Noticias

FALLECE ÉRIC ROHMER

El cineasta francés, Eric Rohmer, falleció hoy en la capital francesa, a los 89 años, según ha informado su productora, Margaret Menegoz, a la emisora de radio France Info.

eric-rohmer

Nació en la ciudad de Nancy (noroeste de Francia) en el año 1920, bajo el nombre de Jean-Marie Maurice Scherer. Se licenció en Literatura y Filosofí­a y llegó a ejercer la docencia, el periodismo y la crí­tica cinematográfica antes de ponerse detrás de una cámara.Debutó en la gran pantalla en el año 1959 con el largometraje El Signo de Leo y dirigió su última pelí­cula 2007, Les amours d’Astrie et de Celadon, que fue presentado en Festival de Venecia.

Considerado uno de los autores más personales y creativos del cine, Rohmer fue uno de los artí­fices de la Nouvelle Vague junto a cineastas como Claude Chabrol, Jean-Luc Goddard y Francois Truffaut.

La búsqueda de realismo y la conducta humana caracterizaron sus trabajos, de gran intimismo, frescura y simpleza narrativa y técnica. En ellos prevalece el plano general que permite al espectador reflexionar con los propios personajes durante un desarrollo natural de la trama, envuelta casi siempre en las relaciones personales y el amor.

En su filmografí­a, en la que se incluyen una treintena de largometrajes, figuran la serie Seis cuentos morales, compuesta por La Boulangere de Monceau (1962), La Carrera de Suzanne (1963), La Coleccionista (1967), Mi noche con Maud (1969), La Rodilla de Clara (1970) y El Amor después del Mediodí­a (1972).

En los años 80 comenzó su segundo conjunto temático, de otras seis cintas, titulado “Comedias y proverbios”: La Mujer del Aviador (1980), La Buena Boda (1981), Paulina en la Playa (1982), Las Noches de Luna Llena (1984), El Rayo Verde (1986) y El Amigo de mi Amiga (1987).

La última de sus series ha sido la titulada Cuentos de las cuatro estaciones, formada por Cuento de Primavera (1990), Cuento de Invierno (1991), Cuento de Verano (1996) y Cuento de Otoño (1998). En 1994 apareció Les rendez-vous de Paris, pelí­cula fiel al más puro estilo de la Nouvelle Vague, y en 2001 estrenó La Inglesa y el Duque, un trabajo de tema histórico con la Revolución Francesa de fondo.

Eric Rohmer recibió, entre otros galardones, el Premio Max Ophuls de 1970, Premio Louis Delluc de 1971, mejor pelí­cula del Festival de San Sebastián de 1971, por La Rodilla de Clara, Premio Mélies de 1971, Gran Premio Nacional de Cine de 1977, Premio de la Crí­tica Internacional de 1986 y León de Oro de Venecia de 2001 a toda una carrera.

Descase en paz.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • http://angeloydiabolo.blogspot.com/ Angelo y Diabolo

    mi relacion con la nouvelle vague siempre ha sido complicada quizas con el q mejor me he llevado ha sido con chabrol, pero una pena de todas formas…

  • https://www.lashorasperdidas.com fluidoramon

    Para Asia Sargento:

    Yo no he dicho que los directores de Cine de la Nouvelle Vague inventaran el Zoom. En realidad no tengo ni idea de quién lo inventó. Parece ser que el Zoom para cámara de 35 mm se creo en los años 30. Bueno, que mas da.

    Yo querí­a decir que el Zoom se empezó a utilizar en Cine de manera masiva a partir de los sesenta. En el cine anterior a esa década, no se tú, pero yo apenas lo he visto, sobre todo en el Cine que yo conozco.

  • https://www.lashorasperdidas.com fluidoramon

    Yo me referí­a al público de la época, no a los directores de la nouvelle vague como los causantes del fin del Cine de dichos directores.

    Es cierto que Hitchcock le debe mucho a Truffaut y a los miembros de “Cahiers du Cinema”. Lo mismo ocurre con Nicholas Ray, director maldito que gracias al Cine europeo goza hoy de prestigio.

    Yo querí­a decir que a la generación de los sesenta, le empezó a interesar otro tipo de pelí­culas y que los directores clásicos ya no gustaban a gran parte del público de esa época.

    John Ford tuvo problemas para sacar adelante sus últimas pelí­culas, incluso algunos crí­ticos de la época digeron que les repugnaba John Ford (y no me refiero precisamente a su ideologí­a conservadora, sino a su estilo de filmar). Y que me decí­s de Hitchcock con “Cortina Rasgada”, al cual le impusieron una banda sonora diferente, lo que le costó romper para siempre su relación con Bernard Herrmann, o “Frenesí­”, pelí­cula que rodó en su Inglaterra natal porque en Estados Unidos ya no intesaban sus pelí­culas. Yo pienso que ese movimiento influyó muy en contra de estos directores.

    De todas formas yo también creo que Truffaut es el mejor de todos ellos. A mi Resnais del que he visto algunas pelí­culas suyas como “Hiroshima mon amour”, “El año pasado en Marienbad”, o “La guerra ha terminado” me aburre.

    Como he dicho antes, prefiero el Cine de Melville. Me encantan sus pelí­culas policiacas con Alain Delon (“El silencio de un hombre”, “Circulo Rojo”), o su pelí­cula “El confidente”, pelí­culas herederas del mejor cine-negro de los 40 y 50. También de esa década, el cine francés tiene joyas como “La Evasión” de Jaques Becker, obra maestra del cine-carcelario, o la pelí­cula “Un condenado a muerte se ha escapado” de Robert Bresson.

    El cine francés no sólo es la nouvelle vague. Yo prefiero a directores como Clouzot, Melville o Becker que a Godard, Rohmer, o Alain Resnais.

    Posdata:(la banda sonora que compuso Herrmann para “Cortina Rasgada” está colgada en Youtube.

  • JFSebastian

    Uno de los más grandes. De una sutileza infinita. Imprescindible.

Críticas

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Twitter

Podcast