Críticas

AIRBENDER: EL íšLTIMO GUERRERO

Cuchillo en la boca y a morir por Santiago:

Inepta. Y aburrida.

La respuesta más sencilla es esta: imagináos que existe en alguna parte del mundo un manual llamado “Como rodar pelí­culas” cuyo primer capí­tulo introductorio consistiera en un simple decálogo titulado “Diez Factores que Consiguen que una Pelí­cula sea una Pelí­cula”. Poned los que queráis, que va a dar lo mismo, porque Airbender: El íšltimo Guerrero los va a ignorar todos: el film está desarrollado de forma similar a un prólogo o un “Previously, On (meter nombre de serie estadounidense)”, pero en forma de largometraje. Si eso no es un fallo de base de técnica cinematográfica –de puesta en escena, de guión, de montaje (y en menor medida, de actores, todos asesinables, pero a esas alturas es lo de menos), no sé que puede ser. Pero no acaba aquí­ el resumen, porque su verdadera naturaleza, Clarice, es mil veces más salvaje… y más terrorí­fica: lo más triste es que es el film menos Shyamalan de los que Shyamalan ha realizado a lo largo de su carrera; y que todo el bombo creado a la hora de contextualizar esta pelí­cula dentro de la carrera de su director terminará desembocando en un debate, creo yo, completamente inútil.

air1

Aang es el protagonista de esta pelí­cula, un joven “avatar”, dotado de poderes sobrenaturales que le permiten controlar los elementos (al principio del film, no obstante, sólo tiene dominio sobre el aire). Los villanos son los integrantes de la nación del Fuego, encabezados por el comandante Zhao y el prí­ncipe Zuko, cuya intención es esclavizar al resto de pueblos. Esto es lo que se nos explica al principio de la pelí­cula y sinceramente, no veo motivo para revelaros más (el percal: un guerrero enmascarado, un bicho peludo que vuela, un dragón que brilla) salvo que todo lo que sigue a continuación se explica de una forma realmente confusa.

No se trata de que Shyamalan no nos lo explique, sino que sus explicaciones jamás llegan a calar en nuestro cerebro (y esto, gente, es un problema graví­simo, pero graví­simo, que lleva arrastrando desde hace ya dos pelis). ¿Por qué? Por mera incapacidad de trasladar con contundencia un simple mensaje a través de imágenes y diálogos. Todas las escenas parecen estar… fuera de onda. Desarticuladas. Inconexas. Poco desarrolladas y, en última instancia, nunca definen las reglas de su propio universo. Cuando Shyamalan interrumpe el clí­max final para meter un flashback en el que te explica más o menos qué está haciendo el personaje en el mencionado clí­max, simplemente parece decirnos que nunca ha estado seguro de la historia que está contando y, como consecuencia más directa de todas, los actores sólo parecen tener una vaga sensación de cómo interpretar su mensaje. El reparto son en su mayorí­a unos crí­os francamente emocionados, tan metidos en el bosque que son incapaces de ver el error de base (para eso están los adultos, empezando por el director y guionista). Noah Ringer es demasiado inexperto; al fin y al cabo es un joven especialista en artes marciales, donde cumple de sobra, pero con nula experiencia cinematográfica. Dev Patel, está un poco mejor, pero su personaje es descrito como un pringao. No es de extrañar que Cliff Curtis, el intérprete de mayor edad del film, esté en otro film distinto, muy lejos de ahí­, con caipiriñas y tumbado en la playa. La excepción es el inefable Jackson Rathbone (A.k.a Cecil Terwilliger, en Crepúsculo)… ultraflipado.

air2

La única manera que tengo de justificar a este director es que el contexto no ayudaba. M. Night Shyamalan es un director de cine que juguetea con el peligroso camino del Autor: identificarse claramente como guí­a del espectador y confiar en que la audiencia va a seguirle por derroteros poco convencionales gracias a su talento y personalidad. Esto se traducí­a en sus films en una sensación de intimismo, familiaridad, y cercaní­a: las conversaciones entre Willis y su hijo en El Protegido, o entre Mel Gibson y Joaquin Phoenix en Señales, por poner dos ejemplos. Imaginaos el intimismo que puede conseguir Shyamalan en una superproducción de 185 millones de dólares, de género épico fantástico con animalitos –asesinable, el lemur volador–, sólo hora y media de duración y un marcado componente de acción y aventura. Cero.

Es mear fuera de tiesto, pero lo más frustrante es que Shyamalan apenas lo intenta y, añadiendo delito a la falta, se permite intentar una revolución visual en el género, con nefastos resultados: las dos grandes escenas de acción del film son un ejercicio de monotoní­a. Las dos están rodadas como el primer asalto de 300;  con una molesta alternancia entre velocidad normal y superlenta, el grueso de las mismas transcurre sin cambiar de plano, y con unos cuantos zooms, para rematar. En conjunto, no consiguen la fluidez que pretende su director. No quiero meterme en camisas de once varas con la forma de planificar de un director: simplmente, creo que se trata de un exceso de alardes (planos secuencia en escenas de acción, como Hijos de los Hombres u Old Boy son sólo eso, planos secuencia, sin más florituras). Si Zack Snyder, al que no tengo como la bombilla más resplandeciente de Hollywood, se abstiene inteligentemente de hacerlo otra vez, ¿qué cojones hace Shyamalan repitiendo el mismo esquema?.

air3

Y con todo, James Newton Howard sigue componiendo auténticos prodigios musicales. No escatimemos palabras: hay escenas que directamente se salvan gracias a su partitura, tan asombrosamente flexible que puntualiza sutilmente todos los aspectos que a Shyamalan, narrador, se le quedan en el tintero, y que cuando se pone épica rivaliza con el Poleoduris de Conan. Lo de este Señor Compositor es FE en el proyecto y lo demás son tonterí­as. Fe que no parece tener nadie más y que desemboca en mi mayor decepción en años. Llegué a pensar que Shyamalan podrí­a sobreponerse al multimillonario contexto y apoyarse en la confianza que aporta un espectáculo de esta magnitud (repito: 185 millones de pavos) para reinventarse. Sabí­a que podrí­a fallar, pero no me esperaba su ausencia. Que se borre. Que diga “al peo”. Porque no encuentro otra explicación. Simplemente, hace años que no veo un film como éste, en el que las intenciones de un director y el resultado final estén tan alejados. Y si la calidad real de un cineasta se mide por la diferencia entre la idea que tiene en la cabeza, y la forma en la que se aprecia en la gran pantalla, M. Night Shyamalan el de Airbender: El íšltimo Guerrero, año 2010, está mirando el fondo del barril. Desde abajo.


M. Night Shyamalan | Esperando que sea la última puta vez, M. Night Shyamalan | Noah Ringer, Dev Patel, Cliff Curtis, Jackson Rathbone, Nikola Peltz | Andrew Lesnie | Conrad Buff IV | James Newton Howard | Phillip Messina | Frank Marshall, Sam Mercer, Scott Aversano, M. Night Shyamalan | Michael Dante DiMartino, Kathleen Kennedy, Bryan Konietzko | Paramount Pictures |
  • Darengar

    Para mi y sin lugar a dudas Shyamalan es el nuevo Spielberg…pero esta pelicula, si bien no me ha decepcionado por que es exactamente lo que me esperaba, me parece la menos interesante de todas las que ha hecho…que si bien es bosque es muy criticada, nadie dira que no disfruto la escena que le tiende la mano. Si bien el inicididente es muy criticada, el dialogo de la escena de la vieja es acojonante……..Tristemnete si que he de decir que este avatar de Shyamalan me da la impresion que se va a quedar es otro intento de trilogia que no pasa de la primera pelicula, vease : Eragon, la brujula dorada….y otros mas que seguro que si haceis memoria hay por ahi ( por cierto seria un buen artiuclo ” Trilogias que no pasaron de la primera pelicula “

  • InNuenDo

    Yo tambien por fin la vi, en 2D, y coincido con xata….después de tanta critica negativa en gral, supero mis expectativas y me convenció que hay una predisposición negativa hacia el pobre Shyamalan.

    La encontre buena y hasta muy buena, cumple como entretenimiento, no vi nunca la serie, pero me gusto la historia, esa onda “Dalai lama/el elegido” siempre me atrae, no se que tanto comprimieron la historia, pero no encontre que faltaran datos o que hayan explicado mucho en poco, es como lo justo, asi como el ritmo, aunque a lo mejor una version extendida no le vendria mal.
    Buenos paisajes y efectos, actuaciones correctas, el niño cumple, no cae mal, el resto no destaca, pero no estan mal, en sí­ntesis, es una buena pelicula para lo que pretende ser, una adaptacion de un dibujo animado.

    Si me dicen que no le hace justicia a la serie, pues fui con mi novia que seguia los dibujos y le encanto tambien, asi que los 2 quedamos con ganas de que continúen la saga, no se como habrá estado la recaudación, creo que media floja, quizá el 3D mal hecho la perjudico, ojala no la dejen a medio hacer.

  • xata

    He de decir que os estais pasando una barbaridad. Suelo ser una visitante pasiva de la web, pero algunos comentarios me han molestado realmente.

    Me gusta el señor Shyamalan, y no conocia la serie, solo sabia por algunos foros de que iba el asunto. Asi que el viernes de su estreno fui a verla.

    Repito: sin ver la serie.

    Me entere a la perfeccion de la pelicula. Creo que cumple su funcion. La pelicula entretiene, te mantiene pendiente de lo que le pasa al monje calvo. Y yo sali con una sensacion agradable del cine, sin sentir que habia tirado a un saco roto 15 euros de las entradas. (Elegia yo pelicula, asi que me toco invitara mi novio). Cierto es que hay escenas que tendrian que estar mas trabajadas, pero no son para crucificar a un director que no tiende a hacer escenas de este tipo.

    Respecto a que es la pelicula menos Shyamalan de las peliculas Shyamalan, pues lo veo normal. Es una adaptacion de una serie de television, de hecho, incluso si fuera de un libro directamente, el director, a mi parecer, tendria mas libertad para hacer lo que le diera la gana, pero pienso que al tener imagenes ya por delante, la cosa cambia. Siendo consciente de esto, no se porque algunos ya se esperaban encontrarse con Bruce Willis muerto al final…no le veo logica alguna.

    Quise saber que mas pasaba despues. Asi que me he dedicado en estos dias a ver la serie entera.

    La serie es muy recomendable, dentro de su mundo de fantasia aborda temas importantes y los trata de manera sencilla pero eficaz.

    Personalmente me ha gustado mucho como ha llevado 20 capitulos de 22 minutos cada uno a una pelicula de hora y media larga sin perder el hilo de la historia. Si, claro, hay cientos de detalles que se ha comido….pues normal, no hay tiempo fisico para explicarlo todo. Pero se explica bien lo que le pasa a Aang, escuetamente, si, pero se entiende perfectamente.

    En fin…mi modesta opinion, si hace las dos que restan, ire a verlas con mucho gusto, igualmente, si vuelve a ser el Shyamalan de las sorpresas finales.

    Un saludo a todo el mundo.

Críticas

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Serenity_2019-12

Ecos de ti.

port

Ama como quieras.

tolkien

Repaso de los acontecimientos.

Twitter

Podcast