Críticas

LA CARRETERA

Esta es una crí­tica de Isaac Mora.

Un hombre y un niño empujan un carrito por una carretera desolada bañada en ceniza. Ésta es la imagen que todo el mundo conoce de “The road”, y ésta es la principal imagen de la nueva pelí­cula de John Hillcoat, esperada por muchos por ser adaptación de la grandí­sima novela de Cormac McCarthy y por muchos más, a juzgar por el alboroto en Sitges, por ser la nueva pelí­cula estelarizada por Viggo Mortensen. Un hombre, un niño, un carro, y un paisaje gris y destruido. Ésto es lo que todos, pues ésta es una de esas pelí­culas llamadas a ser vistas por todo el mundo, van a encontrar en “The Road”. Pero los amantes del buen cine encontrarán mucho más.

road1

En “La Carretera” hay mucho más de lo que parece a simple vista, si miras bajo la mugre y la ceniza. Quien haya leí­do el libro, o quien al menos conozca la obra de su autor, sabrá a qué me refiero. Con ésto quiero dar mi opinión y mi aviso a quien, sin saber de qué va la cosa más allá del argumento inicial, espere una pelí­cula repleta de acción, aventuras o terror acorde con el paisaje post-apocalí­ptico y/o la poco afortunada asociación mental entre Mortensen y el rey de la Tierra Media. No hay de eso en la carretera, pero hay cine de primera en cada uno de sus fotogramas.

“The Road” nos cuenta el viaje hacia el sur de un padre y su hijo en un mundo devastado. Ahorrándose detalles sobre cómo se llega a ese punto, Hillcoat, como hiciera McCarthy, se centra en el duro esfuerzo, no sólo fí­sico, sino también psicológico que el hombre debe hacer a diario para proteger y preparar a su hijo ante un mundo que ya era así­ cuando el pequeño nació, pero no fue así­ siempre. Padre e hijo lo son todo en La Carretera; con ellos nos movemos, con ellos sufrimos, y sólo lo que les concierne a ellos es de nuestra incumbencia. El pequeño no tiene nombre, el hombre una vez lo tuvo, pero nunca lo sabremos, al igual que no sabemos donde está la mujer que vimos en el flashback que abre la cinta. Juntos, con sus andrajos, su carro de provisiones, y su pistola con dos balas, avanzan dí­a tras dí­a en busca del mar, del calor mientras el padre intenta que el niño adopte un sistema de valores ya obsoleto que le permita seguir siendo un ser humano en un mundo de bestias, que sepa ser justo a la vez que implacable, y que sea capaz de luchar de sobrevivir, pero también de ser consciente de que, estando donde están, morir de un tiro en la cabeza puede llegar a convertirse en la mejor de sus opciones.

road2

Tan dura como la idea de un padre enseñando a su hijo a suicidarse es “The road”; y aunque gente como Michael Bay o Roland Emmerich han logrado que el espectador se insensibilice ante las catástrofes y los ambientes, digamos, jodidos, Hillcoat nos da en la cara y nos devuelve a lo básico, a la supervivencia en sus niveles más esenciales, a la situación extrema donde sobre todo mandan tres cosas: el hambre, el frí­o, y el miedo. Aquí­ no tenemos a Aragorn saltando con el carrito entre dos placas tectónicas en plena separación, ni los caní­bales van en Hummers escuchando a Lil Wayne. Aquí­ tenemos a un hombre y un niño en los huesos que no saben cuánto les va a durar la comida, con la constante paranoia de que cualquiera que se les acerque lo hace con la intención de merendárselos, y la certeza de que algo tan tonto como que al carro se le rompa una rueda, les va a joder pero bien. Acción hay poca, aunque de excelente factura, un par de escenas de tensión acojonantes y algún que otro momento para la nostalgia de parte del padre, que no del niño, puesto que no sabe qué es sentir aprecio por los mejores tiempos pasados.

Técnicamente, “The Road” es sobresaliente. La dirección de Hillcoat es pausada y reflexiva, la fotografí­a de Aguirresabore es sublime y nos obsequia con paisajes sobrecogedores que son uno de los puntos fuertes de la pelí­cula, la música de Nick Cave y Warren Ellis baila de la melancólica melodí­a principal a piezas de auténtica pesadilla con la maestrí­a que cabrí­a esperar de ellos, y el peso de la interpretación recae al 99% en unos Mortensen y Kodi Smith-McPhee en estado de gracia que parecen estar sintiendo cada minuto de la pelí­cula y que de vez en cuando miran a pantalla y preguntan por un tal Oscar al que no parece que vayan a conocer éste año. El resto de interpretaciones, por mucho que sean Theron, Duvall, Pearce o Michael K. Williams, no dejan de ser cameos, bien interpretados, pero absolutamente eclipsados por el dúo protagonista que manda durante toda la pelí­cula. En cuanto a la fidelidad de la adaptación, no se puede poner ninguna pega, y aún con lo difí­cil que es trasladar a imagenes las descripciones de McCarthy, que a veces rozan lo crí­ptico, todo es muy parecido a lo que puedes imaginar al leer el libro y se mantiene intacta la esencia del relato, en lugar de, como podrí­amos temer en éstos tiempos, pervertirla para convertirla en una pelí­cula de acción fácil y aventura barata. Sólo nos queda esperar que el encargado de adaptar “Meridiano de sangre” sepa entender tan bien a McCarthy como han hecho ahora y como hicieran los hermanos Coen.

road3

De “La carretera” se sabe que va a triunfar. Y que va a gustar. Y yo ya me atreverí­a a decir que va a ser de lo mejorcito que se va a ver en el 2010. Pero hay un paso de gustar a llenar, a entrar en el espectador y quedarse dentro como hacen las grandes pelí­culas. Y eso no va a estar al alcance de todos los espectadores, porque muchos irán buscando la pelí­cula equivocada en una época en la que la masa no aguanta si los actores pasan un minuto callados, no aparece un malo de donde no te lo esperabas, o al final los protagonistas no se besan. A los que sabéis disfrutar del cine, sólo os diré que la veáis, porque no se hacen muchas pelí­culas como “The Road”. Y menos, tan buenas.


John Hillcoat | Joe Penhall, basado en la novela de Cormac McCarthy | Viggo Mortensen, Kodi Smit-McPhee, Charlize Theron, Robert Duvall, Michael K. Williams, Guy Pearce | Javier Aguirresarobe | Jon Gregory | Nick Cave y Warren Ellis | Gershon Ginsburg | Paula Mae Schwartz, Steve Schwartz, Nich Weschler | Mark Butan, Mark Cuban, Rudd Simmons | 9 |
  • Joomla

    A QUIÉN NO LE HAYA GUSTADO ESTA PELíCULA, SENCILLAMENTE NO TIENE SENSIBILIDAD ALGUNA, O LA TIENE MUY EN EL FONDO SUYO.

  • Eweisze

    Me recordó mucho a Hijos de los Hombres y a Ceguera, aunque no tengan nada que ver, con toques de No es paí­s para Viejos (esta es claro el por qué).

  • Leto

    Me ha parecido un peliculón. Poco más que añadir a lo ya comentado. Absolutamente recomendable.

  • Eweisze

    Ya la he visto. No me ha encantado, pero no me ha parecido mala pelí­cula. Le darí­a un 6’5.

    Eso sí­, a Viggo Mortensen los Oscars le han dado esquinazo vilmente. ¡¡Qué grande!!

  • Bishop

    No he leido el libro, asi que no tengo que comparar con nada. Fui a ver la pelicula por la critica de Rafa, y salí­ realmente impresionado. Pocas peliculas de dejan tan masl cuerpo…….. te hace sentir , ( Eso es muycho mas de lo que nos dan la mayoria de peliculas hoy en dia.)Creo que es de lo mejor que veremos este año.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast