Críticas

CANINO

Canino es un film que podrí­a pasar perfectamente por un documental. Para cuando recuerda que nos quiere narrar una historia apenas le quedan fuerzas. Y ya está: esa es mi única queja de envergadura. Estarí­a cojonudo que la vierais, aunque sea de refilón, porque hay muchas pelí­culas que se atribuyen sin ningún tipo de escrúpulo la etiqueta de “original comedia negra” y ni la décima parte de ellas ni son tan originales ni tan condenadamente inquietantes como la que se casca aquí­ su director, Yorgos Lanthimos, que sabe que ha encontrado petróleo aunque llega un momento en el descubrimos que no tiene ni la más remota idea de cómo venderlo.  Nótese que digo esto sin lamentar nada: Canino va por otros derroteros.

can1

A grandes rasgos, Canino es la historia de una familia griega que vive enclaustrada en su casa. Los tres hijos de la familia viven, desde su nacimiento, absolutamente convencidos de que el mundo exterior es territorio prohibido y por ello, su percepción de la realidad está completamente alterada gracias a la labor de su maquiavélico padre (un fantásticamente sórdido Christos Stergioglou) y la complacencia de su madre (Michelle Valley). El único factor externo es Christina, una guardia de seguridad que trabaja para el patriarca de la familia. Trabaja. Dejémoslo ahí­.

Aunque, en realidad, tampoco serí­a destripar el film, porque no es tanto una pelí­cula con argumento, nudo y desenlace como una postal de una familia que está como una verdadera chota. Canino está enormemente cómoda cuando se limita a describir las variopintas situaciones que atraviesa la familia en su vida cotidiana. Estas situaciones recorren un amplio espectro, desde lo simpático y absurdo hasta lo decididamente amoral: todo es, ha sido y tiene visos de seguir siendo, un gigantesco engaño.

En esos términos, Canino es enormemente rica y fascinante: juega con lenguaje y el significado de las palabras –los padres definen erróneamente (y de manera completamente deliberada) aquellos conceptos que podrí­an ser “perjudiciales” para el dinámica familiar, como el “teléfono”– hasta tal punto que hará las delicias de los semiólogos. Manipula sí­mbolos, representaciones de imágenes, de la música, y, en general, cualquier elemento cotidiano que tú y yo damos por sentado. Es divertido, es curioso, pero pensando en los pobres chavales que viven en ese entorno, también es cruel, brutal y alienante, y el film nos lo recuerda con las escenas de sexo –sospechosamente naturales, pero siempre examinadas con impresionantes franqueza y austeridad.  Sumando todo ello se puede decir, con la cabeza alta, que este film tiene una enorme personalidad propia y será recordado por estas escenas, que son el propósito de su director: el retrato de una familia disfuncional, elevada al cubo.

can3

Pero el film no se detiene ahí­, y quizás deberí­a haberlo hecho. Porque desde la descripción de la familia nos habla de un tema más importante como es el de la libertad, que aparece cuando el director decide “activar” el personaje de Christina, la segurata, la cual lleva a preguntarse a algunos de los hijos si hay algo ahí­ fuera.  Es un poco predecible, la verdad. Y algo innecesario. Christina, de la que no conocemos absolutamente nada, no es tanto una persona como una especie de “mecanismo” para que la pelí­cula avance y queda un poco frí­o.

En defensa de la peli, nunca pierde el norte y defiende sus principios a muerte: mola bastante ver cómo los padres tienen que improvisar sobre la marcha para soslayar las sospechas de los chavales y hay una escena tremendamente intensa en la que se nos explican perfectamente los deseos de los jóvenes de escapar de la casa. Simplemente es una lástima que un film concebido tan especí­ficamente para describirte una situación concreta se emperre tanto en hacerla avanzar. Todo lo que ya sabí­amos de la familia, y lo que podrí­amos aventurar sobre ella, ya estaba explicado. Que te cuenten una historia, este contexto –un mundo ficticio, cerrado, donde todos sus protagonistas viven engañados–, es ultrajodido a no ser que seas Andrew Niccol y Dios te haya mandado en sueños el guión de El Show de Truman, que te va a dirigir Peter Weir.

Da igual. Al final nada de esto importa. Canino pregunta: “¿voy bien cuando explico la familia? ¿su dinámica? ¿sus relaciones?” Por mi, la respuesta es desde luego. “¿Y doy caña?” “También”.  Un colega mí­o me comentaba ayer cómo espiritualmente se parece a la prima cachonda de Michael Haneke: el film tiene una enorme carga pero siempre sabe cuando intercalar las situaciones más dramáticas con su marca de humor negro (negrí­simo, quemado, JAMAICOL). Y por ello, es una opción muchí­simo más accesible de lo que parece en un primer momento. Yo la recomiendo especialmente porque formal y psicológicamente se encuentra en esa fina zona gris, cine de autor, pero no del todo, que es ideal para todos aquellos que deseen o bien iniciarse en obras más inaccesibles, o aficionados a los films minoritarios que deseen disfrutar de un material más ligero. En cualquier caso, me jugarí­a algo a que se va a hablar de ella.


Yorgos Lanthimos | Efthymis Filippou, Yorgos Lanthimos | Christos Stergioglou, Michelle Valley, Aggeliki Papoulia, Mary Tsoni, Hristos Passalis, Anna Kalaitzidou | Thimios Bakatatakis | Yorgos Mavropsaridis | -- | Stavros Hrysogiannis | Yorgos Tsourgiannis, Yorgos Lanthimos | Iraklis Mavroidis | Boo Productions | Avalon |
Tags
  • Anónimo

    La acabo  de ver… me voy a dormir
    happy new year y eso

  • macguffin

    Para los gilipollicas que critican a quien preferimos la V.O.S. pondré un simil estúpido que podrán entender.
    ¿Escucharí­as una canción de David Bowie (póngamos por caso) doblada al español por Ramón Langa (póngamos por caso también)?

    No hace falta conocer el idioma de una pelí­cula para poder apreciar los matices de interpretación actoral que se pierden (o cambian, al menos)en el doblaje. Anda que no le tiene que tocar los huevos a un actor ver que el 50% de su actuación, que es la voz, se lo apropia un tipo distinto en cada pais y lo hace a su modo.

    Y pongo otra vez un ejemplo facilón. Intenta ver “El resplandor” doblada al castellano y no vomitar.
    Por supuesto, que ver unas letracas en la pantalla jodiendo un 5% del plano tampoco es lo mejor, pero puestos a elegir, yo lo prefiero.

    Y te aseguro que las únicas gafas de pasta que me he puesto ha sido para interpretar algún personaje de teatro, claro que, a lo mejor, ¿hacer teatro también es demasiado intelectual y pedante para vosotros?

  • Arthas_Nerzhul

    Pero que estupidos y pedantes llegan a ser los gafapastas, listillos y talibanes del V.O.S. que pueblan esta pagina. Se ponen en ridiculo a la minima. Menuda panda de mongotrolls.

  • Jack-O

    SPOILERS !
    Bueno, pues por fin la vi (VO original griega con sub en español, ningún problema) y debo decir que me chifló. Tiene, aparte de una guión que va in crescando hasta la fuga final, una serie de hallazgos de humor negrí­simo y escenas sutiles pero extremadamente truculentas que la elevan a altas cotas de incomodidad. Genial. Como ver a una de las hermanas recitar diálogos de Rocky o de Tiburón o imitar el baile de Flashdance delante de sus anonadados padres. O la escena en la perrera, una paralelismo acojonante con la vida “entrenamiento” de los hijos. O los aviones de juguete. Y luego está la violencia (las pesas y el diente, el gato). Es una pelí­cula que sin apabullar como, pongamos, Anticristo, consigue dejarte poso y hacerte reflexionar una rato, cosa que me parece un mérito visto el estado del cine actual.
    Lo único que me chirrí­a es la presencia -supongo que guión obliga- de la segurata, viendo lo bien tejido que tiene todo el padre es extrañí­simo que introduzca un elemento externo en la casa arriesgándose a que pueda pasar lo que finalmente pasa.
    A pesar de este detalle, una peli muy muy notable.

  • Black End

    Pues Raskolnikov estarí­a muy agradecido en que te molestarás en explicarme porque soy un imbécil. Es muy fácil insultar y después soltar el “argumento” de porqué lo haces, sin hacerlo…quedando así­ como el héroe/heroí­na de hilo. Pero no te mojas…
    Si te molesta lo que digo argumenta en qué no tengo razón de lo que digo y lo mismo cambio de opinión.
    Ojo y no es por que me sienta ofendido es porque quiero que demuestres a todos el mundo que estoy equivocado.
    Si te jactas de poder demostrarme lo imbécil que soy, hazlo, veremos hasta que punto puedes librar a esta comunidad de un malvado troll como soy yo, según tú…y dejar patente tu superioridad intelectual.
    Si os limitáis a cagaros en mi solo me demostráis que os ofende lo que digo y si os ofende lo que digo es porque vuestro tabique nasal esta ya deformado de las enormes gafas de pasta que lleváis (lo digo literal y figuradamente).

    Y por cierto Jack-O, disfruta quien puede no quien quiere. La pelí­cula te puede gustar, la puedes comprender y hasta analizar técnicamente, pero nunca apreciar en V.O si no sabes o conoces el idioma. Todo lo demás es puro snobismo. ¿Acaso estás familiarizado con la fonética griega? ¿Entiendes los tonos, expresiones que la hacen distinta?¿Conoces el estilo de los actores?. Como no sea así­ simplemente serás capaz de ver una pelí­cula como tal y no porque en V.O aprecies todas esas vicisitudes, tanto como para recomendarla en su idioma original. Como no es así­ la actitud de pregonar que verla en V.O es mejor, es toda una declaración de intenciones: “no sé griego, ni entiendo lo que dicen, ni sé quienes son, pero mira que guay soy porque digo que la veo en V.O”.Es como el yankee que lleva 6 meses en España (ya sabemos todos la facilidad que tienen los anglosajones para el castellano…)y recomienda leer a Cervantes en español, cuando no sabe ni lo que significa buenos dí­as…

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast