Reportajes

DOCUMENTAL RECREA PRUEBA DE MILGRAM

No es la intención de Las Horas Perdidas hacer dos reportajes semiapocalí­pticos en una semana pero hay que hacerse eco de forma extensa del pollo descomunal que se ha formado en las últimas 24 horas  en torno al documental francés Le Jeu Du Mort (El Juego de la Muerte) del director galo Christophe Nick en el que se aborda el llamado “Experimento 18” ideado por el psicólogo social estadounidense Stanley Milgram.

mili1

Medios españoles se han hecho eco ayer de la controversia que ha rodeado al documental. Todo aquél que haya leido V de Vendetta comenzará a tener una ligera idea de qué estamos hablando. El Experimento 18 tiene por objeto medir la obediencia de los individuos a una figura de autoridad. Para ello, los sujetos del experimento administran corrientes eléctricas a otros participantes si contestan preguntas de manera incorrecta. Los que dan las descargas no saben que éstas son falsas –los voluntarios que las reciben son, en realidad, actores que fingen el impacto de la corriente. Conforme se van fallando respuestas, la intensidad de la corriente aumenta, hasta llegar por encima de la cifra letal: 450 voltios.

Un 62,5 por ciento de los participantes aplicó la máxima intensidad ordenada, suficiente como para matar al voluntario que recibí­a la descarga.

Frí­amente y dicho con alto grado de hijoputez, es un experimento fascinante desarrollado por Milgram para intentar comprender los mecanismos de la aniquilación sistemática de más de seis millones de judios en el Holocausto. Y, desde su primera prueba en los años 60, son varias las ocasiones en las que se ha repetido a lo largo de los años con ánimo de contrastar las cifras. La cadena británica BBC lo hizo, sin ir más lejos, hace un par de años.

Parte 2 y Parte 3

“ZONA XTREMA”

En la nueva versión de la prueba ideada por Nick, el experimento fue enmascarado dentro de un falso piloto de un reality show llamado Zona Xtrema, una versión a lo bestia de El Rival Más Débil en la que los concursantes debí­an contestar una serie de preguntas. A respuesta errónea, latigazo de corriente. Los “sujetos” eran 80 encargados de administrar las descargas a los concursantes, que en realidad eran actores. Pero lo que realmente acojona es que, en lugar de una figura de autoridad –léase el Dr. Mengele hace 65 años–, los encargados de alentar/instar a los participantes eran un pibón de presentadora y un público enfervorecido.

Estos son los primeros ocho minutos del documental (narrado por el conocido actor francés Phillipe Torreton). La inserción está desactivada, así­ que pinchad sobre la imagen. “Desde hace 10 años, la mayorí­a de los canales comerciales han empleado la humillación, la crueldad y la violencia para hacer programas cada vez más y más extremos. ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar antes de que veamos un asesinato en prime time?”, se pregunta el narrador.

jeu1

Conforme los concursantes iban fallando respuestas, la intensidad de las descargas (y del público) aumentaba cada vez más. El resultado fue el siguiente: de los 80 participantes del estudio, sólo 16 se detuvieron antes de dar la descarga fatal de 460 voltios, entre gritos de “¡Castigo, Castigo!” proclamados por la audiencia. Según la cadena BBC “habí­a concursantes que seguí­an aplicando descargas eléctricas a concursantes que parecí­an muertos o inconscientes”.

David Chazan, corresponsal de BBC en Parí­s, estuvo viendo un poco del documental. Uno de los concursantes llegó a declarar después que sus abuelos fueron ví­ctimas del Holocausto pero a pesar de ello no pudo evitar seguir administrando descargas eléctricas. Otra de los concursantes, natural de Rumaní­a, se negó a seguir dando latigazos de corriente “por su experiencia bajo el régimen de Ceaucescu”.

3,4 MILLONES DE ESPECTADORES

El director Christophe Nick –en la foto– explica que el contexto del juego es excusa necesaria para los participantes. “El hecho de estar en un juego permite creer a la gente que es capaz de hacer absolutamente cualquier cosa. La frontera entre realidad y ficción desaparece. Y aunque tu compañero te pida que pares, no lo haces, porque sigues creyendo que estás en un juego”.  La controversia desatada hoy ha sido enorme. “Es demasiado, no necesitamos ver una cosa así­ ahora mismo”, declaró a Chazan una joven parisina preguntada sobre la naturaleza del documental.

nick

La emisión del documental en France 2 consiguió 3,4 millones de personas (una cuota de audiencia del 13,7%), detrás de TF1  y France 3 ( “Louis el mercado de pulgas “). Fue seguido especialmente por una audiencia joven (15-34 años), un público “gran consumidor de realities”, según informó la cadena en un comunicado recogido por AFP/Le Figaro. El debate posterior moderado por  Christophe Hondelatte reunió a 2,3 millones (cuota de audiencia, 13,2%).

“Lo que esto nos dice de la naturaleza humana es que somos propensos a obedecer órdenes de aquellas personas que creemos que están en su derecho de decirnos lo que tenemos que hacer”, apunta el profesor de Psicologí­a de la Universidad de Maryland, Thomas Blass. “Es extremo, pero tenemos la tendencia a pensar que los buenos hacen cosas buenas, y los malos hacen cosas malas, pero nuestro carácter no es el único factor determinante de nuestro comportamiento”.

Otros expertos han cuestionado la naturaleza del programa. “Existen elementos de manipulación desde el principio”, apunta el psicólogo e historiador del Genocidio, Jacques Semelin. “Los concursantes eran obedientes, pero es más que obediencia, están la audiencia y la cámara por todas partes”.

Por su parte, el profesor de Psicologí­a Social en la Universidad de Grenoble, Laurent Bí¨gue, argumenta que el programa es “superficial” y sólo es un intento de “explotar de manera simplista el pánico moral que genera la televisión popular. “La reacción de los concursantes fue perturbadora pero absoluamente predecible”, le cita el Independent. “Lo que demuestra el documental, asegura, es que la sumisión a la autoridad se applica a diferentes contextos, entre ellos la televisión. Pero el programa, en sí­ mismo, es más una exhibición mediática que un experimento cientí­fico”.

  • verwirrung

    Si es a Belén Esteban le doy yo el latigazo antes de que nadie grite. Para lo demás, ya lo decí­an en Transmetropolitan: “Debe gustaros que os de órdenes alguien con una autoridad que nunca se ha ganado”.

  • George Kaplan

    En España harán un programa similar en Telecinco con Belén Esteban, tiempo al tiempo.

  • Walter

    Tiene una pinta muy interesante, en cuanto pueda lo veo.

    En cuanto a la raza humana…hace mucho tiempo que la doy por perdida, pensamiento que suelo ratificar cada vez que enciendo la televisión.

  • Jocaiba

    Muy interesante, mi fe en la raza humana ya era muy baja no creo que este documental la cambie, de todas maneras estaré atento por si alguien lo subtitula al español.

    ¿Pelí­culas de calidad españolas? Algunas al año, ¿documentales? algunos menos… que envidia me da el estado de la industria cinematográfica francesa y la calidad de su televisión pública.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast