengadores endgame

Le podcast.

us nosotros jordan peele

Peele director vs. Peele guionista.

cap2

La deshonra es una larga travesía.

destroyer

La culpa como gasolina.

Twitter

Podcast