Noticias Preferentes

UNO DE LOS VUESTROS

La pelí­cula más importante de la Historia del Cine tal y como lo conocemos ahora se estrenó el 19 de septiembre de 1990. Y la odio. Y la amo.

Uno de los Nuestros.

¿Qué tiene este film de especial? ¿Queréis que cuente las maneras? Para empezar: el primer film capaz de mirar cara a cara a El Padrino. Cuando se estrenó en 1972, pocos se explicaban el triunfo de la obra de Coppola. Si hay una obra a la que le faltan años para entender su verdadero impacto, esa era El Padrino. No por los tintes épicos de la historia, no porque sus intérpretes parecieran genéticamente diseñados para interpretar sus roles –si hay un film en el que guión, dirección y actores están absolutamente integrados en el total, no busquéis más. Casablanca, si acaso–.

No. El Padrino se enmarcaba dentro de una categorí­a especial: alimentaba nuestra afición por la violencia impune. Podí­amos matar a gran escala para alcanzar nuestro fin, y la audiencia nos adorarí­a por ello. Michael Corleone, no lo dudéis, es el antihéroe definitivo. Le amamos. Representa nuestros instintos más bajos , y a pesar de todo, le perdonamos por una justificación moral: todo lo hace por el bien de su familia.

Pero Coppola estaba atado. Convencionalismos. Son legendarias las discusiones del director con la Paramount sobre su modo de entender el film, pero siempre existí­a el apego a la norma tradicional (y eso se ve en la concepción elegante del plano: si hay un film que valga lo mismo en blanco y negro o en  color… es este).

El Padrino tiene sólo un aspecto DIFERENCIAL: la concepción de la pelí­cula como un musical. El Padrino es una ópera trágica. A nadie se le habí­a ocurrido antes. El cine, simplemente –y fijaos bien en lo que os digo–, no estaba preparado para ello.

Scorsese creció desde ahí­ cuando nadie creí­a que pudiera crecer. En 1990 nos habí­a presentado La íšltima Tentación de Cristo, Era una época en la que Scorsese se tiraba cuatro años sin rodar pelí­culas por pura energí­a juvenil. Su último film databa de 1986 y era El Color del Dinero. Y ahí­ ya jadeaba. Necesitaba algo más.  No le bastaba con eso.

Pero hete aquí­ que se juntó con Coppola y Allen para rodar Trilogí­a de Nueva York, en un contexto en el que Scorsese a) no sabe por donde tirar, está disparando a ciegas, b) es un cineasta que todaví­a tiene hambre y, sobre todo c) sabe que deberí­a existir libertad total en el cine, pero no sabe todaví­a por qué.

Mezclemos todos los elementos antes mencionados y de ahí­ sale Uno de los Nuestos: el Sgt. Pepper de esta generación. El film que dice al resto de cineastas: “Todo vale”. Sí­, mucho otros habí­an dicho antes “Todo Vale” –introducid aquí­ referencias al Free Cinema o a la Nouvelle Vague– pero Uno de los Nuestros es el primer film en el que el “todo vale” vale para TODOS. Scorsese aprovechó los detalles de libertad absoluta exhibidos en El Padrino, añadió la inmensa libertad de cámara proporcionada por más de cuarenta años de tendencias (no me olvido de Cassavettes), introdujo la improvisación como elemento sustancial de un film. La integración de una canción como elemento acompañante de la transición mental de un personaje. TODO LO QUE Tíš QUISIERAS, PERO A LO BESTIA. Uno de los Nuestros te dijo por fin que podí­as rodar un film como querí­as. No como reacción a nada, no como consecuencia de algo. Simplemente, porque tú, director, deseabas que así­ tení­a que ser.

Uno de los Nuestros es al cine lo que a Dylan a la música. Lo cambió todo. Y lo puedes odiar, pero lo tienes que reconocer.

Uno de los Nuestros mató el cine de códigos.

De repente , cada escena era lo que tú quisieras que fuera.

En un momento, tu VOZ como director dejaba de añadir matices a la historia para convertirse en parte de ella. El “oh, es muy (fulanito)” desaparecí­a. Después de ver Uno de los Nuestros, era “oh, muy tuyo”. Tardó en calar, quizás por lo monumental de la propuesta. En 1994, Tarantino se nos presentaba como abanderado de un nuevo cine independiente con Pulp Fiction. Se habí­a limitado a refinar a Scorsese. Tu VOZ puede gustar a todo el mundo.Ajeno a los códigos, ajeno al canon. Ajeno a todo. ERES LIBRE. No como reacción a nada (aunque las referencias, insisto, son interminables). Lo hací­as porque querí­as. Alguien habí­a roto el sello antes que tú.

Y no obvio la explosión que se estaba produciendo en el cine europeo de los 90 (podéis decirlo con la voz bien alta: VON TRIER Y LAS BOMBAS DE EUROPA: JEUNET. HANEKE. CARAX. TAVERNIER. KIESLOWSKI). Pero ¿Hollywood? ¿El monolí­tico, climático Hollywood de los 90, cuando su estrella era, sin ningún tipo de contendiente, Arnold?. Inconcebible.

La ví­ctima era pobre, sordomudaciega, y murió sin nadie que pudiera atenderla. El cine de género murió en 1990, durante la apoteosis del cine de acción (ese año se rueda, para estrenar 12 meses después, El íšltimo Boy Scout), durante el clí­max del cine de aventuras (Indiana Jones y La íšltima Cruzada), la culminación de la comedia parejil (Pretty Woman, Ghost) o de la ciencia ficción (Regreso al Futuro III).

Por Uno de los Nuestros llega Michael Bay. Por Uno de los Nuestros aparece Tarantino. Por Uno de los Nuestros aparecen los Farrelly. Por Uno de los Nuestros aparece el verdadero Ferrara –comparad El Rey de Nueva York (1990) vs. Teniente Corrupto (1994)–. Por Uno de los Nuestros, Spielberg decide que Janusz Kaminski se le acopla mejor y hace La Lista de Schindler. Gracias a Uno de los Nuestros, eres libre. TU VOZ ES VÁLIDA.

Simplemente, porque el cine se encontraba a punto de evolucionar, y apareció el monolito que le ayudó, para bien o para mal, a dar el gran salto adelante.

Y eso conmemoramos.

Y recordamos.

Y lo odio.

Y lo amo.

  • borinot

    Fare, Oz estaba de puta madre hasta que en las ultimas temporadas se les va la olla totalmente, y ahi deje de verla. Lastima :(

  • http://adadadad 00110011

    ¡¡Que se jodan el espectador medio!!

    David Simon.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast