Noticias

ADIÓS A IVÁN ZULUETA

Según nos informa El Mundo,el realizador donostiarra Iván Zulueta, responsable de una de las pelí­culas más especiales del cine español de los últimos treinta años,  Arrebato, ha fallecido esta mañana en San Sebastián a la edad de 66 años.

ivan-zulueta1

Iván Zulueta en una de sus últimas apariciones realizadas en el Festival de Málaga de 2008. Fotografí­a de Carlos Criado.

Tal y como han confirmado fuentes familiares el cineasta, que tení­a desde hace años una delicada salud, fue ingresado hace dos dí­as en el Hospital Donostia de la capital guipuzcoana con una dolencia en una pierna, de la que vení­a aquejado en los últimos tiempos. Y falleció a las 6,30 horas de esta mañana. Su funeral se celebrará el próximo 4 de enero.

La carrera del realizador, fotógrafo y cartelista se inició en los últimos años de la Dictadura Franquista. Proveniente de una familia burguesa de San Sebastián, su padre llegó a ser director del Festival de San Sebastián, estudió Bellas Artes en Estados Unidos, lugar en el que conectó por primera vez con corrientes como el Pop Art, la Nouvelle Vague o el New American Cinema. En España ingresó en la Escuela Oficial de Cinematografí­a, en donde tendrí­a como profesor de guión a José Luis Borau, y en donde entrarí­a en contacto con otros futuros cineastas como Pilar Miró o Jaime Chávarri. Zulueta dirigirí­a dos cortometrajes, Ágata e Ida y Vuelta, este último trabajo no serí­a aprobado por el tribunal docente, y la Escuela de Cine serí­a clausurada debido a los disturbios, esto hizo que el realizador se quedase sin el carné del sindicato, durante el Franquismo, era esencial para poder firmar una pelí­cula de manera oficial. Por esto, su primer largometraje, Un, Dos, Tres, Al Escondite Inglés, no pudo llevar su firma, fue firmado por José Luis Borau, que ejercí­a de productor. Este film fue presentado en el Festival de Cannes.

Una serie de cortometrajes experimentales como Masaje, Frank Stein, King Kong, Mi Ego Está en Babia, A Magalm A, El Mensaje es Facial y Leo es Pardo precedieron a la que es su obra cumbre, Arrebato. El film narra la historia de un director de cine de serie B, en crisis creativa y personal, que recibe noticias de un misterioso personaje, adicto a filmar en Super 8 y que está obsesionado por descubrir la esencia del cine. La cinta está protagonizada por Eusebio Poncela, Cecilia Roth y el siempre inquietante Will More. Y en papeles secundarios veí­amos a Marta Fernández Muro, Helena Fernán Gómez, con la tronchante voz de Pedro Almodóvar, Luis Ciges, e incluso a Antonio Gasset. El proyecto iba a costar tres millones de pesetas, costeados por Nicolás Astirraga, un arquitecto con intenciones de invertir en cine, y su plan de rodaje era de tan solo quince dí­as. Pero la filmación se alargó y el presupuesto se disparó a los 14 millones de pesetas. El rodaje fue caótico, la anarquí­a y la falta de dinero hicieron que buena parte de los técnicos, la totalidad del equipo de sonido, abandonasen. Una vez terminada la pelí­cula tuvo problemas para ser estrenada. Su estreno llegó en el verano de 1980, exhibiéndose en el cine Azul de Madrid. La cinta fue ignorada por el público mayoritario pero tuvo una gran acogida en el sector underground de la sociedad y se convirtió en uno de los tí­tulos de cabecera de lo que posteriormente se conocerí­a como La Movida madrileña, y comenzó a forjarse la fama de Iván Zulueta como cineasta maldito.

Los excesos de la época pasaron factura a Iván Zulueta y la década de los ochenta fue sinónimo de bloqueo para el cineasta. Se retiró a San Sebastián e intentó en varias ocasiones volver al cine, de hecho llegó a escribir un guión junto a Damián Iradier. Si el Zulueta realizador estaba en un segundo plano, no sucedí­a lo mismo con el Zulueta ilustrador, suyos son los carteles de tí­tulos como Laberinto de Pasiones, Entre Tinieblas, ¿Qué He Hecho Yo para Merecer Esto? de Pedro Almodóvar, Maravillas de Manuel Gutierrez Aragón o Asignatura Pendiente de José Luis Garci.

A finales de los ochenta gracias a TVE regresa a la realización. Primero en un proyecto colectivo titulado Delirios de Amor, en donde intervinieron como realizadores Imanol Arias, Emma Cohen, Luis Eduardo Aute, Félix Rotaeta o Moncho Alpuente, ahí­ dirigió un capí­tulo titulado Párpados, dejándose guiar una vez más por la experimentación. En 1992 volverí­a a repetir experiencia con Crónicas del Mal, de nuevo para TVE, para la que dirigió el capí­tulo denominado Ritesti. Tras esto volverí­a a retirarse y se centrarí­a en la pintura y en la ilustración para otros realizadores. Uno de sus últimos trabajos fue el cartel de Leo de José Luis Borau.

En la última década diversos crí­ticos y personalidades del mundo del cine comenzaron a reivindicar la figura de Iván Zulueta. Arrebato se convirtió en un objeto de culto para diversos festivales, como el de Málaga que la proclamó Pelí­cula de Oro en la edición celebrada en el año 2008, y El Paí­s sacó una edición en DVD que vení­a presentada por el propio realizador. Las obras pictóricas de Iván Zulueta también fueron objeto de exposición en ciudades como Madrid, San Sebastián o Barcelona.

Descanse en paz.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • jude

    Arrebato fue considerada en los 80 como una de las diez mejores pelí­culas españolas por parte de la revista Fotogramas.Si no me equivoco, El sur de Erice quedó la segunda.
    Arrebato es una OBRA BIGGER THAN LIFE.Es una de las catedrales construidas en el cine español.
    A VERLA ABSOLUTAMENTE

  • juan_mas

    El cine español anterior a los 90 es mi asignatura pendiente, solo conozco las pelí­culas de Cine de Barrio y me se los nombre de algunas para solo para hacer coñas con los colegas. Una lástima que muera alguien que aportó algo al cine.

  • frikkiman33

    Descanse en paz. Un director valiente que se atrevió a hacer un cine diferente aqui en España.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Una pena. Yo debo confesar que vi Arrebato hace 3 o 4 años y no me entusiasmo. Imagino que si tanta gente le ve ese valor como obra cinematográfica es porque lo tiene, pero no terminé de entrar en ella. En general el cine de la transición con el tema de las drogas como trasfondo siempre me ha resultado incómodo y me costaba empatizar. Aunque recientemente he visto otras pelis de la época y como Deprisa, Deprisa o El Pico y me han parecido la polla. Cierto es también que Arrebato toca ese tema de una forma muy particular y mezclándolo con el cine y el vampirismo de una forma bastante perturbadora.

    Me quedo con ganas de haber visto más cosas suyas y ver lo que hoy dí­a podrí­a haber dado de sí­ con un largo.

    También imagino que es momento ideal para recomendar una edición en DVD que en la Cahiers du Cinema destacaban, la de “Del Éxtasis al Arrebato”, que repasa el cine experimental español desde los 60-70 hasta la actualidad con cortos y piezas de numerosos autores entre los que destaca Zulueta.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast