Críticas

EL EQUIPO A

Este verano, Fox ha decidido ponerse las pilas. O por lo menos comenzar a intentarlo. El Equipo A es prueba de que Roma no se construyó en un dí­a. Desde luego, tiene momentos pero malos, malos de cojones (en particular el inenarrable clí­max final y cualquier otra escena en la que tienen que meter una cosa llamada trama para que la pelí­cula avance), pero como colección de gilipolleces no está mal. Se respira un sano ambiente de cachondeo y dentro de lo que cabe, es muy, muy ligera –una apreciación que comprenderéis mejor cuando veáis a su prima cutre, yonkarra y leprosa, esto es The Losers–. Además Liam Neeson hace lo que se le pide sin ningún esfuerzo –es decir, ejercer de ancla y vigilar que el film no desbarra– y Carnahan dista bastante del encocado que nos coló Ases Calientes, para parecerse más al hombre que dirigió Ticker, ese espléndido corto para BMW.

a1

Es un primer paso, claro. Luego le podremos pedir objetivos más avanzados, como por ejemplo incluir “héroes” que realmente nos importen; “héroes” que se llaman así­ porque ayudan a los que no pueden defenderse por sí­ mismos en lugar de pelear por su interés personal. El film se olvida convenientemente de la parte de la entradilla que rezaba “si tiene algún problema y si los encuentra…”: aquí­ los únicos que tienen un problema son El Equipo A, que acaban en la cárcel tras ser acusados injustamente de intentar apropiarse de un macguffin durante su última misión en Irak (posiblemente la mejor escena de acción del film. Dinámica, variada, y la única que no hace un gangbang en el culo de Isaac Newton). Queda por saber cuánto tiempo van a tardar en fugarse de sus respectivas prisiones (respuesta: más bien poco) antes de partir la cabeza del misterioso-pero-a-los-cinco-minutos-le-has-calado villano del film.

Lo que sigue a continuación está lastrado por la tendencia habitual del cine de acción contemporáneo, que cree que el espectador de esta clase de films se limpia el culo con la escobilla del váter. Como ya tuiteamos en su momento, El Equipo A pasa a la historia del cine por incluir un flashback para recordar a un personaje, atención, cuatro minutos después de que nos lo presenten por primera vez, en el hipotético caso de que se nos hubiera olvidado. En términos generales, esta forma de comprender al espectador se aplica al resto del film de la siguiente manera: cuando la peli es un cachondeo puro y duro, actúa, se comporta y respira como tal. Ahora, cuando tiene que avanzar la trama, se deja de coñas y procede a enumerarnos datos con una sobriedad que tira de espaldas –por no mencionar hay un momento en el que directamente se saca un personaje del culo–. Es un cambio de ritmo que esta conjetura explica fácilmente: emergió como un proyecto serio de acción, y luego procedieron a añadir coñas, con lo cual tienes una variedad esquizoide de pelí­cula. Insisto: quizás dentro de unos años se le podrá pedir algo de coherencia  al tono de los films –Jungla de Cristal, por poner el ejemplo categórico, conserva el mismo tono ameno, emocionante, casi divertido, incluso en sus momentos más tensos– pero por ahora tendremos que conformarnos con aguantar este error de base. Este tipo de fallos no matan pelí­culas, pero joder, cómo las limita. Ver el ejemplo del glorioso Alan Silvestri, cuya partitura aquí­ es… funcional, sin más.

a2

Entrada en faena, es otra cosa: escenas de acción más absurdas no he visto en mucho tiempo, pero todo el mundo se lo está pasando teta. Los actores –en especial Neeson– saben perfectamente en qué pelí­cula se encuentran e invitan al espectador a entrar en el juego. Además, qué diablos, la mitad de este nuevo equipo son mejores actores que sus originales. Elegirí­a a Neeson y a Cooper por encima de Pepperd y Benedict en cualquier momento, lo que pierden en nostalgia, lo ganan en profesionalidad. Copley y Jackson son otro cantar: la propia pelí­cula les mete con calzador en el prólogo y parecen forzados e incómodos el resto del film. No tanto Copley (aunque apenas se suelta y por ello pierde ese carácter imprevisible que añadí­a Shultz en cada diálogo) como, en particular Jackson, que tiene que lidiar con una bizarrí­sima trama en la que M.A. se vuelve pacifista o no se qué milongas. Hay que sumar a Jessica Biel, que a falta de hacer algo mueve esa maravilla que Dios le dio por pandero (su personaje, llamado Charissa Sosa –¡!– primero es “interés romántico” y después… lo que sea) y como colofón, a Patrick Wilson, cuya persona cinematográfica me parece enormemente repelente y fostiable y que, paradójicamente y en el contexto del film, encaja como anillo al dedo.

“Entretenida a consideración del espectador”. Se puede ver sin más, cumple con la papeleta, y demás afirmaciones profundamente subjetivas que dependen, como siempre, de la tolerancia del espectador a este tipo de productos. Me quedo con la idea de que dentro de pocas semanas se estrena la siguiente digievolución del cine de acción de la Fox para esta temporada, Predators, que si bien se puede poner perfectamente a caldo, también es innegable que detrás de ella hay un equipo de personas que conciben a la audiencia con mucho más respeto del que está acostumbrada en estos últimos tiempos –su brillante y pausada primera hora, voy avisando, puede ser un shock–. El Equipo A es un paso intermedio que, para mí­, se salva por su intrascendencia y por sus estupideces varias. No obstante, estamos a nada de un cambio, lo noto en mis huesos, y sólo espero y deseo que este tipo de films caigan cuanto antes en el olvido o sean rescatados del baúl de los recuerdos con cierta condescendencia, pero no demasiada. Quede clara una cosa: los aficionados al cine de acción megaespectacular podremos llevar viviendo desde hace décadas en una Nakba permanente, pero la solución no es utópica: al primer resquicio que veamos, hay que echarse el cuchillo a la boca y gritar “revolución”. Es lo que nos merecemos.


Joe Carnahan | Skip Woods, Brian Bloom, Joe Carnahan | Liam Neeson, Bradley Cooper, Quinton Jackson, Sharlto Copley, Jessica Biel, Patrick Wilson, Gerald "Papá Comandante" McRaney, Henry Czerny. | Mauro Fiore | Roger Barton, Jim May | Alan Silvestri | Charles Wood | Tony Scott, Alex Young, Iain Smith | Ross Fanger, Ridley Scott, Marc Silvestri | 20th Century Fox |
  • WarroBrother

    Justamente ayer vi esta pelí­cula, es divertidisima, superentretenida y esta todo perfectamente narrado y con una buena historia…

    …es por eso que no entiendo esta MIERDA de crí­tica…

    …es como intentar sacarle trapos sucios a una pelí­cula que no los tiene. La COÑAS de la pelí­cula van a cuentagotas y son el alma de la fiesta, las CAGADAS que mencionas no las veo por ningún lado (si te refieres a lo surrealista de alguna escena de acción en concreto, se puede pasar por alto, teniendo en cuenta que lo que se intenta es….SER CREATIVO y que lo que se desea es emocionarnos con nuevas situaciones), los ACTORES clavan los personajes e incluso superan a los originales (todos).

    …eres el tipico espectador que espera que salga Jessica Biel de la pantalla y te haga una mamada al final de la pelí­cula (ou yea!), hay que ser realistas al ir al cine y desconectar el chip CRITICO-DE CINE-AMARGADO, no vamos a volver a la época de Jungla de Cristal, pero la pelí­cula cumple con creces y hace gran honor a la serie de televisión y al genero de las pelí­culas de acción en general. Y vamos, que tu sabras con que te limpias el culo.

  • https://www.lashorasperdidas.com/ Ángel Vidal

    Aún me duele la cabeza. ¿Por qué hay tantas cabezas en esta pelí­cula? ¿Carnahan sólo sabe rodar primeros planos?

    ¿Y ese que salí­a ahí­ era Jon Hamm? ¿Es que no tiene dinero para comer?

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast