Críticas

PREDATORS

No deberí­a haber salido así­.

Veréis: hay un problema con Predators. Que es Predators. Se trata de una saga que comienza con un clásico indiscutible –en el término que queráis: de Chuache, de John McTiernan, del cine de acción de los 80… el peso es suficiente para espachurrar todo lo que viene después– y desde ahí­ comienza un descenso en barrena por el camino de los crossover con el alien, y culmina con Aliens Vs. Predator: Requiem, posiblemente uno de los peores films de los últimos 25 años, en general. Para colmo, ya no estamos ni siquiera en los 90. Nos encontramos en un tiempo incierto para el cine de acción. La audiencia está más abierta que nunca a las pesadillas que ofrece el mundo, y todo lo que antes nos causaba sensación de estremecimiento, ahora dura diez minutos en 4chan. Y para una serie de films que han flirteado, y cómo, con el horror –no hay film de ciencia ficción que se deleite más en la violencia brutal que las dos primeras entregas de Depredador–, esto no es sino uno más de una larga serie de inconvenientes. En resumidas cuentas: esto está pasado de moda. ¿Bichos espaciales matando comandos? Nos importan una mierda. Cadáver. Muerte.

preds1

Pero hete aquí­ que tres años después de la última entrega, alguien decide volver a las bases. Creo que todo el mundo coincidirá en que Depredador y Predators emplean la misma plantilla: un grupo de tí­os duros es aniquilado, uno a uno, por un, a estas alturas de la década, ya no tan misterioso cazador espacial, que emplea armas de alta tecnologí­a y dotado de un casi caballeresco sentido del honor que le impide matar a presas desarmadas o que en modo alguno le suponen una amenaza. Aquí­ sí­ tenemos a un grupo un poco más variopinto pero igualmente peligroso, que comprende desde mercenarios (Adrien Brody, en posiblemente el papel más sorprendente, complicado y auténticamente fuera de tiesto que he visto hacer en años a un actor) hasta matones de la mafia mexicana, milicianos darfurí­es, sentenciados a muerte e incluso un yakuza. “No es precisamente un grupo orientado a la cooperación”, que decí­a Danny Trejo en el trailer, pero más les vale trabajar juntos, porque no va pasar demasiado tiempo hasta que uno de los tres depredadores que les persiguen terminen pasándoselos por la piedra.

Empezamos a llegar a la miga de la cuestión y en el centro se encuentra un nombre: Nimrod Antal. No es que realmente pasen muchas cosas importantes en los tres primeros cuartos de hora del film: el grupo llega a una selva –y cómo llega, madre, y cómo– y desde ahí­, sus integrantes comienzan no sólo a explorar el entorno, sino hasta qué punto pueden confiar los unos en los otros. Y tan importante es un aspecto como el otro. Aquí­ Antal comienza a demostrar su verdadera fuerza: no tiene el arrebato visual de McTiernan, ni su proverbial sentido del ritmo, pero sí­ es un film atmosférico –la foto es de Gyula Pados, con el que colabora por primera vez desde su debut en el largo, la cult movie Kontroll, y su director entiende los mecanismos narrativos que tiene que dominar para crear tensión. Lo que realmente pasa en los primeros tres cuartos de hora de Predators es un mensaje que requiere de enorme dominio del lenguaje cinematográfico: si la amenaza no está en ninguna parte, es muy posible esté en todas.

preds2

Además, tus protagonistas son, en mayor o menor medida, escoria de la humanidad y Antal no va a dejar pasar esta oportunidad. No te van a aburrir (hay algunos cuya presencia es testimonial, pero los que realmente duran, enganchan) y nunca deja de sorprenderte el efecto que provoca que gran parte de los actores han sido fichados contra un estereotipo. El caso de Brody es el más particular, sobre todo por la forma en la que va creciendo a lo largo del film: tarda en olvidarse la voz con gruñido Christian Bale que saca al principio de la versión original, pero a los veinte minutos está escupiendo frasecitas como si se las hubiera enseñado Bruce Willis.

Y Brody, que hace dos semanas estaba bastante aturdidillo en Splice, ahora tiene dos escuderos de lujo: Alice Braga y Topher Grace. La primera es el apoyo moral del film: la única integrante del grupo que se plantea dilemas morales sobre su trabajo en el mundo real, y que además maneja el rifle de francotirador con maestrí­a, con lo cual nunca sobra. El segundo es posiblemente uno de los jovenes actores más infravalorados del cine actual: el tí­o “que debió haber sido Spiderman” y un actor increí­blemente contenido. Qué pinta realmente en la peli (es el único personaje que carece de habilidad alguna), mejor que lo veáis. Hasta entonces, es el alivio cómico del film y es sorprendente lo poco que cae en el ridí­culo. Añadase rostros carismáticos como los de Walton Googins (ni la milésima parte de lo que hace en Justified) o de Oleg Taktarov y tenemos un conjunto de personalidades muy, muy por encima del cine de horror habitual. No es que nos preocupemos demasiado de ellos, pero –gracias en parte a que visualmente están concebidos de forma muy distinta, en ropas y en rostros– son mucho más que el mismo cacho de carne con distinto nombre.

prds3

Pasada esa gloriosa anomalí­a de primera hora, Predators se desinfla –se recupera en su clí­max final, que es la pelea que todos estáis deseando, y sí­, es muy, pero que muy bueno–. Por muchos motivos. El más grave de todos es que rinde, y se flipa considerablemente cuando no tení­a motivos para hacerlo. Un film que abandera “menos es más” durante un tercio de su metraje no puede arrancar de repente con las mismas tonterí­as que casi hunden la saga para siempre. Llegados a determinado punto, hay exceso de bichos, o más concretamente, exceso de bichos en pantalla. Ya es bastante complicado desarrollar un film con lastre, que camina por la fina lí­nea entre el homenaje (la banda sonora de John Debney calca a la original de Silvestri, y eso es bueno dentro de lo que cabe) y la vulgar copia, como para encima tener que condescender con ilusiones de pajillero “predator vs. predator” o “queremos ver mostruons guaaaaa”. En Alien vs. Predator vs. Robocop quedarí­a muy idiota, y muy chulo, o si te haces el Dead End y quieres partir la pana, pero en este film, que se toma realmente en serio en algunos momentos y le funciona porque sabe, y porque puede,  estas cosas no sirven. Y casi te rematan.

Menos mal que el film recupera sus bazas en los diez minutos finales, que es el tiempo suficiente para que deje un sabor de boca más bien dulce, primero y en parte por la forma en la que Antal ha esquivado la bala, pero sobre todo por el impresionante mérito que supone haber intentado sacar una pelí­cula de una saga que, más que saga, es cadáver, que se ha lanzado en un momento en el que ya no interesa tanto como antes. Antal ha salvado la honra. Trabajo muy poco agradecido.


Nimrod Antal | Alex Litvak & Michael Finch | Adrien Brody, Topher Grace, Alice Braga, Oleg Tartakov, Laurence Fishburne, Walton Goggins, Danny Trejo, Louis Ozawa Changchien, Mahershalalhashbaz Ali | Gyula Pados | Dan Zimmermann | John Debney | Caylah Eddleblute, Steve Joyner | Elizabeth Avellan, John Davis, Robert Rodriguez | Alex Young | Troublemaker Studios, 20th Century Fox | Hispano Foxfilm |
  • Skyla

    Vista y … olvidada (castañón de competi).

    No quiero que nada borre el recuerdo de las 2 primeras.

    SPOILER SPOILER SPOILER

    Porqué coño Brody no le pega tiros al bicho grande, en vez de darle con un “garrote” por muy de metal que sea, cuando prende fuego al chiringo para que no le vea??? Por ese lado no me ha gustado lo que parecí­a un final semi-digno. Por eso, y pq el bicho cuando lanza los “cuchillos” a la tia… pq no se los lanza a la cabeza? si el bicho descuartiza en 0,2 a “Morpheo” pq no descuartiza a la tí­a en 0,1? No se… no me cuadran estas cosas, tení­an que quedar el narigón y la tipa en pie si o si, y vale todo

    FIN DE SPOILERS

    Pues lo dicho, flojucha y cuando parece que lo va a arreglar… más floja aún

  • pasatiempo

    por cierto fishburne solo aparece en esta pelicula para hacer el mongo…

  • pasatiempo

    pfff…bueno, pasable….
    las he visto peores (alien vs predator 1 y 2 o el equipo a por ejemplo). por lo menos se agradece que hayan intentado pillar la esencia de la primera…

  • rotisimo2

    Esta pelicula es tan mala que hace buena hasta a la de AVP2, yo no se que pelicula habra visto el que ha hecho la critica pero no podria estar mas en desacuerdo.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast