Noticias

UN PERIODISTA EN ‘STATE OF PLAY’

Lo que sigue a continuación son extractos de un magní­fico artí­culo escrito por el periodista del ‘Washington Post’, R.B. Brenner, sobre su implicación en el film State of Play, en el que participó en calidad de asesor para asegurar que la profesión periodí­stica queda fielmente representada en la pelí­cula de Kevin MacDonald, en la que Crowe investiga la muerte de la amante de un congresista interpretado por Ben Affleck. El artí­culo es divertido, cercano y revelador.

“Conozco a Crowe desde hace menos de 48 horas y no se si me considera útil o me ve como la peste”, explica Brenner, reunido con todo el grupo un seis de enero de 2008. Brenner explica al grupo que “en la mayorí­a de los casos, las fuentes del periodista están protegidas por encima de todas las cosas”. Pero. “Comienzo a mirar a Crowe a la cara mientras me preparo para sacar un ‘sin embargo’… le digo, sabiendo que una palabra suya y me vuelvo al aeropuerto de una patada: ‘Sin embargo, si hay vidas en peligro, tus deberes como ciudadano se anteponen a tus derechos como periodista”.

La respuesta no parece satisfacer a Crowe, empeñado en ver el lado más innoble de la profesión, según Brenner. Pero MacDonald emerge como aliado. “Esta conversación que acabamos de mantener tiene que entrar en la escena como sea”, apunta el director. Crowe se rí­e. “No ha estado mal, tí­o”, afirma el actor.

brstcr2

Helen Mirren es aún mas guai. Brenner acabó interpretando un papel en la peli: dos lí­neas delante de una de las más grandes actrices del siglo XX y lo que llevamos de XXI. “Me hace reí­r y me sonroja, me susurra una felicitación tras perder mi virginidad delante de la cámara”. Brenner es actor con todos los pronunciamientos: “llevo encima una tarjeta de la Unión de Actores, me he llevado a casa una silla con mi nombre, he acompañado (Rachel) McAdams a una obra de teatro y he visto cómo se echaban encima suya sus fans adolescentes. He acompañado al productor Andrew Hauptman a ver un partido de fútbol hasta Chicago a bordo… oh, sí­, y Crowe me ha dado un abrazo de machote”.

LOS ACTORES PREGUNTAN

Brenner también conoció a Brad Pitt cuando el actor todaví­a estaba implicado en la peli –abandonó la producción una semana antes del rodaje–. “Me preguntó cosas tan inteligentes como predecibles, mientras yo le respondí­a de la manera más indiferente que podí­a fingir, sabiendo que todos mis colegas estaban merodeando por mi oficina”, explica Brenner, quien no obstante comenzaba a advertir “preocupantes cuestiones” sobre el uso del periodismo en el film.

“Primero: las celebridades que viven acosadas por los paparazzi son capaces de discernir algunas, pero no todas, las diferencias entre un periódico y un tabloide”, apunta Brenner. “En segundo lugar, la serie de la BBC en la que se basa la pelí­cula describe un mundo del periodismo que, si bien parece enormemente divertido, es una pesadilla: los periodistas no pagan a sus fuentes en Estados Unidos, ni graban subrrepticiamente imágenes en una habitación de hotel –en EE.UU. es un delito y causa de despido–“.

El director terminó imponiéndose en esas discusiones. “Al final, la historia es lo que manda”, le explicó MacDonald, a pesar de las quejas de Brenner. “Le decí­a a MacDonald que si aspiraba a que su film se elevara por encima del thriller, reflejar ajustadamente el código de conducta de mi profesión deberí­a tener más relevancia”.

“Helen Mirren atiende a la conversación mientras me sigue preguntando términos periodisticos: la noticia de portada se conoce como A-1”, prosigue Brenner, bastante chafado por su desencuentro con MacDonald. Pero para Crowe son todo palabras de admiración. “El primer dí­a de rodaje se improvisó una lí­nea absolutamente perfecta y tremendamente realista. De alguna forma, sin que yo le dijera nada, habí­a captado algunos detalles de mi mundo”, señala el redactor. En otra escena, Crowe toma notas en una conferencia de prensa. “Apuntó justamente lo que cualquier otro periodista habrí­a apuntado: todas las cosas que se decí­an que eran merecedoras de ser noticia. Cuando no se decí­a nada interesante, simplemente escuchaba”.

ORGULLOSO DEL FILM

“No es que sea un crí­tico entrenado, pero al final estoy orgulloso del film. Nos recuerda que contar la verdad es prácticamente imposible cuando uno se acerca mucho a la gente a la que investiga. Me pagaron para ser un asesor, pero terminé siendo amigo de muchos de los miembros del equipo”, va concluyendo Brenner, bastante satisfecho por lo que parece.

“Escuché cosas que habrí­an valido para un magní­fico artí­culo. Pero no las he escrito. Si lo hiciera, serí­a un hipócrita de la peor clase”. “¿Esta es toda la historia?. No. Ni se acerca”, termina el redactor.

Aquí­, el artí­culo (previa suscripción gratuita) en su totalidad.

  • Pier

    Un artí­culo muy interesante y casi inolvidable. Russell Crowe es tal vez el actor más joven sobre la faz de la tierra que utiliza “El Metódo”(el de Marlon Brando) para regalarnos sus creaciones actorales. Y todo esto, habiendo aprendido éste famoso metódo por su parte porque su formación profesional fue más bien más clásica y teatral en Australia.

    Me parece un Actor SuperDotado, a pesar de que no es Infalible, y para algunos espectadores me dicen que se les hace algo Cansino. Bueno la Crí­tica siempre lo Alaba Positivamente, pero la Crí­tica siempre Alabó también a Robert De Niro aún en sus Peores Pelí­culas.

  • Vito

    ese es el problema que no es lo mismo que te hagan una entrevista un periodico serio que no que esten en la puerta de tu casa haciendo preguntas maporreras, es que normal que luego la lie

  • Fare

    Sus problemas con la prensa… empezemos que por que yo considero que “prensa” y “tabloide” no es lo mismo, es decir, que no podemos considerar un periódico serio donde trabajan periodistas serios preocupados por dar noticias de verdad igual que una revista que espí­a la vida de Belén Estevan.

    Creo que son puntos de vista, lo que pasa es que en mi opinión Crowe se acerca a los personajes siempre de la misma manera: buscando el lado turbio de su trabajo u oficio. No digo que no sea la parte interesante, pero también me cansa un poco siempre intentar ver eso. Por lo menos todos sus papeles “importantes”, no todos, está claro, pero tampoco he visto toda su filmografia.

    Saludos

  • Vito

    Bueno asi sirve que no todos los actores son unos cabrones siempre lejos de sus problemas con la prensa

  • Fare

    A pesar de que Crowe no es mi actor preferido…

    Reconozco por cosas que he leido por ahí­, que al parecer tiene una capacidad innata para comprender o conectar con el mundo de sus paersonajes, crear una empatí­a especial o algo parecido. Cuando ví­ Master and Comander eso me quedó claro (en mi opinión el Oscar debióp ganarlo por ésa peli, no por su artificial Gladiator).

    No sé, tal vez soy el único que lo nota, o que lo ve asi, pero hay acotores que construyen sus personajes, hay otros que les cuesta meterse en su piel, y este hombre los comprende, los ayuda a contar su historia, o al menos eso me parece a mí­.

    Saludos

  • frikkiman33

    El artí­culo esta bastante bien. La pelí­cula tambien tiene pinta de responder a las expectativas.

  • steve james 3

    son tan parecidas ambas pelis como un cojón y un polo capitán cola…

  • Jocaiba

    Me encantan este tipo de noticias, contando las interioridades de un film, te animo a que las sigas poniendo Rafa.

  • https://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    Red de mentiras no tiene absolutamente nada que ver con el tema de esta pelí­cula.

  • Vito

    a ver si supera a redes de mentiras… y veremos si el cambio de estrella es para bien o para mal

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast