Críticas

PARANORMAL ACTIVITY

Paranormal Activity es, básicamente, este plano:

para1

Y, en espí­ritu, es este ví­deo:


Paranormal Activity son dos pelí­culas. La primera es una más o menos original idea de terror que dura en total unos 20 minutos y cuya efectividad depende de lo impresionables que seáis. No quiero valorar un film de miedo en esos términos porque es demasiado subjetivo. En mi descargo, voy a decir que esta primera pelí­cula,  “la del plano fijo”, me produjo mal rollo, por razones que citaré en un momentito pero que básicamente se reducen a un magní­fico uso del espacio cinematográfico. A la segunda vez, dado que ya me sabí­a todos los sustos, me causó una impresión mucho más pobre.

La otra pelí­cula que contiene Paranormal Activity no es que sea mala (que lo es, también).  Es aún peor: es completamente descartable. Yo creo que  Oren Peli, el director del film, tení­a una idea: presentar una habitación encantada desde una cámara fija. Pero tení­a un problema: todo el total sumado de la parte del plano fijo no le daba ni para un mediometraje, así­ que decidió personalizar a la pareja que duerme en la habitación, para simpatizar con ellos. Y el caso es que yo no voy a una pelí­cula de terror para simpatizar con los personajes. Creo que es uno de esos pocos géneros donde no es imprescindible siempre y cuando tu premisa sea simple, concisa y potente. A tí­ te da igual la pobre muchacha: quieres que Freddy la haga pedazos. Y si encima tu idea principal es un plano fijo + una pareja durmiendo + un fantasma, sinceramente, con un concepto tan simple es muy complicado comenzar a dar “profundidad a los personajes” sin que chirrí­e.

para11

Y joder si chirrí­a. Veamos: la pareja Katie y Micah llaman a un psí­quico al que ponen en antecedentes, “la casa está endemoniada, bla, bla, bla…” No hace falta, ya sabemos que la casa está encantada, se ve en los planos fijos, pero ya hemos ganado cinco minutos, bien. El psí­quico no hace nada en el resto del film (la IMDb le cita como “El Psí­quico”, para que os hagáis una idea de la importancia que tiene). Katie habla con una amiga de sus problemas. La amiga no hace nada más en el resto del film. A pesar de que el mencionado “El Psí­quico” recomienda no emplear una ouija para agravar las cosas, Micah va y se compra la ouija. ¿Por qué? Porque en el fondo toda la situación le parece trivial y jaja venga a echarse unas risas (I pity the fool). Si al protagonista le parece “trivial”, a mí­, espectador, la situación me parece “trivial, menos seis euros que he pagado”.  Y además  Katie y Micah no parecen ser muy buenos actores.  Y la media hora inicial –evidentemente, el carnaval comienza en el último cuarto del film– es infumable. Lo tiene todo.

Sinceramente, serí­a estupendo si olvidáramos que esta otra pelí­cula está sucediendo. El problema es que la pelí­cula que interesa, la del plano fijo, está mezclada con esta. Entre cada escena interesante en la habitación, nos tenemos que tragar cosas que simplemente no aportan información interesante en relación a la verdadera historia que se nos está contando. Y duele. Que te cagas. No quiero ver a Micah tocar la guitarra. No quiero escuchar a Micah hablar de su suegra. No quiero ver a Katie hacer collares con su amiga. No. Me. Importa. Quiero el maldito plano de la maldita habitación.

para2

Porque no está nada mal. Porque Oren Peli aprovecha todo el espacio disponible, y porque al ser un plano fijo, se produce una sensación asfixiante: como espectador, tengo la certeza de que cualquier movimiento de cámara, por pequeño que fuera, relajarí­a la tensión reinante. Al mantener la cámara fija, y el plano inmóvil, no puedes escapar de él. Y pasado cierto tiempo, por un puro mecanismo fisiológico, tu cerebro comienza a discriminar elementos habituales: la cama, la puerta, el pasillo, el armario. Todo. Tiendes a concentrarte en los detalles que varí­an. Siempre estás en tensión, porque cualquier pequeño detalle de esa escena puede cambiar en cualquier momento, y tienes miedo de que, para cuando tu cerebro lo pille, sea demasiado tarde. Porque Oren Peli lo aprovecha todo, hasta el fondo del pasillo.

La primera noche, el único recurso amenazador que emplea es una puerta que se abre –quizás por un golpe de viento–. Después se mantiene inmóvil y, a continuación, se cierra a una velocidad un poco más lenta de la que se abrió, y no estamos seguros de por qué. Quizás algo la ha empujado de nuevo a su posición original. Y nos estamos comiendo el tarro por nada más que una puerta.  Para la quinta noche, todo vale. William Blatty empleó un recurso parecido en una de las escenas más celebradas (posiblemente la única), de El Exorcista III (nuevamente, puede asustar, puede no asustar, pero es más o menos lo mismo).

Paranormal Activity hubiera resultado una pieza mucho más poderosa si se hubiera limitado a su premisa básica.  Para mí­, funciona. El problema es que está rodeada de trivialidades, malas trivialidades, y muy forzadas, que dan una sensación de dejadez al producto final y, sobre todo, disminuyen el impacto de las partes con el plano fijo. Las pocas escenas inquietantes que se producen fuera de la habitación transcurren en su mayorí­a a la luz del dí­a, comentadas por Micah –un tipo bastante molesto en el momento en el que, por estupidez, termina poniendo a su novia en peligro– y sin el aplomo de las escenas de la habitación. Es una lástima que una idea tan interesante se malogre por la mera razón de rellenar metraje –insisto en que es una teorí­a, pero de la cual estoy bastante convencido y es más un matiz que otra cosa–, pero imagino que Oren Peli no deberá estar muy descontento, a tenor de los 100 kilos que ha recaudado esta angelita. Con una cámara, y un plano fijo. A veces, sólo hace falta eso. Vosotros decidí­s si compensa pagar por ver una parte del film. Sin embargo, creo de todos que os daréis cuenta de lo asombrosamente vací­a –y de lo rematadamente mala en ocasiones– que es esta pelí­cula .

PD: En el cine veréis el final “ideado” presuntamente por Steven Spielberg. Los que os la hayáis bajado disfrutaréis el final original. Los dos están en Youtube. El de Spielberg me parece el peor. De largo.


Oren Peli | Oren Peli | Katie Featherston, Micah Sloat, Mark Fredrichs, Ashley Palmer, Amber Armstrong | Oren Peli | Oren Peli | -- | -- | Sorpresa, Oren Peli | Steven Schneider |
  • pilar

    Toda la saga En si es una patata, aburrida, pesima, es q t cabreas y todo d lo malas q son, cero patatero!!

  • http://www.facebook.com/people/Javier-Lara-Rodriguez/100003635886178 Javier Lara Rodriguez

    Por ahi leí que películas con exorcismos te pueden hacer mas susceptible a los demonios :S

    http://www.codigominerva.com/blog/2012/03/16/exorcismo/

  • http://yahoraqlopienso.blogspot.com rkuk

    He pasado más miedo con el ví­deo de la silla que con Paranormal Activity…puto grito!

  • Crack

    He visto la versión de la red.
    Lo primero que he hecho despues de verla, ha sido conectarme a internet para comprobar si es un hecho real. Por lo que se deduce que para los pésimos cinéfilos como yo, la peli es un exito total!!!!!!

  • catulin

    Hay varias incoherencias, se nombra a ota hermana de kati, por que nunca hablo por telefono con ella o algun otro familiar???
    Ya a los 30 minutos, sabes cual es el desenlace, la mina poseida.

  • JC_esar

    Despues de verla no me parecio que sea un error el mostrarnos a los portagonistas, ok que estaria bien como ejercicio que todo sea la escnea de la habitacion pero como dices no da para un largo.
    En este tipo de peliculas que simulan ser documentales siempre son necesarias las escneas donde vemos que no todo se ha grabado para dar susto , si no donde hay escenas que parezcan que las graba cualquier hijo de vecino ( comiendo, en el baño, conversando, haciendo nada o siendo idiota como el protagonista). Mas bien en lo que fallan este tipo de peliculas es que ese tiempo muerto debe ser mucho mas trivial para que parezca una grabacion real que haria cualquiera, y lo obvio que no se puede estar grabando bien a cada rato (cualquier novia te hubiera tirado la camara en la cabeza)

  • Ghunter

    En total desacuerdo!

    Estimado señor Rafa Martí­n, el género de horror en general si se basa en esa identificación con el arquetipo en pantalla. Si no dí­game una cosa: ¿Qué serí­a de Regan en el exorcista de no haber conocido a la dulce niña los primeros minutos de cinta? ¿Qué de Jack, Wendy y Danny en The Shinning si los personajes nos hubieran importado poco? Para criticar hay que saber, y lo que usted cita con Freddy destazando muchachas (A Nightmare on Elm Street) es un subgénero muy distinto del terror. Paranormal Activity se trata de terror psicológico, subgenero que CLARAMENTE se alimenta de la identificación con el protagónico. El filme obra de Craven, en cambio, apunta más hacia el slasher film, donde la dinámica es radialmente opuesta al subgenero que pretende criticar. Independientemente de esto, concuerdo con que la pelí­cula no funciona del todo bien en el 80% restante al inicio, sin embargo considero que es un problema de orden estructural directamente en guión, más no de creación de personaje. Un saludo.

Críticas

it2

El retorno por compromiso.

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Serenity_2019-12

Ecos de ti.

port

Ama como quieras.

Twitter

Podcast