Críticas

ESTÓMAGO

Mediocres, egoí­stas, torpes, tontos en definitiva… así­ podrí­an definirse todos los personajes que deambulan por Estómago, ganadora de la última edición de la Seminci de Valladolid. Y es que ante todo, este es un film sobre la cutrez del mundo y las personas que en su ignorancia, necesitan constantemente sentirse por encima de los demás para creerse felices, o al menos más seguros de sí­ mismos. Raimundo Nonato, también conocido como el cocinero Romero, es un tipo de lo más vulgar y harto de defectos: feo, unicejo, ignorante, torpe y acomplejado (verdadero caso en el que actor desaparece en su personaje), que sin embargo es un tipo de lo más apañado en los fogones de una cocina. La pelí­cula narra dos pasajes de su vida en paralelo: Por un lado, su ingreso en prisión; por el otro, su llegada a una ciudad desconocida donde comenzará a trabajar en un bar de mala muerte y gracias a sus dotes culinarias llamará la atención del dueño de un importante restaurante local. El director no deja muy claro hasta bien avanzado el metraje qué parte sucede antes y después, añadiendo aún más ambigüedad a ambas tramas, y es que ninguna va en una dirección concreta con lo que uno se pregunta cómo acabarán conectándose en el tiempo.

estomago2.jpg

Existen bastantes pelí­culas con la cocina como fondo (se me ocurre ahora mismo la inusual Como Agua Para Chocolate), donde el placer de los alimentos y la buena gastronomí­a son casi un personaje más en la historia. En Estómago, la cocina no es ni sofisticada ni redentora, sino más bien un listado de viejos trucos de abuela, que en manos del inocente Nonato, alias Romero, se convierten en puras herramientas de supervivencia, en un entorno en el que unos y otros tienen demasiadas pocas luces. Precisamente por eso, el escaso saber de Nonato es su tabla de salvación a la que se agarra como a un clavo ardiendo, pero cuyos beneficios le satisfacen sólo porque son tan humildes como él, mientras que al otro lado de la pantalla nos despiertan tierna compasión.

estomago1.jpg

El director retrata un mundo de tontos en el que caben muchas cuestiones, aunque todas giran entorno a la soledad y el egoí­smo como única forma de no ser aplastado por el resto. Sutil crí­tica social, nada demagógica, que comienza con algunos buenos toques de humor bastante acertados, y que sin embargo termina haciéndose truculenta en exceso. Todo ello, aderezado con una buena dirección de actores, un lenguaje muy directo y realista, fotografiado con aparente improvisación, y algunos ocurrentes recursos de montaje, incluso cómicos, como los planos gastronómicos, más propios de un spot publicitario, con la cámara lenta y una música sensual y provocativa cargada de crí­tica que hace sonreí­r. En su tramo final al director le tiembla levemente el pulso y parte de ritmo y frescura del inicio se desvanecen, con secuencias un pelí­n largas que conforme avanza la trama pueden empachar un poco sin hacerse nunca aburridas. Nada que le reste méritos al film. Un plato recomendable, agridulce, y con ingredientes de buena calidad.

Jesús Manuel Rubio (colaborador).


Marcos Jorge | Marcos Jorge, Claudia de Natividade, Fabrizio Donvito, Lusa Silvestre | Joao Miguel, Fabiula Nascimento, Babu Santana, Carlo Briani, Zeca Cenovicz, Paulo Miklos, Jean Pierre Noher, Andrea Fumagalli | Toca Seabra | Luca Alverdi | Giovanni Venosta | Jussara Perussolo | Marco Cohen, Claudia de Natividade, Fabrizio Donvito | Cláudia da Natividade | Zencrane Filmes, Indiana Production Company | Alta Films | 6 |
  • mariana

    El resultado en conjunto me ha decepcionado. Desde la mitad aproximadamente se me ha empezado a hacer larga, y estoy de acuerdo en que se vuelve demasiado truculenta.

    Sin embargo no creo que Raimundo Nonato se desenvuelva en un mundo de tontos. Se desenvuelve en un ambiente con pocas expectativas, en el plano de su vida fuera de la cárcel, y en el de la cárcel entre gente cruel, donde aprende a sobrevivir. Sobrevivir y de paso progresar entre lo mas bajo. Y para eso hay que ponerse al mismo nivel.

    Supongo que se pretendí­a dar a la pelí­cula un tinte de humor negro, que creo que se va de mano.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast