Reportajes

ENTREVISTA A MIGUEL ÁNGEL LAMATA

Después del pase al que así­stimos para ver Tensión Sexual No Resuelta pudimos apañar esta entrevista ví­a mail (gran invento este de la red) con su director, Miguel Ángel Lamata. Un tipo muy majete con el que charlamos al acabar la peli y que ahora nos contesta más especí­ficamente a esta entrevista sobre su última pelí­cula, la dirección de actores y lo que supone sacar un proyecto adelante desde el guión hasta la configuración del reparto. Espero que os guste.

1 – Esta es tu tercera pelí­cula y de nuevo te embarcas en una comedia, aunque bastante distinta a las anteriores ¿de dónde surgió la idea de contar esta historia?

Me apetecí­a rodar una comedia sexy, muy divertida y buenrollera, de esas que hacen al espectador salir feliz del cine. Y he querido darle un toquecito reflexivo sobre lo burros que somos en cuestiones personales.

2 – Como comentaste en el pase, con los dos anteriores trabajos tení­as una relación de “amor de madre”, los apreciabas a pesar de sus defectos. ¿Fue duro recibir las crí­ticas de esas dos pelí­culas? ¿Donde crees que termina la crí­tica y empieza la saña?

Siempre es duro que te digan que eres un inútil. Pero, con máximo respeto a los crí­ticos, te diré que siempre preferiré ser el peor director de cine del mundo a ser el mejor crí­tico de cine del mundo.

3 – Sin embargo comentabas que estabas bastante más contento con esta tercera pelí­cula y por ahora estás teniendo crí­ticas bastante buenas. ¿Qué es lo que ha cambiado respecto a los anteriores? ¿Se debe a un proceso de aprendizaje?

Cuando hice “Una de Zombis” reconozco que estaba bastante loco. Y que no se me interprete mal, sigo loco; pero tengo mi locura algo más bajo control y creo ser más espabilado a la hora de mantener al espectador entretenido en su butaca, que para mí­ es la función esencial del cine.

lamata-picture

4 – Uno de los fuertes de Tensión Sexual No Resuelta es su reparto. ¿Cómo fue el casting de la pelí­cula y qué libertad tuviste a la hora de elegir al reparto?

Total libertad, hice lo que me dio la gana porque santiago segura es un productor que te da toda la del mundo. Y es verdad que casi todos son nombres mediaticos, pero te puedo asegurar que nunca he dado un papel a aun actor o actriz por su fama. Un actor tiene que encajar en el personaje que le adjudicas, ser currante y no tener miedo a arriesgar. O sea, lo que son los protas de “Tension Sexual no Resuelta”. Eso sí­, no niego que es una ayuda que sean queridos por el público.

5 – Sobre el tema de los actores, ¿cómo afrontas el trabajo con ellos? ¿Hasta qué punto establecer un tren de pensamiento para ellos supone un quebradero de cabeza?

Yo adora a los actores. Y me encanta trabajar con ellos. Soy de los que creen que, a pesar de que vivimos en la era de los dinosaurios digitales, el cine sigue siendo actores con buenas frases de guión bien dichas.

6 – También se nota que hay un guión bien engrasado debajo de todas las coñas de la pelí­cula. Sin ese juego de ingenio y engaños entre los personajes no serí­a lo mismo. ¿Cómo fuiste estructurando la trama?

Como pude. El reto era contar historias de amor con estructura de thriller. Siempre imaginé esta peli como una de misterio y acción, sólo que esta vez la misión no es desarticular una organización terrorista sino conseguir que te quieran, lograr no estar solo.

7 – En Bloguionistas comentaban que cualquier guión tiene trampas, aunque a veces se notan unas más que otras. ¿Resulta muy complicado conseguir que todas las escenas fluyan con naturalidad y que el espectador no se fije en esos truquillos?

Pues sí­, uno no deja de rezar para que el espectador no te pille. Y cualquier trabajo es poco, porque el guión es la clave: con un buen guión consigues financiación, los actores que quieres, distribución… hay que dejarse la piel para lograr un guión que pueda interesar.

8 – Ahora que se habla tanto de la ley del cine, de la crisis y las habituales crí­ticas a nuestra industria, cuéntanos cómo fue el proceso de sacar adelante tu proyecto. ¿Fue complicado sacarlo adelante?

Cualquier proyecto cuesta lo suyo estos tiempos. Gracias a dios, soy maño. Eso supone una infatigable cabezonerí­a que resulta muy útil en el cine español.

9 – ¿Hasta qué punto crees que es importante ofrecer al público lo que éste demanda (si es que se puede saber qué es lo que quiere)?

La única esperanza es que tu gusto personal coincida con el del público al que quieres dirigirte. No creo en los productos de diseño. A veces funcionan, pero lo mejor es contar historias en las que, del modo que sea, estemos implicados emocionalmente. Ese es el mejor combustible, y es inagotable: se llama pasión.

10 – ¿Crees que empieza a haber una mayor conexión de los espectadores con el cine español tras el buen último año o es otro de tantos altibajos en los resultados de nuestro cine?

2009 fue un año muy bueno porque se han producido pelis de calidad que, además, iban muy orientadas al público. Y eso no está reñido con que los artí­fices de las misman plasmen su visión del mundo.

11 – Volviendo a tu trabajo, te caracterizas por tener un humor muy gamberro pero por otro lado hoy dí­a hay una especie de plaga de corrección polí­tica, a veces muy absurda. ¿Cuesta no autocensurarse o acaba siendo una necesidad ponerse ciertos lí­mites?

La corrección polí­tica es una maldición. Yo intento ser todo lo incorrecto que puedo, pero trato de no cruzar la lí­nea de lo grosero. Ahora bien, prefiero arriesgarme y equivocarme que no atreverme a hacer algo que me da miedo.

12 – En la pelí­cula se trata también la tí­pica monotoní­a de la pareja y cómo eso afecta a la relación. Momentos de “baja forma” donde los deseos sexuales más ocultos pueden jugar una mala pasada. ¿Crees que hoy dí­a la gente es menos sacrificada en pareja o es que nos da miedo no vivir plenamente a cada rato? ¿Crees que el individualismo que hay hoy dí­a afecta a cómo la gente afronta las relaciones?

Creo que hay mucho miedo a dar y no recibir, a enamorarse y que no te correspondan, a decirle a alguien que le deseas y que te manden al carajo. Y cuando más viejos somos, más nos acojona todo. Pero aún a riesgo de sonar a catequista chungo, pienso que en las relaciones hay que ser generoso y tolerante. No enloquecer si tu novia/o tiene un desliz y se echa un polvo loco, porque eso nos puede pasar a cualquiera.

13 – En la pelí­cula también aparece por ahí­ el tema de la polí­tica enfocada desde la ambición personal. ¿Crees que hoy dí­a los polí­ticos sólo piensan en el triunfo y en vivir bien o aún hay esperanza (y no me refiero a nadie concreto, ojo) en encontrar gente que priorice sus principios en esa profesión?

A la vez, los polí­ticos me fascinan y me provocan desconfianza. Pero me gusta ser idealista y pensar que hay polí­ticos honrados que sueñas con convertir este mundo en un lugar mejor. Como podéis ver, siempre me ha gustado la ciencia ficción…

14 – Cuéntanos alguna anécdota del rodaje.

Adam jezierski me dijo que interpretaba mejor si el director le presionaba al máximo hasta llegar al puteo indiscriminado. Por eso, y a petición suya, me pasé todo el rodaje llamándolo “pequeño pedazo de mierda polaca”. el me correspondí­a denominándome “jodida escoria maña”. obviamente, nos hemos hecho grandes amigos. El insulto y la violencia unen mucho.

15 – Por último, ¿qué consejo darí­as a quien quiera hacer cine para follar más? ¿Es cierto el mito sobre los steadis y las actrices?

Durante mis rodajes me encuentro, literalmente, “capao”. estoy tan preocupado con no meter la pata con la peli que se me olvida que es mi obligación tirarles los tejos a las actrices y demás féminas del equipo. Quizá cuando coja un poco más de experiencia, dentro de diez o treinta pelí­culas, pueda compatibilizar rodar con el ligoteo. De hecho, hacer cine es una magní­fica forma de follar menos.

16 – Mucha suerte y esperemos que haya secuela, que por lo que comentaste, promete locurón.

Pues si. Me encantaria rodar “tensión sexual no resuelta 2”. pero en ella los personajes tendrán que salvar el mundo, claro…

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Jota78

    A base de mover la cámara sin parar, hilo musical constante y un elenco de tí­as buenas bien embutidas en trajes apretados, “TSNR” es distraí­da y se deja ver; pero eso no significa que sea buena.

    Discrepo del director en dos cosas: el guión no está trabajado como él dice, y su pelí­cula Sí es un producto de diseño. No es malo reconocerlo, porque lo cierto es que los objetivos que se ha propuesto los cumple.

    Para mí­, la sorpresa es Miguel Ángel Muñoz, que sale airoso de sus atroces diálogos y está incluso divertido. Por cierto, convengamos todos que en ningún universo, sea real o imaginario, tres tí­as buenas pueden estar a la vez colgadas de Fele Martí­nez, el mayor error de casting de la historia de nuestro cine.

  • juan_mas

    Este director me cae bastante bien. Creo que cada vez lo limitan más aunque pueda sacar parte de lo que él quiere. A mi Una de Zombies me gustó porque se veí­a que era chapucera pero que se hizo con un frikismo loco y por lo menos me reí­ en algún momento o eso recuerdo. A lo mejor la vuelvo a ver y la odio… Y cuando escogió al “malo” de la peli no lo hizo porque fuese conocido, sino porque se cargó un ropero de un puñetazo jaja.
    En fin, prefiero a un director como este antes que a un pesado que me quiera contar que hay mucha crisis y se vive muy mal.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast