Críticas

¿HACEMOS UNA PORNO?

Ya con ocho pelí­culas a sus espaldas Kevin Smith ha tenido tiempo de granjearse fans incondicionales y algún que otro odio. El tipo que sorprendió con Clerks y se ganó a la crí­tica con Persiguiendo a Amy, también tuvo tiempo de defraudar con pelis como Jay y Bob el Silencioso Contraatacan o la ñoña Jersey Girl. Hace un par de años pareció recuperarse con Clerks II y aquí­ viene a confirmarlo. Y es que cuando mejor funciona Kevin Smith es cuando consigue hacer humor salido del escroto mientras te va metiendo por debajo una historia mucho más emotiva de lo que parece a primera vista.

¿Hacemos una Porno? nos sitúa ante dos amigos de toda la vida, Zack y Miri, que comparten casa, deudas y patetismo. Ambos tienen trabajos de mierda, ambos son los tí­picos “perdedores” del instituto que se sienten bien mofándose de gente aún más triste que ellos, son un desastre a nivel sentimental (si es que llegan a ese nivel alguna vez) y los dos están a un paso de quedarse sin casa como no saquen dinero rápidamente. Y es que tras un accidental ví­deo de éxito en la red, del que son involuntarios protagonistas, deciden que lo mejor y más fácil es hacer una peli porno para sacar un pastón. Y lo que empieza gestándose como una especie de Bowfinger sexual también empieza a poner sobre la mesa una realidad, estos dos tienen algo más que amistad y ni siquiera se han dado cuenta.

porno-1

El desarrollo de la pelí­cula es totalmente predecible y obvio, el sexo destapa unos sentimientos y a la vez los pone en riesgo. Eso, y todos los tópicos a nivel de desarrollo que se os vengan a la cabeza sobre las comedias románticas. Y es que en cierto modo es un género al que parece que es difí­cil sacarle un sólo atisbo de sorpresa argumental. La gracia está en humillar a los protas hasta conducirles a un desenlace tan predecible e inevitable como deseado por el público. Las comedias, y más las románticas, son siempre amor-ruptura-reconciliación. Lo que las hace interesantes y divertidas es cómo se cumple ese desarrollo y cómo se putea a los personajes en cada una de esas etapas.

Smith no ha querido innovar, eso seguramente ya lo hizo con Persiguiendo a Amy, que es lo más parecido a esta pelí­cula en su filmografí­a, aunque aquella tení­a muchos más matices, era claramente más cruda, amarga y se metí­a el happy-ending por el orto. Aquí­ ha querido divertir y que haya buen rollo. Lo consigue, y uno tampoco entra a la sala esperando más. Quizás se podrí­an haber llevado algunos momentos más al lí­mite como en las dos entregas de Clerks, aunque si aquellas pelis se centraban en la amistad masculina, aquí­ lo que manda es el amor y a pesar del tema del porno, el nivel de groserí­as está algo más rebajado.

Hay momentos divertidos y secundarios entrañables, aunque en ambos aspectos a la peli le falta dar un paso más para redondear la faena. Vamos, que te rí­es y te lo pasas bien, pero no hay riesgo ni situaciones que exploten todo el potencial de las mismas.

porno-2

En definitiva. Smith logra algo similar a lo que Judd Apatow a venido a normalizar dentro del cine de comedia norteamericano en los últimos años. Se puede ser zafio y sensible a la vez, porque las dos cosas son parte del dí­a a dí­a, y sobre todo, de ese tipo de hombre al que retratan estas pelí­culas. Ese tarugo con corazón de oro con el que tanto se identifican, o del que al menos les gustarí­a ser colegas.

El problema es que un tipo de comedia que resultaba fresco hace un par de años, empieza a sonar a fórmula. Una fórmula que adoro, pero que como en el comer, aunque te siga gustando, no te sabe tan bien ni la haces con el mismo interés si la comes cada dí­a.


Kevin Smith | Kevin Smith | Seth Rogen, Elizabeth Banks, Craig Robinson, Jason Mewes, Jeff Anderson, Traci Lords, Katie Morgan, Ricky Mabe, Tisha Campbell-Martin, Brandon Routh, Gerry Bednob, Justin Long | David Klein | Kevin Smith | James L. Venable, Chris Ward | Robert Holtzman | Scott Mosier | Carla Gardini, Bob Weinstein, Harvey Weinstein | Blue Askew, View Askew Productions, Weinstein Co. | Wide Pictures | 6 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://elbidimensional.wordpress.com/ JP

    A mí­ la primera mitad de la pelí­cula me gustó bastante. El papel de Justin Long es muy bueno. Lo que pasa es que a partir de cierto punto la pelí­cula se vuelve una moñez, y pasa de ser algo que podrí­a ser bueno a ser algo del montón, que además está mezclado con el principio y queda algo que no es ni para un público ni para otro. Eso sí­, el “final oculto” me parece genial

  • http://nicuervo.blogspot.com mithrandir

    Kevin Smith se quedó en los 17 o 16 años. Dio el bombazo con Clerks y se creyó un mesí­as friki. ¿Por qué tenemos que seguir aguantando sus estupideces? ¿Por qué sigue habiendo estudios que le den dinero?

  • Brundlefly

    Tutorial para hacer una pelí­cula de kevin smith:

    – Coge cualquier comedia romántica de mierda.

    – sustituye al soplagaitas de Anatomí­a de Grey o majadero semejante en cuestión y cambialo por un gordo divertido y sucio como este seth rogen que tanta gracia hace a todo el mundo.

    -introduce la palabra “follar” 500 veces en el guión para que la gente tenga bien claro que esto es una comedia innovadora, atrevida y refrescante.

    -introduce algún comentario (tampoco demasiados, con dos o tres es suficiente), en el que se mencione a Buck Rogers, alguna pelí­cula ochentera de Julia Roberts y (esto sí­ que es imprescindible, para que los fans no se pongan nerviosos) star wars.

    – introduce algún elemento escatológico (actriz porno caga sobre la cara de Randall) para no perder la frescura de lo polí­ticamente incorrecto (no confundir esto último con lo soez, grosero o vulgar, eso no es para nosotros. nosotros somos intelectuales porque sabemos mucho de comics)

    – deja sin cerrar el 60% de los cabos que se han abierto en las tres cuartas partes de la historia, lo único que importa aquí­ es que los protagonistas se enamoren.

    – introduce como puedas todas las canciones que más te gusten actualmente en medio del metraje procurando que no queden muy fuera de contexto.

    – en el climax, y después de haber sobrepasado todos los lí­mites de la cursileria más tópica e irrelevante, asegurate de que la última palabra que se diga sea “follar”, una vez más para dejar claro que estamos ante una comedia innovadora e irreverente.

    – y voilá, ya tienes tu pelí­cula, ahora ya puedes masturbarte pensando en tí­ como el Woody Allen de la Generación X (sí­, esa generación que ya está casada, con un piso en fuenlabrada y con tres hijos que sólo piensan en cambiar de móvil cada tres meses).

    espero que este tutorial os sea de ayuda.

  • WillMore

    Por cierto, la peli de Apatow-Carrel-Keener es Virgen a los 40, claro.

  • WillMore

    Apatow es un conservador que se vale de una supuesta incorrección para sermonear. Aún recuerdo como se me revolvieron las tripas cuando el personaje de Catherine Keener sale corriendo, como si hubiera visto a Carrell violando a una niña de tres años, cuando el pobre Carrel lo unico que hacia es portar una caja con cintas porno. Qué sacrilegio!!! Normal que a los de Dirigido les guste Apatow, el 75 % de los que escriben ahí­ las únicas comedias que suelen ver que no sean en blanco y negro son las de Woody Allen. Y aunque a mí­ me encanten los films de Allen, Lubisch, Wilder, etc; Intuyo que tienen la perspectiva de lo que es la “nueva” comedia un tanto encorsetada.

    Por otra parte, Zack y Miri make a porno me parece la peli más decepcionante de Kevin Smith, muy por encima de Jersey Girl, ya que esta última al menos sabí­as o intuí­as lo que te ibas a encontrar; pero que alguien como Smith se marque una peli como esta sobre el mundo del porno… En fin.

  • Jack-O

    “””En la medida de lo posible, evitad verla doblada”””.

    Cuidao con lo que dices que alguno se te comerá.

  • https://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    Hola. La acabo de ver y me ha parecido, en mi opinión, una absoluta mierda calibre José Frade. A cualquiera de nosotros que no hemos rodado una escena en la puta vida nos dan una cámara y hacemos Fincher comparados con este pavo. Convierte a Condemor en La Edad de la Inocencia.

    Joder, en Persiguiendo a Amy este tí­o prácticamente te intentaba sorprender en cada escena SPOILERS (los “estándares de la virginidad”, cuando la piba –qué piba– regatea el cuadro, su conversación con Affleck en el partido de hockey, el conejo de pascua, go’zilla it’s your birthday, el homenaje a tiburón, el final, la comparación con Star Wars…) FIN SPOILERS, estaba rodada de puta madre, veí­as la peli y tení­a secuencias graciosas. Jay y Bob ni siquiera eran los pesaos de cojones en los que terminaron convirtiéndose, los actores molaban, los diálogos molaban. El Smith parecí­a fresco como una rosa. Ahora el tipo se casca secuencias en las que los personajes hablan durante 43 minutos seguidos con chistes como “dame un café negro”, “espera tu turno… blanco” y para asegurarse de que el público entienda un cruce de miradas entre dos personajes te mete 80 minutos de cámara lenta. Joder.

    Ni me meto con lo de que a la Banks no se la vea ni cacho. Traci Lords está ahí­ y no saca ni un pezón. Mucho caca culo pedo vagina pero luego es convencional del copón.

    Yo no entiendo lo que le ha pasado a este tí­o. Con Clerks 2 parecí­a repuntar una milésima. Pues nada, a fastidiarse.

    Ah, tenemos la crí­tica de Bruno embargada hasta el 6 de julio a petición de la distribuidora. Yo me reí­ muy ricamente a ratos, pero me pulí­a como media hora de peli, fácil. Eso sí­, el gag final es absolutamente apoteósico. En la medida de lo posible, evitad verla doblada como la peste.

    Saludetes a todos.

  • hipercalamar

    Pablo Motos se merece que le humillen todos los dias como lo hizo el HAMAZO de Sacha Baron Cohen. Ese dia si que me gusto el programa XD

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast